Cesky Krumlov, patrimonio de la humanidad de la República Checa

10 lugares de la República Checa declarados patrimonio de la humanidad

Como ya pudisteis comprobar en nuestra ruta de 7 días por la República Checa, el país tiene muchísimo que ofrecer y cuenta con un patrimonio excepcional. Prueba de ello es que la Unesco ha declarado hasta 14 lugares Patrimonio de la Humanidad. Precisamente, cuando descubrimos el singular valor del patrimonio checo fue cuando decidimos darle una segunda oportunidad y descubrir la República Checa más allá de Praga. En este post os enseñamos 10 lugares que inspiraron nuestro viaje a la República Checa, todos ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

1. Telc

Telc fue uno de los primeros lugares de la República Checa en ser declarado patrimonio de la humanidad en 1992, junto con Cesky Krumlov y Praga. La ciudad, fundada en el siglo XIV, se encuentra totalmente rodeada por varios estanques artificiales y murallas. Cuenta con un interesante castillo de estilo gótico tardío del siglo XV y, además, puede presumir orgullosa de tener una de las plazas más bonitas de Europa. La plaza de Telc está rodeada por un impresionante conjunto de coloridas casas renacentistas y barrocas.

En el centro de la plaza destaca una fuente y la columna barroca. Podemos completar la visita con el ayuntamiento, la Iglesia del Espíritu Santo, el Colegio Jesuita y la iglesia parroquial gótica.

2. Casco histórico de Praga y el Parque de Pruhonice

Praga no necesita presentación. Es sobradamente conocida la belleza arquitectónica de esta ciudad que es considerada por muchos una de las más bellas de Europa. Desde su fundación fue un importante centro comercial y cultural en la Europa de la Edad Media, aunque alcanzó su máximo apogeo bajo el control del Imperio austrohúngaro.

La ciudad se extiende a ambas orillas del río Vltava. Construida entre los siglos XI y XVIII, la Ciudad Vieja, la Ciudad Pequeña y la Ciudad Nueva hablan de la gran influencia arquitectónica y cultural que disfruta esta ciudad desde la Edad Media. De esta ciudad podemos destacar numerosos monumentos, como el Castillo de Hradcany, la Catedral de San Vito, el Puente de Carlos y numerosas iglesias y palacios, construidos principalmente en el siglo XIV bajo el emperador del Sacro Imperio Romano, Carlos IV.

Diferentes estilos arquitectónicos han sabido convivir en el centro de Praga hasta nuestros días. Gracias a su riqueza artística y arquitectónica se convirtió en un modelo a seguir para muchas ciudades de Europa Central y del Este.

La visita al Centro Histórico de Praga se puede complementar con el Parque Pruhonice, también declarado patrimonio de la humanidad.

El Parque Pruhonice fue fundado en el año 1885 por el conde Arnošt Emanuel Silva-Tarouca. El resultado de su trabajo de toda una vida es una obra maestra original de la arquitectura del paisaje de jardines de importancia mundial. El parque aprovecha el valle misceláneo del arroyo Botič y la combinación única de especies de árboles exóticos nativos e introducidos. El Parque Pruhonice se convirtió en el momento de su fundación en la puerta de entrada a Bohemia (así como a toda Europa) para las plantas exóticas recién introducidas. Una parte integral del parque es también una casa de campo neorrenacentista.

Parque de Pruhonice

3. Cesky Krumlov

En nuestro pódium de ciudades bonitas de la República Checa no puede faltar Cesky Krumlov, declarada patrimonio de la humanidad en 1992.

La ciudad fue construida, situada a orillas del río Moldava, fue construida alrededor de un castillo del siglo XIII con elementos góticos, renacentistas y barrocos. Es un ejemplo excepcional de una pequeña ciudad medieval de Europa central cuyo patrimonio arquitectónico se ha mantenido intacto gracias a su evolución pacífica durante más de cinco siglos.

