SUSCRIBETE

  • Home
  • /
  • Eslovenia
  • /
  • ¿Qué ver en Eslovenia en 6 días? Nuestra ruta en coche por Eslovenia

¿Qué ver en Eslovenia en 6 días? Nuestra ruta en coche por Eslovenia

Eslovenia fue la primera parada de nuestro road trip veraniego. Teníamos un coche de alquiler y dos semanas por delante para recorrer Eslovenia, Austria y la región de los Dolomitas en el norte de Italia, así que intentamos aprovechar al máximo cada día del viaje.

Eslovenia no está entre los destinos turísticos más populares de Europa, pero eso es una realidad que está empezando a cambiar muy rápidamente a medida que más y más viajeros descubren la belleza natural y encanto de este pequeño país. Nuestra motivación principal para visitar Eslovenia fueron algunas fotografías del Lago Bled pero pronto nos dimos cuenta que el país es mucho más que un lago. Y es que a pesar de su pequeño tamaño Eslovenia es un lugar con muchísimos atractivos turísticos, muy variopintos y fáciles de visitar. Podemos disfrutar de una puesta de sol en las costas del Mar Adriático, adentrarnos en las entrañas de la tierra en la región del Karst, recorrer bellos paisajes de montaña entre los Alpes Julianos, visitar lagos de cuento y disfrutar del agradable ambiente de Liubliana, la capital del país.

Geográficamente, Eslovenia se encuentra a caballo entre Europa Central y los Balcanes, rodeada por Croacia, Hungría, Austria e Italia. Además cuenta con un pequeña franja litoral bañada por las aguas del Mar Adriático. Gran parte de su historia ha estado marcada por la dominación del imperio austro-húngaro que ocupó la mayor parte del territorio esloveno durante prácticamente cinco siglos. Ya en el último siglo el país formó parte de denominado Reino de Yugoslavia hasta su independencia en 1991.

Antes de contaros nuestra ruta de 6 días por Eslovenia hay algo de información que esta bien saber antes de viajar a Eslovenia.

  • En temporada alta los principales lugares turísticos están bastante concurridos, el trato en las oficinas de turismo dejaba mucho que desear como si estuvieran cansados de turistas, y te cobran prácticamente para ver cualquier atracción turística, incluso cascadas naturales. Nuestra impresión es que no están muy acostumbrados al turismo y que en los últimos años están llegando muchos más turistas de lo habitual, pero tampoco supuso ningún inconveniente. Nuestra recomendación si vais en temporada alta es que en zonas especialmente turísticas como Bled o Vintgar vayáis a primera hora para evitar encontraros con excesiva gente y disfrutar del verdadero encanto del lugar.
  • Para circular por las autopistas de Eslovenia es necesario comprar la viñeta. La podréis comprar la primera gasolinera al cruzar la frontera. El precio de la viñeta semanal es de 15€.
  • En Eslovenia se habla el esloveno, similar al croata o checo. Como os podréis imaginar no nos enterábamos de nada pero con el inglés no tuvimos ningún problema. Eso si, algo que hubiéramos agradecido saber antes es que la “j” se pronuncia como una “i”, parece una tontería pero te facilita mucho pronunciar muchos nombres como la capital Ljubjana, Predjama, Postojna, Bohinj, etc. etc.
  • En cuanto al nivel de vida nuestra impresión es que los precios en Eslovenia son similares a los de España, así que no esperéis los precios de otros países del este. Eslovenia siempre ha sido la región rica de la antigua Yugoslavia. Como ejemplo, podréis cenar en el centro de Liubliana por 15€/por persona.
  • Si bien es cierto que Eslovenia es el tercer país más verde de Europa detrás de Finlandia y Suecia, si has visitado otros países como Austria o Suiza en época estival tal no vez no te sorprenda tanto el verdor de sus tierras. En cuanto a montañas, el país está dominado por el Parque Nacional Triglav, cuya montaña más alta es el propio Triglav con 2.864m. Es la estribación más al este de los Alpes, como era el primer país alpino que visitamos nos gustaron mucho pero si hubiéramos ido después de visitar Austria o los Dolomitas tal vez nos habrían sabido a poco.

Lo cierto es que Eslovenia nos gusto mucho, teníamos muchas ganas de visitarlo y no nos decepcionó. Así que no os perdáis detalle de nuestra ruta en coche de 6 días por Eslovenia  ¿Estáis a preparados para descubrir este increíble país?

