SUSCRIBETE

  • Home
  • /
  • Francia
  • /
  • ¿Qué ver en Colmar en un día y en Navidad?

¿Qué ver en Colmar en un día y en Navidad?

Si eres un amante de las navidades os recomendamos una visita a la región de Alsacia en fechas navideñas. Cada ciudad, cada rincón, esta decorado con cientos de detalles y adornos navideños, las calles y las fachadas de las casas se vuelven de cuento y cada paseo se vuelve mágico. Nuestro recorrido por esta bella región francesa nos llevó por la encantadora ciudad de Colmar, siguiendo por Estrasburgo, para despedir y dar la bienvenida al nuevo año, y acabando en Mulhouse, principalmente para ver el museo del Automóvil. Empezaremos por contar nuestra primera parte del recorrido, la visita a Colmar una de la ciudades con más encanto de Francia y qué seguro que os encantará en Navidad (y en cualquier época del año).

Una buena opción para llegar a esta zona de Francia es ir en avión hasta el aeropuerto de Basel-Mulhouse-Freiburg donde operan algunas compañías de bajo coste como Easyjet. Desde el aeropuerto tienes la opción de ir en autobús hasta la estación de Saint Louis y desde ahí coger un tren a Colmar o ir directamente en taxi. Nosotros, como esta vez éramos 4 en el viaje, elegimos ir en taxi, el trayecto nos costó 95€, son unos 60km y tardamos en llegar 40 minutos.

Una vez en Colmar dejamos las maletas en el hotel Mercure Colmar Centre Unterlinden. Es un hotel muy bien situado y las habitaciones están recién reformadas si tienes la suerte de estar en la primera planta, el resto son bastante más cutrecillas pero la recepcionista nos dijo que este año planeaban reformar todas las plantas. Respecto al precio no es muy económico pero cuando decidimos hacer el viaje había ya mucho hotel ocupado y además las fechas que elegimos no son de las más baratas. Pero bueno en cuanto a la ubicación el hotel es perfecto.

Una vez ubicados en la ciudad empieza nuestra visita!!

Iniciamos nuestro tour visitando la Iglesia de los Dominicos que empezó a construirse en 1289. Lo más llamativo es el retablo de Martin Schongauer llamado La Virgen de las rosas y también destacan los bancos del coro así como sus vidrieras. Aunque el retablo se encuentre en esta iglesia, Schongauer lo hizo para que estuviera en la Colegiata de San Martin. La entrada a esta iglesia cuesta 1€. Ahora bien, como estamos en época navideña también aprovechamos para ver el primer mercadillo colocado junto a esta Iglesia, el mercadillo de la Place des Dominicains.

Después nos dirigimos a ver una de las famosas casas de Colmar, la Maison des Tetes o Casa de las Cabezas. Este edificio del siglo XVII recibe su nombre por las más de 100 cabezas que decoran toda la fachada. En la parte superior del edificio hay una escultura de un tonelero, realizada por Auguste Bartholdi, nacido en esta ciudad y creador de la Estatua de la Libertad de Nueva York. Actualmente esta casa es un hotel.

Seguimos nuestro recorrido hacia la Catedral de Sant Martin, el monumento gótico principal de Colmar, también conocida como Colegiata de San Martin.

En la Plaza de la Catedral encontramos un emblemático edificio que comenzó siendo el ayuntamiento de la ciudad y después pasó a ser el puesto de guardia de la policía, por lo que hoy se conoce como el Antiguo Cuerpo de Guardia.

Después de visitar la catedral seguimos nuestra ruta hacia la rue des Marchands y la rue Merciere en cuya esquina se encuentra otra de las famosas casa de Colmar, la Casa Pfister situada detrás de la catedral. Esta casa fue construida en el siglo XVI por Ludwig Scherer. Es de estilo renacentista y es un ejemplo de una típica casa de la burguesía en Alsacia. Lo que llama más la atención del edificio son los frescos que adornas su fachada y  la galería de madera que hace esquina y que podemos observar desde ambas calles.

