Excursión por los miradores del Archiduque en Miramar y el puerto de s’Estaca

La excursión por los miradores del Archiduque es una de las mejores rutas de senderismo que se pueden hacer en Mallorca. A lo largo de este recorrido panorámico descubriremos los caminos y miradores que mandó construir el Archiduque Luis Salvador de Austria a través de sus dominios en la Sierra de Tramuntana. La excursión se complementa con la visita al Caló o Puerto de s’Estaca, un idílico puerto natural donde el tiempo parece haberse detenido. También descubriremos uno de los mejores ejemplos del patrimonio hidráulico de la Sierra de Tramuntana, els Pontets de sa Font Coberta, entre otros lugares de interés.

Algunos datos sobre la excursión:

  • Ruta circular. Este artículo tiene como objetivo mostrar los miradores del archiduque y el precioso puerto de s’Estaca. Si queréis la descripción técnica y exacta de la ruta os aconsejo que busquéis en otras páginas especializadas como Wikiloc. La excursión la hicimos a finales de 2018, por lo que el estado de los caminos no está actualizado.
  • Duración aproximada: Si no sois senderistas expertos, la excursión os llevará alrededor de 3h 30min o 4h 30 min, en función de las paradas.
  • Dificultad media.  Algunas subidas pronunciadas y mala señalización en algunos tramos (no es una ruta GR 221). Nada que no podáis salvar estudiando un poco la ruta con antelación.

Sobre el Archiduque Luis Salvador de Austria

Para entender y disfrutar aun más esta ruta me gustaría dar unas pinceladas sobre la vida del Archiduque Luis Salvador de Austria y su relación con Mallorca. Luis Salvador de Habsburgo y Lorena, más conocido como el Archiduque Luis Salvador fue un hombre perteneciente a la corte del imperio austro-húngaro conocido por ser el precursor del turismo en las Baleares, en aquel entonces un paraíso aun inexplorado. Desde su primera visita a la isla en 1867 a bordo de su barco Nixe se enamoró de Mallorca. En aquel entonces viají a la isla de incógnito con el sobrenombre de Conde de Neudorf, pero no tardaría en volver y esta vez para establecer su residencia.

Miramar fue la primera finca en la que se fijo por su relación con Ramón Llull. Aunque a partir de ese momento fue adquiriendo nuevas fincas: Son Marroig, Sa Pedrissa, s’Estaca, Ermita de la Trinidad, Son Moragues, Son Ferrandell, Son Galceran, etc. Prácticamente todas las fincas entre Valldemossa y Deiá, dónde las vistas al Mar Mediterráneo son abrumadoras.

Así fue como formó su pequeño “reino” en Mallorca lejos de las normas y protocolos del imperio austro-húngaro. Sus tierras se dedicaron principalmente al cultivo y algunos de sus productos como los vinos y el aceite  fueron premiados internacionalmente. Pero no solo se encargo de las tierras, si no que reconstruyó su patrimonio histórico como las torres de defensa y promocionó la creación de caminos y miradores a lo largo de las fincas. Algunos datos hablan de la construcción de unos 40 miradores.

El Archiduque dedicó 20 años de su vida a la gran obra Die Balearen in Wort und Bild  y en poco tiempo se convirtió en un referente en la isla, hasta el punto que en 1910 fue proclamado Hijo Ilustre de Mallorca, así como otros títulos honoríficos en distintas instituciones insulares.

Ahora sí, con las pilas cargadas de cultura y con ganas de conocer las tierras de Miramar con los ojos del Archiduque, empezamos la ruta. En este recorrido atravesaremos núcleo de las antiguas posesiones mallorquinas del Archiduque descubriendo algunos de los miradores más espectaculares que mandó construir, así como el idílico puerto de s’Estaca.

Excursión por los miradores del Archiduque Luis Salvador

Dejaremos el coche en el aparcamiento de El Encinar, junto al actual Hotel Continental Valldemossa. Antiguamente era una hospedería propiedad del Archiduque conocido como Ca Mado Pilla. Junto al parking, salvando un pequeño muro, veremos unas escaleras que descienden. Este será el inicio de nuestra ruta.

Tras un breve descenso llegamos al primer mirador que es también uno de nuestros favoritos de la excursión.