DÍA 1.- Aeropuerto de Venecia – Piran

Nuestro vuelo salía por la mañana desde Palma de Mallorca hacia el aeropuerto internacional de Venecia. En apenas 2h llegamos a la ciudad italiana, dónde alquilamos coche para nuestro viaje de 14 días por Eslovenia, Austria y Dolomitas. La verdad que los precios del alquiler de coche en Italia y en agosto son bastante elevados sobre todo si contratamos el seguro a todo riesgo como hicimos nosotros. Además tuvimos que pagar un pequeño plus  de 60€ por sacar el coche del país. A pesar de ello, la experiencia fue buena, no tuvimos ningún problema y aprovechamos el coche al máximo durante esos 14 días de road trip.

Las costa eslovena ocupa a penas 46km de la península de Istria, en ella encontramos calas y playas principalmente pedregosas así como las pocas poblaciones costeras del país (Isola, Portoroz, Koper…). Entre todas ellas, destaca Piran, la joya eslovena en el Mar Adríatico con un marcado aire veneciano, inevitable tras casi 500 años bajo el dominio de la República de Venecia.

Plaza Tartini, Piran

Plaza Tartini, Piran

Llegamos a Piran sobre las tres de la tarde con un sol radiante y nos dio tiempo a ver la ciudad al completo.

En líneas generales destacamos la subida al campanario de San Jorge, los paseos entre las callejuelas del centro histórico, las plazas Tartini y 1 de mayo, recorrer el paseo marítimo hasta el Faro de San Clemente y, como no, subir hasta las antiguas murallas que protegieron la ciudad del vasto imperio otomano y que hoy nos regalan una de las mejores vistas panorámicas de Piran.

En otro post os contaremos con más detalle qué ver y hacer en Piran en una tarde, así como la información sobre el parking 😉

La plaza Tartini desde el campanario de San Jorge

Vistas desde el campanario de San Jorge

La ciudad nos gustó mucho y el ambiente es muy animado, mucha gente disfrutando de las terrazas o dándose un baño. Resulta curioso que en verano el paseo marítimo es prácticamente una extensión más de la playa ya que la gente instala sus toallas y tumbonas como si de la arena se tratara. Tras exprimir al máximo nuestra visita nos fuimos a nuestro hotel ya de camino a las Cuevas Skocjan, no sin antes disfrutar de un magnífico atardecer frente a las costas del Mar Adriático.

Atardecer en el mar Adrático - Piran

Atardecer en el Mar Adrático

DÍA 2. Cuevas Skocjan, Castillo de Predjama y Liubliana.

Cuevas Skocjan, un viaje al centro de la tierra.

Empezamos el segundo día adentrándonos en la región kárstica de Eslovenia, y el motivo era visitar una de las grutas más impresionantes del mundo, las Cuevas Skocjan.

Antes de todo nos gustaría aclarar que en Eslovenia por su geología encontramos numerosas cuevas, si bien hay dos que destacan por encima del resto. En primer lugar, las cuevas Postojna, que son del estilo de las mallorquinas cuevas del Drach, es decir, el paraíso de las estalactitas y estalagmitas, aunque por eso mismo sabíamos que no nos iban a sorprender. Por otro lado, están las cuevas Skocjan o skocjanske jame, en esloveno, igualmente turísticas pero no tan explotadas. Estas cuevas son patrimonio de la humanidad por la UNESCO y aunque su “fuerte” no son las estalactitas y estalagmitas a menudo se refieren a ellas como el “Gran Cañón subterráneo” ya que en su interior alberga una de las cuevas subterráneas más grandes del mundo (y la más grande de Europa) conocida como la “Cámara Martel”, atravesada por un río subterráneo el río Reka. Con esa información, nos costó poco decantarnos por las cuevas Skocjan. Otro factor que hizo que descartáramos la visita a las cuevas Postojna es que son las más turísticas de Eslovenia hasta el punto de hacer parte del recorrido en un trenecito turístico. Creo que son ideales para hacer en familia o con niños pequeños por su accesibilidad pero no era lo que estábamos buscando para este viaje.

Lo cierto es que la visita a las cuevas Skocjan nos fascinó. Esto es muy subjetivo pero la sensación que tuvimos fue como realizar un viaje al centro de la tierra atravesando gigantescas cavidades junto al río subterráneo Reka. Se te ponen los pelos de punta ver esos enormes salones bajo tierra, la naturaleza es sin duda increíble. Para los más frikis, fue como estar en Moria de camino hacia el puente de khazad-dûm.