Al final de la Rue des Marchands se encuentra la plaza de la antigua aduana o Ancienne Douane. Esta área de la ciudad también se conoce como el barrio de los Curtidores. En esta zona encontramos otro de los famosos mercadillos de la ciudad de Colmar, el mercadillo de la Ancienne Douane.

Nos fijamos en la Casa Koifhus, edificio de mediados del siglo XV que fue construido para albergar la aduana de Colmar, convirtiéndose en el mayor edificio civil de aquella época. Y como no… al ser navidad no puedes olvidarte de entrar en esta casa para ver el mercadillo interior que alberga (Mercadillo du Koifhus) . Es distinto al resto de mercadillos de la ciudad por ser un mercadillo cubierto y también por vender objetos de más valor que el resto.

También podemos ver en esta  zona la fuente Schwendi, obra del escultor Auguste Bartholdi.

Dimos una  una vuelta por ambos mercadillos y aprovechamos para tomarnos un vino caliente, en francés vin chaud. Nos sorprendió que en esta zona, conocida también por sus vinos,  tienen la versión de vino caliente blanco. Nos llamó la atención porque solo concíamos la receta con vino tinto! Ambos nos encantan y más con el frío que hacía, sienta de maravilla!!

Aprovechamos para hacer una parada para reponer fuerzas y disfrutar de la gastronomía de Alsacia. Os contamos aquí nuestra experiencia culinaria :).

Con el estómago lleno seguimos nuestro recorrido hacia el Mercado de Colmar, que es el punto de inicio de otro de los barrios gremiales dela ciudad, el barrio de los Pescadores. En este mercado encontraremos puestos de venta de frutas y productos de alimentación, así como algún sitio para pararte a tomar algo, incluso hay un sitio de tapas donde venden todo tipo de productos españoles desde jamón Joselito hasta ColaCao.

Después de visitar el mercado llegamos a la zona que más ilusión nos hacía conocer de Colmar, la Petite Venise! Se pueden dar  paseos en barco como si de la propia Venecia se tratara pero cuando hace más calorcito con este frío parece que no está el servicio disponible y tampoco apetece demasiado. La Petite Venise está llena de casas de colores típicas alasacianas además de algunos pequeños puentes que cruzan el río Launch. Es un lugar con mucho encanto y la imagen es propia de cuento.

Pero no solo la Petite Venise es de cuento, Colmar en si lo es. Así que además de ver sitios característicos de la ciudad, desde nuestro punto de vista lo mejor es perderse por las calles y estar atento a todos los detalles que nos rodean y así disfrutar de la esencia de Colmar, más aun en Navidad que todo está super decorado.

colmar navidad

Como veis la decoración  es digna de ver y la ciudad gana muchísimo en Navidad. Y si además teneis la suerte de pasar la noche en Colmar no podéis dejar de pasear de noche por sus calles alegremente iluminadas. Y es que al caer la noche Colmar se llena de luz y dan ganas de pasear por los mercadillos y parar a tomar algo calentito.

colmar alsace

Ya de regreso al hotel pasamos por el Museo Unterlinden, situado en un convento de monjas dominicas del siglo XIII. Nosotros no tuvimos tiempo de visitarlo porque preferimos pasear por las calles de Colmar y disfrutar del ambiente navideño que se respira.

Pasamos la noche en Colmar y a la mañana siguiente fuimos a la estación para tomar el tren en dirección Estrasburgo. Por cierto si eres menor de 25 pagas precio de niño en el tren! Así que a los menores de 25 les costará 9,9€ el trayecto y a los mayores de 25 el trayecto les saldrá por 12,9€

Colmar, la próxima vez nos vemos en primavera! ¡¡Siguiente parada Estrasburgo!!!

Información Práctica – Colmar

Deja un comentario

Close