Qué ver en Arcos de la Frontera, un pueblo blanco para enamorarse

Andalucía está llena de pueblos blancos con encanto y Arcos de la Frontera es posiblemente uno de los más bellos. Arcos se encuentra en la provincia de Cádiz, asentado en lo alto de una colina dominando una hoz del río Guadalete. Suele considerarse como la puerta de entrada a la ruta por los pueblos blancos y es habitual verlo mencionado como uno de los pueblos más bonitos de España.

Arcos de la Frontera fue el tercer pueblo blanco que visitamos, tras Medina Sidonia y Vejer de la Frontera, en una breve escapada por la provincia de Cádiz. Llegamos a esta población en un radiante y soleado día de junio. No me cabe duda de que la belleza de estos pueblos resalta especialmente en los días claros, cuando el blanco de sus casas contrasta con el azul del cielo.

Qué ver en Arcos de la Frontera, Cádiz

Arcos de la Frontera no es solo un destino turístico de referencia, sino que también cuenta con una rica herencia histórica que hace si cabe más interesante la visita.

Desde una fortaleza romana conocida como “Arx-Arcis” hasta convertirse en la próspera medina de Arkos durante el domininación musulmana de la península. Durante este periodo llegó a ser un pequeño reino Taifa tras la desmembración del califato de Córdoba. La ciudad pasó a manos cristianas en 1264. A partir de entonces se le añade el sufijo “de la Frontera” por ser uno de las zonas límitrofes con el Reino nazarí de Granada.

El máximo apogeo arquitectónico de la ciudad, y de cuya herencia somos hoy testigos, llegó entre los S.XV y XVIII. Durante este periodo se construyeron númerosas iglesias, conventos y palacetes a lo largo del casco antiguo.

¿Qué ver en Arcos de la Frontera?

La iglesia de San Pedro, la Basílica de Santa María de la Asunción o el Palacio del Mayorazgo son algunas de las visitas imprescindibles. Aunque realmente el verdadero atractivo lo encontramos en el pueblo en sí. Arcos es un pueblo de laberínticas y estrechas calles, imponentes iglesias y miradores con fabulosas vistas sobre el campo y el río Guadalete. Un pueblo al que tampoco le falta el ambiente y encanto típico de los pueblos blancos en el que uno puede disfrutar de un día soleado mientras se toma una caña en una de sus terrazas.

Si tienes solo unas horas en este bello pueblo gaditano, aquí te dejamos con los principales lugares que puedes visitar en Arcos de la Frontera.

1.  Cuesta de Belén

La cuesta de Belén conforma la principal via de acceso al casco antiguo de Arcos de la Frontera. Es recomendable dejar el coche fuera de la ciudad vieja e iniciar el recorrido a pie por esta calle. A lo largo de la misma realizaremos varias paradas.

Lo primero que nos llama la atención es el monumento a la Semana Santa. Una fiesta de Interés Turístico Nacional de especial importancia para este pueblo. Un poco más arriba nos espera la iglesia de San Juan de Dios. Muchos pasan por encima la visita a esta iglesia cuyo mayor reclamo en su fachada es un azulejo que representa el Cristo de la Vera Cruz. No obstante, aquí se encuentra el hospital más antiguo de Arcos que data del finales del siglo XV. En su interior alberga un bonito retablo dónde destaca figura del Cristo de la Vera Cruz del siglo XVI.

Dejamos atrás el hospital y entramos de lleno en el casco histórico de Arcos continuando el ascenso por la cuesta de Belén. Antiguamente aquí se encontraba una las puertas que daban acceso a la ciudad musulmana. En esta misma calle hacemos parada reglamentaria en la oficina de turismo para hacernos con un mapa e información sobre los principales lugares de interés.

Un poco más adelante, no podemos pasar por alto la casa-palacio del Conde del Aguila, una residencia del siglo XV con una elegante fachada de estilo gótico-mudéjar.

2. Basílica Menor de Santa María de la Asunción

La cuesta de Belén nos lleva direcamente ante la iglesia más bonita de Arcos de la Frontera: la Basílica Menor de Santa María de la Asunción. Los orígenes de este templo se remontan al siglo XIII cuando se mandó construir una iglesia sobre los restos de una antigua mezquita árabe. Desde 1764, ostenta el título de la parroquia Mayor, más Antigua, Insigne y Principal de Arcos y es Monumento Nacional desde 1931.

Nos llamó mucho la antención su magnífica portada de estilo gótico plateresco y la torre del campanario de estilo neoclásico que vino a reemplazar el antiguo campanario derruido por el terremoto de Lisboa. En el interior destaca un ornamentado retablo renacentista tallado a finales del siglo XVI.

Basílica Menor de Santa María de la Asunción, Arcos de la FronteraQué ver en Arcos de la Frontera

2. Castillo de los Duques

El castillo de Arcos era originalmente un alcázar árabe construido en el siglo XI. En aquel contexto de desintegración del Califato de Córdoba, Arcos de la Frontera llegó a ser un pequeño reino Taifa. Después de la reconquista el alcázar paso a manos al duque de Arcos. La forma actual del castillo se debe a su remodelación en los siglos XIV y XV. Hoy en día, el castillo es propiedad privada y solo se organizan visitas cuatro veces al año. El acceso al castillo se realiza por un arco situado junto al ayuntamiento en la Plaza del Cabildo.