Lamentablemente no es posible hacer fotografías así que os dejamos con esta imagen que aparece en la página web para que os hagáis una idea, aunque la foto no le hace justicia.

A la salida de la cueva hay dos alternativas o subir a través de un ascensor o realizar el ascenso por un pequeño sendero. Nosotros nos decantamos por caminar y la verdad que mereció la pena. Por el camino pasamos por una cueva, una cascada y pudimos cruzar el puente que se ve desde el mirador de la Dolina (más abajo os contamos cómo llegar al mirador)

Fotografía: http://www.park-skocjanske-jame.si/en/Al finalizar la ruta podréis visitar una cascada y cruzar el puente que véis en la fotografía de abajo.

  • Precio: 16, 18 o 20€ en función de la época del año.
  • Horario:Las visitas solo pueden ser guiadas así que tendréis que ceñiros a los horarios establecidos en la página web para cada época del año. Ente junio y septiembre se realizan visitas guiadas cada hora entre las 10 y las 17h.
  • Página web oficial de las Cuevas Skocjan.

  Consejos:

– Si vais en temporada alta os aconsejamos que lleguéis al recinto de las cuevas a las 9 y compréis la entradas. De esta manera tendréis parking sin ningún problema y os ahorraréis colas. ¿Y qué hacemos hasta la entrada a las cuevas a las 10? A 15 min andando del recinto hay un mirador increíble sobre la dolina. Las indicaciones se encuentran al otro del mapa dónde también se inician otras rutas de senderismo por la zona. El trayecto es en ascenso pero las vistas merecen la pena y tras la visita a las cuevas te permitirá visualizar la grandeza del lugar.

Según un panel informativo el nombre “dolina” que da nombre a este tipo formaciones kársticas que se producen por la disolución de la roca o por el derrumbe del techo de una cueva, trae su origen en la palabra eslovena dolina que significa valle.

– Es aconsejable llevar calzado cómodo aunque no es necesario botas de montaña como señalaba el folleto. Además conviene llevar una rebeca si sois frioleros, la temperatura media de las cuevas es de 12 grados!!

Mirador de la dolina

El castillo de Predjama, el mayor castillo construido dentro de una cueva.

Si hay un castillo que no te puedes perder en Eslovenia ese es el castillo de Predjama. Un clásico en todos los listados de los castillos más bonitos de Europa y que no podía faltar en nuestra en coche por Eslovenia.

Este castillo-cueva remonta sus orígenes al siglo XIII aunque los episodios históricos más famosos tuvieron lugar unos siglos después, cuando el Robin Hood esloveno, Erazem Lueger plantó cara a los Habsburgo desde esta fortaleza prácticamente inexpugnable. Cuenta la leyenda que durante un año Erazem Lueger resistió el asedio gracias a un túnel secreto que unía el castillo y la cueva Postojna, lo que le permitió sustentar el castillo.

A pesar de la valiente resistencia, el caballero fue traicionado por uno de sus sirvientes perdiendo la vida de la manera más inesperada. Mientras Lueger usaba el servicio situado en uno de los extremos de la fortificación el sirviente dio la señal al enemigo y de un cañonazo le arrebataron la vida al noble esloveno mientras hacías sus necesidades.

Castillo de Predjama, el castillo más bonito de Eslovenia.

Castillo de Predjama, el castillo más bonito de Eslovenia.

Leyendas aparte este es un castillo imprescindible si estáis en la zona.

  • Precio: 12 €. Existe la posibilidad de comprar un ticket combinado con las cuevas Postojna.
  • Horario:
    • Julio y agosto: 9h a 19h
    • Mayo, junio y septiembre:  9h a 18h
    • Abril y octubre: 10h a 17h
    • Noviembre a marzo:  10h a 16h
  • Página web oficial del castillo de Predjama

La visita a las cuevas y al castillo nos llevó una mañana completa pero aun así nos quedaba toda la tarde por delante. Así que sin más nos fuimos hacia Liubliana, la capital del país y nuestro campamento base durante las próximas 5 noches. Nuestro alojamiento fue una casa de intercambio que encontramos en Guesttoguest que se encontraba cerca del centro de Liubliana aunque algo alejado para ir andando. Por suerte nuestro anfitrión nos dejó un par de bicicletas y sin pensarlo dos veces nos fuimos a dos ruedas hacia el centro. Sin duda fue una experiencia fantástica el ir paseando en bici junto a la verde orilla del rio Liublianica. Al llegar al centro dejamos nuestras bicis y empezamos nuestro recorrido a pie.