Mirador des Pi o niu del Corb

El mirador des Pi recibe su nombre por el pino que ocupa el espacio central de esta impresionante plataforma de observación con vistas hasta Sa Foradada. Desde aquí también es visible la antigua finca de s’Estaca de estilo siciliano y que fue mandada construir por el Archiduque.

Mirador des Pi o Niu del Corb

Mirador des Pi o Niu del Corb

Tras este primer mirador retomamos el sendero que ahora discurre por uno de los tramos más espectaculares bajo la roca. Este tramo no es especialmente peligroso pero conviene caminar con cuidado por su situación.

Siguiendo el sendero llegamos hasta la zona conocida con los Pedrissos de S’entreforc, dónde encontramos un banco de piedra y una fuente de agua.

Nos desviamos brevemente del camino para acercarnos al merendero de piedra situado muy cerca de la capilla dedicada a Ramón Llull.

Capilla del Beato Ramon Llull

Un puente de piedra, camuflado por la naturaleza, nos separa de la capilla del Beato Ramón Llull, hoy en día en estado de ruina debido a un rayo que le cayó a mediados del siglo XX. Esta capilla debió ser una de las construcciones más bellas que mandó construir el Archiduque en sus terrenos. De forma cilíndrica y construida en piedra de Santanyi, albergaba en su interior una estatua de mármol de Ramón Llull, de ahí su nombre. Podremos rodear la capilla y maravillarnos con las vistas panorámicas.

Sa Foradada y las ruinas de la capilla del Beat Ramon Llull

Sa Foradada y las ruinas de la capilla del Beat Ramon Llull

Regresamos de nuevo hacia el sendero. Esta vez pasamos junto a una pequeña cueva conocida como Cova des Serafins y continuamos unos minutos más hasta llegar a otra maravilla del arte de la piedra en seco, los Pontets de la Font Coberta.

Pontets de la Font Coberta

Para salvar un pequeño torrente que baja de las montañas y separa los bancales, el Archiduque mandó construir este magnífico conjunto de 21 puentes de piedra. Sin duda una construcción única en la Sierra de Tramuntana.

Es Pontets de sa Font Coberta

Es Pontets de sa Font Coberta

Continuamos por esta completísima ruta por los miradores del Archiduque rumbo al Monasterio de Miramar. El sendero se convierte en una larga escalera que pasa bajo las Coves de Ponent, unas cuevas cuyo elemento más notable es un relieve de Ramon Llull en una de las paredes. Estas cuevas están bajo el Monasterio de Miramar.

Relieve de Ramon Llull

Relieve de Ramon Llull

Mirador des Guix

Una hora después de iniciar la excursión llegamos al Mirador de Es Guix. Este mirador es también fácilmente accesible desde el Monasterio de Miramar.

Mirador des Guix

Mirador des Guix

Bancal realizado en piedra en seco

Bancal realizado en piedra en seco

Escasos metros más abajo, salvando una rejilla, llegamos al Mirador de Sa Ferradura.

Mirador de Sa Ferradura

Personalmente, este esel mirador que más me gustó de la excursión por las antiguas tierras del Archiduque. Se trata de un pequeño banco con forma de herradura de caballo y vistas totalmente despejadas. Desde ahí podremos maravillarnos con las vistas hacia Sa Foradada y el mar Mediterráneo.

Mirador de sa ferradura

Mirador de sa ferradura

En el margen izquierdo del mirador de Sa Ferradura, nace un sendero que desciende paulatinamente por la montaña. Descenso que continuará hasta llegar al mar.

Mirador de Miradores

Rápidamente llegamos al siguiente mirador, conocido como “mirador de miradores”. Recibe ese nombre porque cuando se construyó se podían divisar el resto de miradores. Hoy en día está bastante deteriorado y la vegetación ha hecho que pierda sentido su nombre.

Continuamos el descenso hasta divisar la siguiente plataforma de observación conocida como el Mirador des Pi Sec. Hay que advertir que en este punto nosotros nos confundimos y enlazamos con el camino de s’Estaca. Nos dimos cuenta porque llegamos al Mirador des Creuer. Nosotros regresamos sobre nuestros pasos para seguir el descenso hacia la zona del Guix. Si no lo veis claro, podéis bajar al Puerto de S’estaca directamente por ese camino.