En  la visita a esta ciudad no te puedes perder una serie de lugares como son el puente Plastovy que merece la pena atravesarlo para llegar al castillo y también tener una imagen de él desde abajo junto al río para poder apreciar su belleza; el castillo de Cesky Krumlov siendo el segundo más grande de la República Checa tan solo por detrás del de Praga; la Iglesia de San Vito; la plaza Svornosti; el puente de Lazebnický  o las calles Latran, Masna y Horni. Y por supuesto tendrás que detenerte en algunos de los miradores de la ciudad para poder disfrutar de las vistas. Uno de los que te recomendamos para tener unas buenas vistas del castillo, es el situado en la calle Horni en el Jardín de seminario.

Sin duda esta ciudad merece una parada en un recorrido por la República Checa.

Cesky Krumlov, patrimonio de la humanidad de la República Checa

4. Columna de la Santísima Trinidad en Olomouc

Olomouc es la antigua capital de la región de Moravia y el orgullo de esta ciudad es su Columna de la Santísima Trinidad. Durante el siglo XVIII se erigieron en las plazas de Europa Central cientos de columnas, y esta, la Columna de la Santísima Trinidad de Olomouc, es el ejemplo más destacado de este tipo de columnas en Europa.

Esta bonita columna mide 35m de altura y fue erigida entre los años 1716 y 1754. Debido a su gran tamaño y la riqueza de su decoración con más de una veintena de estatuas, siendo algunas de ellas de oro, se considera una de las esculturas barrocas más importantes de Europa.

Tenemos que añadir que merece la pena pararse en Olomouc no solo por su famosa columna sino también para hacer un recorrido por sus calles. Además, esta ciudad también es conocida por todas las fuentes barrocas que vamos encontrando, la mayoría de ellas de principios del siglo XVIII.

Columna de Olomouc, Republica Checa

5. Holasovice

Si no hubiera sido declarada Patrimonio de la Humanidad, posiblemente muchos visitantes pasarían de largo de este remoto pueblo de Bohemia del Sur. Afortunadamente la Unesco situó en el mapa a Holasovice por ser un magnífico ejemplo pueblo tradicional de Europa central.

El pueblo histórico de Holasovice se encuentra a medio camino entre Ceské Budejovice y Cesky Krumlov. Su diminuto casco histórico conserva un armonioso conjunto de edificios de los siglos XVIII y XIX en un estilo conocido como “Barroco rural de Bohemia del Sur“. La mayoría de las casas tienen escrito en sus fachadas el año de su construcción y están pintadas con diferentes colores.

Casi todas las casas del pueblo giran entorno a un parque en el que encontramos la diminuta capilla de San Juan de Nepomuceno, una cruz y un pequeño estanque de peces.

Holasovice ha llegado a nuestros días en un excelente estado de conservación siendo un bonito ejemplo de asentamiento rural barroco.

Holasovice, República Checa

6. Jardines y el palacio arzobispal de Kromeriz

El siguiente lugar de esta lista nos lleva hasta la ciudad de Kromeriz, una ciudad al este de la República Checa, donde destaca el conjunto formado por el palacio y los jardines.

El palacio arzobispal de Kromeriz se construyó a finales del siglo XVII sobre el castillo ya existente. La imagen exterior es bastante sobria pero las salas de su interior te sorprenderán. Nosotros solo pudimos subir a la torre ya que la primera visita al castillo en la época que fuimos era a las 14h.

El castillo tiene dos jardines uno justo detrás del castillo de estilo paisajista inglés y el otro a unos 10 minutos del castillo conocido como el jardín de las flores.

Este último es el elemento más característico de Kromeriz. Se trata de un jardín barroco rediseñado a finales del siglo XVIII y principios del XIX bajo la influencia del estilo italiano del paisaje romántico. Este jardín se ha convertido  en uno de los jardines barrocos de pequeñas dimensiones mejor conservado. El jardín de las flores como su nombre indica tiene gran cantidad y diversidad de flores. Pero debemos advertiros que solo encontrareis el jardín en su máximo esplendor a partir de mayo, ya que nosotros fuimos a mediados de abril y no vimos ninguna flor. Durante el recorrido por los jardines veremos distintos elementos como invernaderos, laberintos de setos, fuentes o una llamativa galería decorada con varias estatuas y bustos. En el centro de los jardines hay una gran cúpula que destaca en todo el paisaje ajardinado.