Liubliana, la capital verde europea

La ciudad más bonita de Eslovenia es su capital, Liubliana o Ljubjana, en esloveno, a la que dedicaremos un post completo sobre nuestra visita. Para nosotros, Liubliana fue una de las sorpresas del viaje. La verdad que no nos esperábamos una ciudad tan cuidada, elegante, y limpia. Se ve que el título de Capital Verde Europea otorgado en 2016 es sin duda merecido.

El centro histórico se concentra alrededor de las dos orillas del río Liublianica y predominan los edificios de estilo Art Nouveau bajo la mirada atenta de su castillo medieval. La verdad que la ciudad es muy fácil de visitar y se puede recorrer a pie en unas horas. Aunque para verla como toca necesitaréis como mínimo un día entero.

Nuestra primera parada aprovechando el buen tiempo fue el Parque Tivoli, el parque más grande de la ciudad y lugar perfecto para dar largos paseos y relajarse. Estuvimos deambulando por el parque un rato aunque nos dio la impresión que apenas vimos un 10%, es enorme!! El resto del día lo dedicamos a patearnos el centro de Liubliana. Escribiremos un post con todo lo que hay que ver en Liubliana en un día o dos, pero por el momento os dejamos con algunos de los lugares que visitamos en nuestra primera tarde en la capital:

  • Plaza Preseren. Centro neurálgico de la ciudad. Destaca la rosada iglesia de la anunciación y la estatua de France Preseren, el principal poeta esloveno.
  • Puente Triple.  Construido en 1842, es el puente más monumental de la ciudad y como su propio nombre indica está formado por tres puentes. Une la ciudad moderna y con el centro medieval de Liubliana.
  • Castillo de Liubliana. De origen medieval y ampliado bajo el dominio de los Habsburgo, el castillo se erige sobre una colina dominando la ciudad. Buen lugar para disfrutar de unas vistas panorámicas de la cuidad. Se puede acceder a él por un funicular.
  • Puente de los Dragones. Es uno de los íconos de la capital eslovena y también uno de los referentes del Art Noveau. Fue construido en 1901, siendo el primer puente de hormigón y hierro de la ciudad. Llaman la atención los dragones que custodian su entrada y que le han dado nombre.
Puente de los Dragones, Liubliana

Puente de los Dragones

  • Mercado Central. Una de las obras del prolífero arquitecto Jože Plečnik. Este mercado cubierto se encuentra entre el puente triple y el puente de los dragones junto a la plaza Vodnikov trg.
  • Catedral de San Nicolás. Cerca del Mercado Central y del Ayuntamiento, encontramos uno de los edificios religiosos más importantes: la catedral de San Nicolás. Se construyó en el siglo XVIII, en estilo barroco, sobre una antigua iglesia.
  • Plazas medievales.(Stari trg, Gornji trg y Mestni trg). Bajo la sombra del castillo se encuentra la parte más antigua de Liubliana. Hablamos principalmente de tres plazas alargadas unidas entre sí, todas ellas rodeadas de edificios con elegantes fachadas barrocas e interiores medievales. Es la zona más bonita de la ciudad.
  • Puente de los Zapateros. Diseñado por el arquitecto Jože Plečnik, compite por ser uno de los puentes más fotogénicos de Liubliana. Está decorado por una hilera de columnas corintias a cada lado.
Río Liublianica a su paso por Liubliana. Iglesia de la Asunción al fondo.

Río Liublianica a su paso por Liubliana. Iglesia de la Asunción al fondo.

Otra experiencia imprescindible es pararse a tomar algo o comer en alguna de las terrazas junto al rio Liublianica para disfrutar del ambiente. La primera noche elegimos el restaurante Slovenia House dónde pudimos probar varios patés y quesos de la región.

Hay que decir que Liubliana es una ciudad universitaria muy activa con mucha actividad, así que seguro que encontraréis mil maneras de aprovechar el tiempo en la ciudad.

Día 3. Liubliana y Skofja Loka.