Ayuntamiento y castillo de Arcos de la Frontera

3. Plaza del Cabildo

La Plaza del Cabildo está situada en el corazón del casco antiguo y en la parte más alta del pueblo. Está rodeado de los principales edificios de la ciudad como el Ayuntamiento, la Basílica de Santa María o el Parador de Arcos de la Frontera, famoso por su terraza al borde del acantilado.

Originalmente era una plaza porticada pero fue destruida en 1812 por el ejército francés. Aunque es un lugar muy visitado, no es la plaza que más nos gustó ya que se utiliza también como parking.

Arcos de la Frontera

4. Balcón de la Peña Nueva

Desde la plaza del Cabildo accedemos a través de un arco al Balcón de la Peña Nueva o mirador de la Peña Nueva. El mirador más conocido de Arcos desde dónde se obtienen unas vistas espectaculares sobre el río Guadalete y los campos que se extienden en los alrededores. Desde aquí te haces una idea de la situación única de Arcos de la Frontera sobre el acantilado. Esta imagen nos recordó un poco a Ronda.

Balcón de la Peña Nueva

5. Plaza Boticas

Desde la plaza Cabildo continuamos nuestro paseo por la calle Escribanos hasta llegar la plaza Boticas. Esta pequeña plaza se abre junto a un convento de clausura de la comunidad de Mercedarias Descalzas del siglo XVII. Aunque no es tan llamativa como la cercana plaza del Cabildo, es mucho más íntima y con un ambiente ideal para sentarse a tomar algo en alguna de sus terrazas.

6. Calles y rincones de Arcos

Tras un momento de tranquilidad en la Plaza Boticas, es buena idea dar un paseo por las calles cercanas a la plaza. En nuestra opinión, no hay mejor manera de descubrir Arcos que dejándose llevar por las estrechas y empinadas calles que recorren el centro. Al fin y al cabo este pueblo es un pequeño museo al aire libre.

La calle Cuna, representada en el Pueblo Español de Barcelona, la cuesta de las Monjas o la calle Maldonado, son opciones seguras.

Entre calle y calle también nos encontramos alguna otra sorpresa como la portada plateresca del Convento de Encarnación en el callejón de las Monjas.

7. Palacio del Mayorazgo

Otro lugar de interés para ver en Arcos es el Palacio del Mayorazgo. El día de nuestra visita permanecía cerrado y nos tuvimos que conformar con la imagen de su monumental fachada del siglo XVII. No obstante, si lo encuentras abierto podrás descubrir en su interior un bonito patio y un jardín de estilo andalusí. Además, el edificio alberga varias salas de exposiciones y la pinacoteca municipal.

La entrada es gratuita. Los horarios de visita son de martes a viernes de 10.30 a 13.30 y de 16.00 a 19.00 (17:00 a 20.00 en verano). Los sábados, domingos y festivos de 11.00 a 14.00.

Palacio del Mayorazgo, Arcos

8. Iglesia de San Pedro

Muy cerca del Palacio del Mayorazgo, sobresale otro interesante edificio, la iglesia de San Pedro.  Esta iglesia del siglo XVI está encaramada sobre un acantilado ocupando el lugar de una antigua fortaleza. En el interior hay un retablo dorado que detalla la vida de San Pedro y pinturas atribuidas a Francisco de Zurbarán.

9. Mirador de Abades

Desde la iglesia de San Pedro, atravesaremos la antigua judería de Arcos de la Fontera, reconocible por las estrellas de David que hay sobre algunas de las puertas, hasta llegar al conocido como “arco del beso” que da paso al Mirador de Abades. Desde aquí divisamos el Barrio Bajo de Arcos en el que sobresale la iglesia de San Agustín.

10. Mirador de la Peña Vieja

No muy lejos del Mirador de Abades, encontramos otro lugar privilegiado para disfrutar de una panorámica de Arcos. En el mirador de la Peña Vieja obtendremos las mejores vistas al Barrio Bajo y el río Guadalete, así como al embalse de Arcos.

La visita puede finalizar aquí o continuar hacia el Barrio Bajo. En este barrio destaca la Puerta Matrera único vestigio en pie de la antigua muralla almohade.

11. Playa de Arcos de la Frontera

Has leído bien, una playa, aunque lógicamente artificial. El embalse de Arcos ha sido el lugar escogido por el municipio para crear una playa artificial con vistas panorámicas al pueblo. Una playa, por cierto, que nada tiene que envidiar a las de toda la vida. Así que, si visitáis este pueblo en verano, es una buena opción acabar la jornada turística con un chapuzón.

Con estas vistas panorámicas acabamos nuestro itinerario por este interesante pueblo blanco gaditano.

Arcos de la Frontera

Información práctica

Por último, te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar la visita a Arcos:

Página oficial de Turismo

Alojamiento en Arcos de la Frontera

Vuelos baratos

Visitas guiadas y excursiones en la provincia de Cádiz

Descuento Airbnb

 

Deja un comentario