Mirador des Pi Sec

Al igual que sucede con el anterior mirador, la naturaleza ha tapado las vistas de este mirador.

Mirador des Pi Sec

Lo que queda del Mirador des Pi Sec

Como decíamos, tras un desvío involuntario al mirador des Creuer, conseguimos retomar el descenso hacia la zona des Guix.

Bajando a la zona des Guix

Bajando a la zona des Guix

Flores que nos acompañan a lo largo de todo el camino

Erica Multiflora, flores que nos acompañan a lo largo de todo el camino

Llegando a la costa vemos este merendero oculto entre las rocas que parecer ser que también fue mandando construir por Luis Salvador.

Merendero cerca de la zona de Es Guix

Al fin llegamos al mar. Las transparentes aguas de la zona del Guix fueron las elegidas por el Archiduque para chapuzones veraniegos. Dicen que aun se pueden ver las marcas en la roca de las caseta de madera que instalaba en la costa para los baños del archiduque. Nosotros no las encontramos, aunque tal vez no miramos en la zona correcta.

Es Guix, zona de baño del Archiduque

Es Guix, zona de baño del Archiduque

Desde este punto, la excursión sigue por una pista de tierra bastante cómoda y con poco desnivel. Caminaremos por ella durante 20 min hasta llegar al ídilico puerto de S’Estaca.

Camino hacia el Caló y Puerto de s'Estaca

Camino hacia el Caló y Puerto de s’Estaca

Madre e hijo nos vienen a saludar junto al camino

Madre e hijo nos vienen a saludar junto al camino

Caló o Puerto de s’Estaca

Posiblemente este puerto más coqueto de la costa mallorquina. Es un pequeño núcleo de casitas de pescadores todas ellas de piedra y que rodean una pequeña cala protegida por una gran roca.

Puerto de s'Estaca

Puerto de s’Estaca

S'Estaca

S’Estaca

La roca hace de dique natural para el Puerto de s'Estaca

La roca hace de dique natural para el Puerto de s’Estaca

El pequeño puerto de S’Estaca nos dejó sin palabras. Estuvimos un buen rato ahí disfrutando del lugar y el entorno.

Vistas del puerto de s'Estaca

Vistas del puerto de s’Estaca

Puerto de s'Estaca, el más bonito de la Serra de Tramuntana

Puerto de s’Estaca, el más bonito de la Serra de Tramuntana

Port de s'Estaca

Port de s’Estaca

Port de s'Estaca

Port de s’Estaca

Tras reponer fuerzas en un lugar único como es el Puerto de s’Estaca, toca retomar la ruta e iniciar el camino de vuelta.

El camino vuelta se hace más duro porque todo el recorrido es en ascenso. Desde el Puerto enlazamos con la carretera que seguiremos en ascenso durante unos minutos. Estaremos atentos a nuestra izquierda, ya que pronto veremos el hito que indica el inicio del sendero de tierra conocido como Camino de s’Estaca. Este camino nos llevará en un rápido ascenso hacia el primer tramo del sendero inicial.

Durante el camino de ascenso haremos paradas dos más.

Mirador des Figueral

La primera en el Mirador des Figueral en el que no nos demoramos ya que actualmente se encuentra bastante tapado por los pinos que lo rodean.

Vistas desde el Mirador des Figueral

Mirador des Creuer

Más llamativo resulta el Mirador des Creuer por su forma de torre con cuatro puntas. Las vistas sobre la torre son algo más despejadas con vistas al mar.

Vistas desde el Mirador des Creuer

Finalmente, enlazamos con el camino inicial (ya no recuerdo a que altura) y regresamos hasta llegar al aparcamiento de El Encinar. Así, ponemos punto y final a esta ruta senderista que atraviesa una de las zonas míticas de la Sierra de Tramuntana tras los pasos de un ilustre personaje que se enamoró de Mallorca (como seguimos haciéndolo nosotros a día de hoy).

Mapa con los principales puntos de interés

Si te ha gustado esta excursión, no te pierdas estas otras rutas por Mallorca:

Para acabar, os dejamos algunos enlaces prácticos para preparar la visita a Mallorca:

  Alojamiento en Mallorca

Visitas guiadas y excursiones

Vuelos baratos a Mallorca

Descuento en Airbnb

 

Deja un comentario

Close