El tercer día de viaje lo dedicamos a acabar de visitar Liubliana con un nuevo paseo por sus calles y plazas, nos quedaba pendiente la Plaza del Congreso, la Plaza Novi o la calle Wolfova situadas en la parte “nueva” de la ciudad. Además, nos acercamos al peculiar barrio alternativo de Metelkova mesto. Se trata de un centro social y cultural autónomo ubicado en el centro de Liubliana, cerca de la estación de tren. Originalmente era un cuartel militar del ejército del imperio austro-húngaro que luego se convirtió en la sede eslovena del Ejército Nacional Yugoslavo. En 1993 fue ocupado por un asociación de artistas e intelectuales alternativos que transformaron complemente el barrio.

Nada más llegar es visible el contraste con lo que habíamos visto hasta el momento la ciudad pero no por ello menos interesante. Aunque realmente ocupa un área pequeña la sensación es como ir a otro ciudad dentro de Liubliana. Todo el recinto es una obra de arte callejero: criaturas que cuelgan de los edificios, grafitis por todas partes, esculturas inusuales…

Skofja Loka, un pueblo medieval cerca de Liubliana.

Habiendo visitado los rincones más bonitos de Liubliana, aun nos quedaba día por delante para hacer una pequeña escapada hasta Skofja Loka, un pueblo medieval con encanto a solo 30 min de la capital. Škofja Loka está situado en la confluencia de dos ríos, y en su interior guarda un rico patrimonio histórico.

Así es, a pesar de su pequeño tamaño encontramos diversos monumentos de interés, empezando por las coloridas fachadas de la plaza Mestni trg, en las que destacan la casa Žigon y la casa Homan, ambas del siglo XVI; las iglesias de Maria Immaculada y Santiago y el encantador Puente de los Capuchinos. Coronando el pueblo encontramos un castillo del siglo XVI que hoy alberga el museo de la ciudad.

  Consejo:

Para obtener las mejores vistas de Skofja Loka podéis subir a la iglesia Cerkev Sv. Križ situada en una colina frente al pueblo. Es un paseo de 15 min desde el centro pero las vistas merecen la pena.

Tras la visita al pueblo, regresamos a la capital para cenar en un restaurante en la orilla del Liublianica. ¡Ese paseo lleno de terrazas nos encantó!

Día 4. Gargantas de Vintgar, Lago Bled y Radovljica

Gargantas de Vintgar

Cuarto día del viaje y uno de los más esperados ya que íbamos a visitar el Lago Bled. Tras leer algunas recomendaciones en internet decidimos empezar la jornada con una visita a las Gargantas de Vintgar. Se encuentran a 4 km al norte del lago Bled, en el corazón de los Alpes Julianos ya dentro del Parque Nacional de Triglav. El recorrido nos lleva por pasarelas que recorren las angostas paredes de roca junto a un río de aguas turquesas. Rápidos, cascadas y piscinas naturales antes de llegar a la guinda del pastel, la cascada de Šum.

Uno de los tramos más bonitos de las Gargantas de Vintgar

Uno de los tramos más bonitos de las Gargantas de Vintgar

  ConsejoSi vais en temporada alta os aconsejamos visitar  las gargantas de Vintgar a primera hora. Fue un gustazo recorrer este paraje natural prácticamente solos.
Aviso:  Para poder observar bien la cascada Sum, al llegar a la caseta tenéis que bajar por las escaleras que hay en el margen derecho. Luego encontraréis un puente para cruzar el río y así llegar al mirador de la cascada.

Lago Bled, la joya de Eslovenia.

Tras la visita a las Gargantas de Vintgar nos dirigimos a Bled dónde pasaríamos el resto del día.

Una de las principales razones por la que nos animamos a ir a Eslovenia es el Lago Bled. Este famoso lago de origen glaciar se encuentra en las inmediaciones del Parque Nacional Triglav y cuenta con una encantadora isla con una iglesia en el centro, que lo convierte en un lugar único. Es claramente el principal reclamo turístico del país y la verdad que no le faltan razones.

Se pueden realizar diversas actividades en el lago, pero creemos que hay tres cosas que no puedes dejar de hacer si visitas el lago Bled.

Ver las vistas desde el castillo de Bled o el mirador “secreto”

Lo de secreto es relativo pero lo cierto es que no hay indicaciones a este mirador. La mayoría de gente suele pagar 10€ para entrar al castillo que según cientos de comentarios no tiene mucho que ver más allá de las vistas. Pero pagar 10€ cada uno solo para unas vistas nos parecía algo abusivo así que indagando un poco descubrimos que junto al castillo se puede llegar a un mirador igual de bonito.