Jardines de Kromeriz

7. Paisaje cultural Lednice-Valtice

Nuestro recorrido por los lugares patrimonio de la humanidad de la República Checa nos lleva al sur del país en la región del Moravia del Sur. Aquí descubrimos el Paisaje Cultural Lednice-Valtice que es un ejemplo excepcional de un paisaje cultural diseñado, siendo particularmente impresionante por la cantidad y variedad de elementos culturales y naturales que contiene.

Lednice y Valtice constituyen dos grandes propiedades que históricamente pertenecieron a la familia Liechtenstein hasta el siglo XX. Estos dos localidades están separadas tan solo por 8 km, así que se pueden visitar las dos en un mismo día.

Cuando la familia Liechtenstein  perdió el dominio de Mikulov decidió construir el palacio de Valtice. Por lo que este palacio de estilo barroco se construyó en el siglo XVII. Respecto al mobiliario, gran parte fue llevado a Vaduz por la familia Liechtenstein . Merece la pena visitar sus jardines y el interior del palacio.

Fachada del castillo de Lednice

Después de Valtice la familia Liechtenstein construyó el castillo de Lednice con un aspecto romántico y unos jardines bastante espectaculares.

Así pues, el mayor atractivo de Lednice son sus jardines. Podemos distinguir dos zonas. Una zona donde vemos setos, distintas variedades de flores y estatuas, pareciéndose más a un jardín italiano. En esta parte del jardín es donde encontramos uno de lo grandes atractivos, un gran invernadero.

En la otra zona de los jardines destaca un estilo paisajista inglés. Paseando por esta parte de los jardines veremos un lago artificial y varios canales, siendo el elemento que destaca un enorme minarte de 60 metros de altura. Para llegar hasta el minarte tendremos que dar un paseo lo que nos permitirá conocer más esta parte de los jardines.

En Lednice también destacan otros monumentos como son el templo de Apolo, el templo de las Tres Gracias y las ruinas del castillo de Juan.

Paisaje cultural Lednice-Valtice

8. Centro histórico de Kutná Hora, Iglesia de Santa Bárbara y Catedral de Nuestra Señora en Sedlec

La existencia de un importante yacimiento de plata permitió que la ciudad Kutná Hora se convirtiera rápidamente en una próspera ciudad en el siglo XIV. Prueba de esta prosperidad es la construcción de la iglesia de Santa Bárbara, considerada una joya del gótico tardío, y la Catedral de Nuestra Señora en Sedlec. Esta última reformada en estilo barroco de principios del siglo XVIII.

Tanto el centro histórico de Kutná Hora como la Iglesia de Santa Bárbara y la Catedral de Nuestra Señora han sido declarados Patrimonio de la humanidad y nosotros aprovechamos para hacer una visita a todos estos lugares en nuestro viaje por la República Checa.

En Kutná Hora podemos dar un paseo por el centro histórico que aun conserva su estructura medieval y un gran número de edificios que reflejan la riqueza de la ciudad. Para acceder a la misma hay un bonito paseo que está custodiado por estatuas. Durante el recorrido por la ciudad se puede ver la presencia del estilo gótico, ya que fue durante esa época donde la ciudad tuvo más riqueza y pudo prosperar. Después de las inundaciones de las minas de plata en el siglo XVI fue cuando la ciudad empezó a perder todo su esplendor.

En la visita al centro de Kutná Hora se pueden visitar distintos puntos de interés como son la Columna de la peste o  la fuente gótica de piedra entre otros.

La iglesia o catedral de Santa Bárbara  fue construida con la idea de competir con la catedral de San Vito en Praga. Sin embargo, en varias ocasiones las obras se tuvieron que interrumpir y no fue tan grande como se había planeado en un principio. De la catedral de Santa Bárbara llaman la atención sus puntas en el techo que le dan un toque especial y distinto.

A unos 3km de Kutná Hora se encuentra la población de Sedlec donde podemos visitar la catedral de la Asunción de Nuestra Señora y el osario de Sedlec.

