SUSCRIBETE

  • Home
  • /
  • Francia
  • /
  • ¿Qué ver en Estrasburgo en dos días ? De ruta por Alsacia

¿Qué ver en Estrasburgo en dos días ? De ruta por Alsacia

Tras una primera parada en Colmar seguimos nuestra ruta por Alsacia para poner rumbo a la bella ciudad de Estrasburgo. El casco histórico de Estrasburgo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988 y desde luego es una ciudad que enamora cuando paseas por ella y más aun por estas fechas. Nosotros pasamos la nochevieja aquí y a pesar de las gélidas temperaturas pudimos disfrutar de un agradable ambiente navideño con todas las calles alegremente decoradas y bastante animadas. A pesar de ello no llegamos a tiempo de disfrutar de sus conocidos mercadillos que montan cada año en navidad. ¡Ya tenemos excusa para volver! 😉

Para llegar a Estrasburgo, tomamos el tren desde la estación de Colmar que nos dejó en menos de una hora en Estrasburgo. Si eres menor de 25 años pagas precio de niño en el tren por lo que solo nos costó 9,9€ el trayecto mientras que a los mayores de 25 el trayecto os saldría por 12,9€. Un vez en la ciudad y tras dejar las cosas en el Hotel Maison Rouge junto a la plaza Kleber empieza nuestro recorrido!! (en este post os contamos más sobre el alojamiento y también qué comer en Alsacia).

Ya instalados, empezamos nuestra visita por uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad: la Catedral de Notre Dame de Estrasburgo. La catedral fue construida entre 1015 y 1439 y es un claro ejemplo de la arquitectura de estilo gótico tardío. El campanario tiene una altura de 142 metros y fue considerado como la obra más alta del cristianismo hasta el siglo XIX. La entrada es gratuita y el horario de visita es de 9:30 a 11:15 y de 14 a 17:45h.catedral estrasburgo

Antes de entrar vale la pena pararse unos minutos frente a la fachada principal de la catedral decorada con todo lujo de detalles. A pesar de estar acostumbrados a ver catedrales hay que reconocer que la de Estrasburgo nos impresionó bastante.

Dentro de la catedral lo que más llama la atención es el precioso reloj astronómico. Este reloj es una verdadera obra maestra del Renacimiento y es el resultado del trabajo de diferentes artistas, relojeros y matemáticos. El mecanismo actual es de 1842. Además de su gran tamaño es bonito ver su decoración y mecanismo.

reloj astronomico estrasburgo

Junto a la catedral, en la misma plaza, destaca la famosa Maison Kammerzell. Esta casa fue construida en 1427 y posteriormente reformada en 1467 y 1589. Se trata de una de las edificaciones medievales más decoradas y además es una de las construcciones mejor conservadas de la arquitectura gótica tardía. La Maison Kammerzell está inscrita como Monumento histórico de Francia. Actualmente es un hotel-restaurante por lo que si queréis visitar su interior tendréis que estar dispuestos a desembolsar una cantidad importante de dinero 😉

Siguiendo nuestro recorrido pasamos por la plaza Gutenberg, que da nombre a la misma la estatua del famoso inventor.

Otra de las famosas plazas es la Plaza Kebler. En esta plaza es donde se coloca el árbol de Navidad en esta ciudad. Es un gran árbol lleno de luces que refleja la magia de la navidad en todo su esplendor.

En esta época los días se hacen más cortos aunque no es inconveniente para seguir disfrutando de la ciudad. Eso sí, ¡¡que no falte un buen abrigo!! para nosotros. Al caer la noche seguimos nuestro tour por Estrasburgo hasta la Plaza Broglie. En esta plaza encontramos la estatua del General Leclerc y al final de la misma la Ópera. Tanto en esta plaza como en la plaza Kebler se sitúan los mercadillos navideños tan famosos de esta ciudad.

Seguimos por lo que se conoce el barrio Alemán, donde vemos numerosos edificios de estilo gótico renacentista. Algunos de estos edificios se quisieron derribar pero finalmente se mantuvieron.