Para acceder al mismo debemos tomar el sendero que empieza a la derecha de la entrada del castillo. Cuando finalice el tramo de cemento y la barandilla, deberemos girar a nuestra izquierda y ascender por un pequeño sendero hasta que nos demos de lleno que las esperadas vistas. Del parking del castillo al sendero nos llevará unos 10min andando.

Vistas del Lago Bled desde el mirador junto al castillo.

Vistas del Lago Bled desde el mirador junto al castillo.

Dar un paseo alrededor del Lago Bled

Lo segundo que tenéis que hacer es dar un paseo alrededor del lago. Es la mejor manera de disfrutar del lago y tener una visión completa del entorno que lo rodea. Nosotros llegamos hasta la playa artificial que se encuentra al otro lado del Lago aunque por el camino aprovechamos para hacer un picnic junto al lago y remojar los pies. Maura no dejó pasar la ocasión y se echó una siesta junto a la orilla.

Vistas del Lago Bled - Eslovenia

Vistas del Lago Bled

Subir a alguno de sus miradores más famosos

Por último, no os podéis ir del Lago Bled sin subir a alguno de los miradores. Los más conocidos son Mala Ostrica y Mala Osojnica. El primero son 20 min de pronunciado ascenso y el segundo “teóricamente” 30 min. Nosotros nos conformamos con el primero y la verdad que quedamos satisfechos con las impresionantes vistas 🙂

Mirador de Ojstrica - Lago Bled

Mirador de Ojstrica – Lago Bled

Podríamos añadir una cuarta que es alquilar una barca e ir hasta la isla, aunque a nosotros se nos hizo tarde y tuvimos que dejar la experiencia para el Lago Bohinj.

Consejo: ¿Es posible aparcar gratis en Bled? Cuando llegamos a Bled nos dimos cuenta que en los aparcamientos junto al Lago solo podías estar una hora o dos y además estaban llenos. Sí querías pasar el día completo en el lago las opciones de parking se reducían a varios aparcamientos privados, bastante caros, distribuidos por el pueblo sin que vieramos la posibilidad de aparcar gratuitamente. No obstante, cuando íbamos a uno de esos parkings acabamos por error, o mejor dicho, por suerte en una de las pocas calles con parking gratuito (calles Koritenska cesta y Alpska cesta). Son dos calles residenciales con ninguna indicación específica pero lo cierto que había más parking que en ningún otro sitio de Bled y ello a una distancia razonable del lago.

Radovljica

Tras visitar el Lago Bled y de camino a Libuliana hicimos una parada en Radovlijica cuyo casco histórico medieval guarda un par de calles con mucho encanto, aunque lo cierto es que son solo dos calles ya que el resto del pueblo no tiene mucho más que ver.

Linhartov trg, calle principal de Radovljica

Día 5. Cascada Pericnik, Lago Jasna, Paso de Vršič, Valle del Soca, Cascada Kozjac, Gargantas de Tolmin y Kanal ob Soci.

Empezamos el quinto día, el más completo e intenso del viaje de nuestro road trip por Eslovenia.

Cascada Pericnik

La primera parada del día fue la cascada de Pericnic, la cascada que más nos impresionó en Eslovenia. Era primera hora de la mañana, ni si quiera había nadie que cobrara el parking. En medio de las montañas, tranquilidad absoluta y el ruido del agua de fondo. Desde el aparcamiento a la cascada hay que recorrer unos 10 min por un sendero que atraviesa el bosque. Enseguida llegamos a los pies de la cascada Pericnik, dónde nos sorprende un caudaloso salto de agua de 52 m de altitud.

Una de las peculiaridades de esta cascada es que puedes caminar detrás de la cascada desde donde obtienes unas vistas espectaculares del valle atravesadas por la cortina de agua de la cascada.

Cascada Pericnik - Eslovenia

Cascada Pericnik

Lago Jasna

Continuamos 15-20 min más en coche para acercarnos a las inmediaciones de Kransjka Gora, en la confluencia los ríos Mala Pišnica y Velika Pišnica, dónde se ubica el Lago Jasna. Se trata de un lago artificial que puede presumir de  una de las vistas mas espectaculares del Parque Nacional del Triglav.