De estas dos visitas la más llamativa es al osario, una pequeña capilla del cementerio de Todos los Santos que está decorada con huesos de unas 40.000 personas. El lugar es bastante luminoso por lo que no es tan lúgubre como podría ser teniendo en cuenta de que está hecha su decoración. En el osario destaca el escudo el escudo de armas de la familia Schwarzenberg donde se puede apreciar el detalle del cuervo y una lámpara tipo araña que cuelga del techo.

La catedral de la Asunción de Nuestra Señora fue el edificio religioso más alto de la República Checa hasta la construcción de la catedral de San Vito. Esta catedral fue objeto de remodelación y nos pareció bastante sencilla y con un aspecto austero.

Iglesia de Santa Bárbara, Kutna Hora

9. Castillo de Litomysil

En la ciudad de Litomysil se encuentra el Castillo de Litomysil declarado Patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1999.

De clara influencia italiana, el castillo de Litomysil fue construido en el año 1568 y a lo largo de su historia se han ido añadiendo distintos elementos del barroco, especialmente en el siglo XVIII. Este castillo es un buen ejemplo de las residencias aristocráticas en Europa central y de como fueron evolucionando durante los distintos movimientos artísticos.

De su exterior destacan los grabados en las paredes y en el interior alberga un teatro neoclásico construido en 1797.

El interior del castillo también se puede visitar. Nosotros lo encontramos cerrado el día que fuimos por lo que nos quedamos con las ganas. Aun así, nos gustó el recorrido por la ciudad y poder ver el exterior del castillo y su patio de entrada.

Castillo de Litomysil, República Checa

10. Barrio judío y Basílica de San Procopio en Trebic

Acabamos este listado de los lugares reconocidos por la Unesco en el sur del país, concretamente en la ciudad de Trebic. El conjunto formado por el barrio judío, el antiguo cementerio judío y la basílica de San Procopio han sido testigos de la convivencia desde el medioevo hasta el siglo XX de la comunidad judía y cristiana.

El barrio judío es un testimonio excepcional de los diferentes aspectos de la vida de esta comunidad. Está separado de la ciudad por el río Jihlava. E barrio conserva el trazado original y lo mejor es recorrer sus calles en las que se pueden ver dos sinagogas, la casa del Rabí, un hospital, el ayuntamiento judío, así como las casas con elementos arquitectónicos barrocos y renacentistas.

La basílica de San Procopio está situada en una colina con vistas al barrio judío. Fue construido a principios del siglo XIII, y originalmente era parte de un monasterio benedictino que fue reemplazado en el siglo XVI por un palacio al que está conectado . La basílica de San Procopio es uno de los primeros ejemplos de la influencia de la arquitectura occidental en Europa Central .

Por último, el cementerio judío se encuentra fuera del barrio judío, detrás de la colina. Tiene dos partes, la primera parte data del siglo XV y la segunda del siglo XIX. Hay unas 3000 lápidas siendo las más antiguas del año 1631. En este cementerio gran parte de las lápidas están tapadas con hiedra y encima de muchas de ellas encontramos piedras.  Esto es porque los judíos en vez de llevar flores al cementerio dejan piedras, así que las piedras simbolizan que alguien ha visitado esa tumba. En el cementerio también encontramos monumentos a las víctimas de las dos guerras mundiales.

Cementerio judío de Trebic, República Checa

Para completar esta lista solo faltaría añadir la Vila Tugendhat en Brno y la iglesia de peregrinación de San Juan Nepomuceno en Zelená Hora, así como las últimas incorporaciones desde 2019.

Mapa del patrimonio de la humanidad de la República Checa

A continuación, os dejamos un con un mapa con los anteriores lugares patrimonio de la humanidad de la República Checa.

Información práctica

Te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar tu ruta por la República Checa:

Página oficial de turismo de la República Checa.

  Alojamiento en la República Checa

Vuelos baratos

Visitas guiadas y excursiones en la República Checa

Descuento en Airbnb

 

 

Deja un comentario