La Plaza de la República es una bonita plaza circular donde se encuentran edificios  muy bonitos como el de la Biblioteca Universitaria, el Teatro Nacional o el Palacio del Rhin. La construcción de este palacio comenzó por orden de Guillermo I pero finalmente fue inaugurado por Guillermo II en el año 1889. Su nombre cambió en 1920  debido a que en el mismo se alojó la Comisión Central para la Navegación del Rhin.

Ya de vuelta al hotel y tras un día muy intenso, vale la pena que le dediquéis un tiempo a  pasear junto a la catedral de noche y verla iluminada, aun más en estas fechas que  vemos las luces de navidad encendidas. A nosotros nos tocó niebla  todo el viaje pero también tiene su encanto ver la torre oculta tras la niebla.

A la mañana siguiente, continuamos nuestra visita por la Iglesia de Santo Tomás, que se encuentra ubicada en la plaza que lleva el mismo nombre.  Se trata de una iglesia protestante, por lo que su interior es mucho más sencillo. Esta iglesia es una de las más grandes de la ciudad. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos un concierto de órgano al entrar así que aprovechamos para disfrutar de la música y también para resguardarnos del frío  😉

Otra visita imprescindible es el barrio de la Petite France pero antes de llegar pasamos por la Barrage Vauban, una presa cuyo uso era el de defensa, mediante esta presa se podía inundar la ciudad en caso de necesidad. Fue construida a finales del siglo XVII siguiendo las indicaciones del ingeniero militar Vauban.  A unos metros de la presa se encuentran los Ponts CouvertsPuentes Cubiertos son tres puentes que pese a haber desaparecido sus tejados conservan el nombre. Estos puentes se encuentran junto a las torres del siglo XIV  donde se encontraban las antiguas murallas de la ciudad.

Cerca de los Puentes Cubiertos encontramos la Église Saint Pierre le Vieux, cuya curiosidad es que parte de ella es una iglesia católica y la otra parte es protestante.

Llegamos a la Petite France el barrio más pintoresco del casco antiguo de la ciudad de Estrasburgo. Se trata de un barrio situado junto al río Ill un afluente del Rin, con calles acogedoras y lleno de casitas de cuento con la madera característica en sus fachadas. En estas casas, que datan de los siglos XVI y XVII vivían los curtidores, molineros y pescadores. Merece la pena pasear por sus calles y fijarse en cada uno de sus  detalles. Realmente es una zona muy bonita de la ciudad.

Por si no fuera poco, en Estrasburgo también se encuentran la sede de importantes Instituciones europeas por lo que merece hacer un recorrido por lo que se conoce como el barrio europeo donde se hayan los edificios de las instituciones europeas. En las imágenes podemos ver el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo.

Para llegar a este barrio es muy fácil cogiendo la línea 6 del autobús. Nosotros fuimos en autobús para aprovechar las horas de sol y para evitar el frío pero se puede ir perfectamente andando desde el centro de la ciudad llegando en 10-15 minutos si salimos de la Plaza de la República. También se puede ir en tranvía con la línea E.

Y ya por último aprovechando que estábamos cerca dimos un paseo por el Parque de l’ Orangerie. Seguro que en primavera está precioso.

Antes de dejar Estrasburgo puedes visitar el Palacio Rohan que fue construido en el siglo XVIII, solo para ver el edificio o también puedes entrar en el mismo donde se encuentra el Museo de Bellas Artes de la ciudad, así como el Museo Arqueológico y el de Artes Decorativas.

La verdad que es Estrasburgo es una ciudad muy completa y a la que le podemos dedicar varios días de visita pero a nosotros dos días nos bastaron para visitar la mayoría de lugares emblemáticos de la ciudad y quedarnos con las ganas de una segunda visita en una época más cálida.

Y aquí se acaba nuestro recorrido por Estrasburgo, una ciudad llena de encanto. Próxima parada ¡¡Mulhouse!!   😀 Y el gran Museo del Automóvil!

Información Práctica – Estrasburgo

Deja un comentario

Close