Lago Jasna por la mañana

Lago Jasna por la mañana

Parque Nacional del Triglav – Paso de Vršič

Desde el Lago Jasna iniciamos nuestro recorrido por la carretera más alta de Eslovenia que atraviesa la zona más oriental del Parque Nacional del Triglav. Se conoce como la Ruska cesta o carretera de los rusos ya que fue construida en 1915 por más de 10.000 prisioneros de guerra rusos. Su finalidad era abastecer a las tropas austro-húngaras que luchaban contra Italia en la primera guerra mundial.

Parque Nacional del Triglav

Parque Nacional del Triglav

Un total de 24 km y 50 curvas que nos llevarán por paisajes alpinos de postal. El punto más elevado es el Paso Vršič (1.611m), lugar ideal para realizar excursiones hacia los principales picos del parque. Nosotros nos limitamos a disfrutar del paisaje haciendo numerosas paradas durante el camino para disfrutar de las vistas y miradores sobre el Parque.

Aviso: La carretera permanece cerrada la mayor parte de los meses de invierno y primavera.

Río Soca, el río más turquesa de Eslovenia

El río Soca tienes las aguas más bonitas que habíamos visto nunca en un río. Además, desde su nacimiento en el Parque Triglav hasta su desembocadura en el Mar Adriático – ya con el nombre de Isonzo- nos regala imágenes espectaculares. En su tramo más montañoso discurre entre montañas por angostas paredes que en ocasiones apenas tienen 2 metros de amplitud. Cuando se acerca a las Bovec el río se ensancha y forma un bello contraste entre los bosques y praderas verdes y el azul turquesa. En general todo el valle es digno de ver y merece la pena ir haciendo paradas en distintos tramos del río. Nosotros aprovechamos para hacer un picnic junto a la orilla y meter los pies en el agua, que por cierto estaba congeladísima!!!

En esta zona podréis realizar un sin fin de deportes acuáticos como rafting, canoa o rappel. La población de Bovec es uno de los lugares dónde encontraréis más oferta. Nuestra idea inicial era hacer un descenso en kayak por el río Soca pero no dio tiempo así que tendremos que volver para quitarnos la espina.

Cascada Kozjak

Nuestra siguiente parada fue la cascada Kozjak, sin duda una de las más singulares de Eslovenia. Dejamos el coche junto al puente de Napoleón y desde ahí tardamos alrededor de 30 min hasta la cascada. El entorno es muy bonito ya que discurre cerca del río Soca para después adentrarse hacia el bosque siguiendo uno de sus afluentes. La situación de la cascada en un gruta le da un toque mágico. A pesar de ello no pudimos disfrutarla al cien por cien porque estaba llena de gente. Así que si queréis disfrutar de la magia de este lugar tenéis que ir a primera o a última hora del día.

Cascada Kozjak

Cascada Kozjak

Gargantas de Tolmin

Otro de los monumentos naturales que no te puedes perder en Eslovenia son las Gargantas de Tolmin. Habíamos leído que en plena temporada es mejor visitarlas a primera o a última hora del día así que aprovechamos para visitarlas a última hora. La verdad que fue una gran idea ya que encontrarnos este paraje natural prácticamente para nosotros solos fue una gozada.

Las gargantas de Tolmin son el punto más bajo y más al sur del Parque Nacional del Triglav. Se trata de una ruta circular que recorre aproximadamente 2 km alrededor de la confluencia de los ríos Tolminka y el Zadlaščica. Entre los principales atractivos, además de la garganta de Tolmin, encontramos “la cabeza del oso”, una gigantesca roca enclavada entre las parades de la montaña; el Puente del Diablo situado a 60 m sobre el río Tolminka y la Zadlaška jama, conocida como la cueva de Dante ya que sirvió de inspiración al infierno descrito en la Divina Comedia.

Gargantas de Tolmin

Gargantas de Tolmin

Kanal ob Soci

De vuelta a Liubliana y ya oscureciendo hicimos una parada en Kanal ob Soci, un pequeño pueblo junto al río Soca.Por dentro no es gran cosa pero las vistas desde la otra orilla del pueblo son muy bonitas.

Vistas de Kanal ob Soci

Vistas de Kanal ob Soci

Día 6. Iglesia de Jamnik y Lago Bohinj

Sexto y último día en Eslovenia. Sabíamos que al día siguiente nos esperaba una jornada completa en Austria así que nos lo tomamos con calma. Una de las cosas que más nos apetecía era pasar el día en un lago y aprovechando el buen tiempo dedicamos el sexto día a disfrutar el Lago Bohinj.

