• Home
  • /
  • España
  • /
  • Un paseo por Alcanada: el discreto encanto de la bahía de Alcudia

Un paseo por Alcanada: el discreto encanto de la bahía de Alcudia

Alcanada o como decimos en mallorquín Aucanada es una agradable zona costera situada en el extremo norte de la bahía de Alcudia, al noreste de Mallorca. El principal reclamo es la playa de Alcanada, una bonita playa de piedras poco frecuentada por turistas ya que está lejos de las principales zonas hoteleras. Es un lugar ideal para pasear, darse un baño o simplemente sentarse junto al mar bajo la sombra de los arboles.

Uno de los grandes atractivos de Alcanada es su situación privilegiada que nos permite disfrutar por un lado de las fabulosas vistas de la bahía de Alcudia y por otro lado de la pequeña isla de Alcanada y su faro. Además, si camináis un poco, en los alrededores encontraréis diversas zonas de baño totalmente vírgenes y donde es posible practicar nudismo.

Alcanada, Alcudia (Mallorca)

El acceso a Alcanada es bastante sencillo. Si venimos de Palma tendremos que coger la autopista Ma-13 en dirección Alcudia y luego seguir las indicaciones hacia el Puerto de Alcudia. Cuando lleguéis a una rotonda con un caballo metálico en el centro tomaremos la salida en dirección Alcanada (Ma-3460). A partir de ahí solo tendremos que seguir los cárteles hasta Alcanada hasta que acabe la carretera junto al campo de golf de Alcanada y la playa. En las inmediaciones encontramos un gran aparcamiento donde podréis estacionar el coche.

Playa de Alcanada

La playa de Alcanada es principalmente de piedra (y en menor medida arena) y no es extraño encontrar posidonia oceánica en la orilla, algo que compensa con creces sus aguas cristalinas. La playa no tiene vigilancia y carece de servicios. No obstante, hay una pequeña población cercana dónde encontraréis un supermercado y algunos restaurantes.

Playa de Alcanada

Isla y Faro de Alcanada

Uno de los rincones más especiales es la isla de Alcanada. En ella se sitúa el faro de Alcanada, levantado en el año 1861.Este hecho hizo que durante un siglo los fareros habitaran esta pequeña isla. Hace poco descubrimos que los planos originales del faro se encuentran en el Museo de Faros de las Islas Baleares en el histórico faro de Portopi, una visita obligada si queréis descubrir más sobre la historia de los faros de las Islas Baleares.

Si el día acompaña es posible cruzar andando el estrecho hasta la isla sin que os cubra el agua. Eso sí, al ser una zona de piedras es necesario ir con el calzado apropiado.

Isla y faro de Alcanada Toni y Maura - Faro de Alcanada

Desde aquí podemos continuar nuestro paseo bordeando la costa. Este camino lo podéis hacer junto a la costa o por un sendero que discurre junto a la rejilla que limita el campo de golf. Esta segunda opción es la mejor alternativa cuando el calor aprieta con fuerza en julio y agosto.

Vistas del Faro de AlcanadaVistas del Faro de Alcanada

Playa des Secs

Si queremos un poco más de tranquilidad solo tendremos que seguir por el camino que bordea la costa hacia el norte dónde encontraremos varias zonas de baño. La primera de ellas es la playa des Secs, una idílica playa virgen de piedras de canto rodado y aguas cristalinas. Desde el aparcamiento hasta la playa des Secs hay aproximadamente 1 km.

Vistas a la isla de AlcanadaPlaya des SecsPlaya des Secs

Si continuamos un poco más, llegaremos a una estrecha zona de baño ideal para darse un chapuzón cuando el mar esta calmado.

Batería de costa

En poco más de 5 min desde la playa des Secs llegaremos a una batería de costa de principios del siglo XX. A lo largo de la costa mallorquina encontramos numerosos ejemplos de este tipo de baterías. La de Alcanada esta bastante conservada y aun es posible acceder a su interior siempre con precaución al ser una estructura abandonada.

A ambos lados de la batería encontramos zonas de baño pero con abundante piedra. Es muy recomendable llevar calzado apropiado para poder bañarse.

Es Faralló

Tras dejar atrás la batería de costa, llegamos a la zona conocida como Es Faralló. Aquí encontramos varias calas de piedras o grava y aguas cristalianas. La última de ellas se sitúa en la desembocadura de un torrente y encontramos una pequeña caseta. Nuestro paseo llegó hasta la calita que veis en la fotografía de abajo muy cerca del Museo Sa Bassa Blanca (otro lugar pendiente de visitar). Sin embargo, es posible continuar la excursión e incluso llegar a la playa de Es Coll Baix siguiendo esta ruta.

El camino de vuelta lo realizamos por el sendero de interior hasta llegar de nuevo a la playa de Alcanada.

Torre Mayor de Alcanada

Si estáis en la zona podéis aprovechar para visitar la Torre Mayor de Alcanada edificada en el siglo XVI. Constituye la principal torre defensiva de la bahía de Alcudia. Actualmente pasa bastante desapercibida ya que se encuentra muy cerca de una antigua central térmica y hace que pierda un poco su encanto. Aún así vale pena acercarse pues una de las torres defensivas mejor conservadas de la isla.

Hasta aquí nuestra visita a Alcanada, un lugar muy agradable donde pasar el día lejos de las masas de turistas que encontramos en otras zonas de la bahía de Alcudia.

Si os ha gustado, os dejamos con otros rincones para visitar en Mallorca:


Te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar tu viaje a Mallorca:

Página web con información sobre el municipio de Alcudia.

  Alojamiento en Mallorca

Visitas guiadas y excursiones

Vuelos baratos a Mallorca

Descuento de 15 € en Booking

Descuento en Airbnb

  5% de descuento en IATI Seguros

Guías de viaje de Mallorca

 

Deja un comentario

Close