 Iglesia de Jamnik

Antes de llegar al Lago Bohinj, teníamos una parada pendiente inexcusable, la iglesia de St. Primoz en Jamnik. Este lugar es realmente mágico. Solo el trayecto para llegar vale la pena ya que transcurre a través de valles y poblaciones rurales con encanto. Al llegar nos recibe la imagen de una idílica iglesia que domina sobre una colina el precioso entorno rural que la rodea. Se respiraba tranquilidad en el lugar y es que aquí no llegan los turistas del Lago Bled. La verdad que nos encantó pasear hasta la iglesia, disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad el lugar. Sin duda un lugar imprescindible.

Lago Bohinj

Tras esta primera parada continuamos hacia el Lago Bled aunque esta vez lo dejamos atrás para continuar unos km hasta el Lago Bohinj. Este lago es mucho menos conocido que el Lago Bled pero es más grande y con un entorno más natural. Además, las aguas del lago Bohinj nos parecieron mucho más apetecibles para un baño que las del Lago Bled y sus orillas menos concurridas.

Así que sin pensarlo dos veces buscamos nuestra particular “cala” de lago para nosotros solos y pasamos el día ahí disfrutando las aguas cristalinas, con algún que otro chapuzón y disfrutando de un picnic con vista inmejorables.

Al igual que en Bled, en el lago podréis realizar diversas actividades como alquilar una canoa, kayak o incluso una tabla de padel surf para adentraros en lago. Nosotros alquilamos una canoa durante una hora por 8 €, ideal para tener otra perspectiva del lago aunque la realidad es que se nos da bastante mal esto de remar y la vuelta se nos hizo larga.

Cerca del lago se encuentra la cascada Savica. Su acceso se puede realizar directamente desde el lago, lo cual nos llevará una caminata de aproximadamente  tres horas ida y vuelta, o bien, acercarnos en coche hasta el inicio del sendero hacia la cascada. Reduciremos los tiempos a la mitad pero deberemos abonar el abultado precio del parking (5€).  Además, para ir a a la cascada hay que pagar 3€. La cascada se ve desde una barrera ya que se ha prohibido el baño.

ConsejoA 10 min andando del lago encontraréis un aparcamiento al aire libre por 5€/día. Nos pareció la mejor opción ya que en las zonas con parquímetro no podía dejar el coche más de dos horas.

AvisoNosotros tuvimos la tentación de aparcar en el arcén de la carretera que rodea parte del lago Bohinj ya que muchos coches lo hacían y aparentemente no hay ninguna prohibición alguna. Menos mal que no lo hicimos, cuando pasamos caminando vimos que todos los coches fueron multados!!

¿Más días en Eslovenia?

Hasta que aquí nuestra ruta de 6 días por Eslovenia, tiempo suficiente para visitar algunos de sus prncipales atractivos. Si tenéis más días ¡Estáis de suerte! Aunque Eslovenia es un país pequeño tiene mucho más que ofrecer. Podéis pasar perfectamente 10-12 días en el país y aun más si incluis algunas rutas de senderismo. Os dejamos algunos destinos que estaban en nuestra mente y que descartamos por falta de tiempo (¡no fue fácil elegir!)

  • Valle de Logarska dolina
  • Velika Planina
  • Maribor
  • Cascada Boka
  • Kamnik
  • Smartno
  • Ptuj
  • Koper

Nuestro alojamiento en Eslovenia

Primera experiencia en Guesttoguest, una página de intercambio de casas. Conseguimos un casón para nosotros dos solos en Liubliana en pleno agosto. En esta época del año el alojamiento es bastante caro y el intercambio nos permitió ahorrar bastante dinero. Además, nos vino genial tener un campamento base para no ir cargando las maletas de un lado a otro. Nos facilitó poder preparar los picnics para nuestras rutas por el país y poder desayunar y cenar algunos días en la casa. La verdad que Eslovenia es ideal para realizar este tipo de intercambios, en especial en su capital, ya que por su situación podemos visitar los principales puntos de interés del país en a penas una hora de trayecto. Os contaremos con más detalle nuestra primera experiencia en otro artículo.

Información Práctica

 

Deja un comentario

Close