Qué ver en Alarcón

Qué ver en Alarcón, un bello pueblo medieval en Cuenca

Siguiendo el curso del río Jucar, en la provincia de Cuenca, se alza la magnífica silueta de la villa medieval de Alarcón. Esta magnífica población manchega, declarada Conjunto Histórico Artístico, destaca por su imponente castillo y por un magnífico conjunto fortificado compuesto por murallas y torres estrategicamente situadas que la convirtieron en un importante bastión defensivo.

Dentro de sus muros, el conjunto monumental de Alarcón se completa por un bello entramado de calles y casas de piedra donde sobresalen las iglesias de Santa María, de Santo Domingo de Silos y de Santa Trinidad.

Todo ello convierte a Alarcón en uno de los pueblos más bonitos de Castilla la Mancha y una de las visitas imprescindibles en la provincia de Cuenca.

Alarcon

Qué ver en Alarcón

Con menos de 200 habitantes, ya te puedes imaginar que Alarcón es una población que se visita rápidamente. Aun así, merece la pena dedicarle un par de horas para disfrutar con tranquilidad de su casco histórico.

Iglesia de Santa Trinidad

Empezamos el recorrido por Alarcón junto a la iglesia de Santa Trinidad. A la primitiva iglesia construida en el siglo XIII se le fueron realizando añadidos y ampliaciones en los siglos posteriores, especialmente en los siglos XVI y XVII dando como resultado el templo que vemos hoy en día. Esta iglesia destaca principalmente por su torre companario y su portada principal. Esta última fue añadida a principios siglo XVI y es de estilo gótico plateresco.

El arco que se abre bajo su torre, conocido como “Arco de la Villa”, nos da paso al casco histórico de la población.

Iglesia parroquial de Santa María

Seguimos por las tranquilas calles de Alarcón, concretamente en dirección a la calle Dr. Tortosa donde nos espera otro magnífico ejemplo del gótico plateresco. Se trata de la iglesia parroquial de Santa María

Iglesia de Santa Maria, Alarcón

Portada de la iglesia de Santa María

Castillo de Alarcón

El castillo de Alarcón, hoy Parador Nacional, fue construido sobre una antigua fortaleza musulmana en el siglo XII. Siglos después el Infante Don Juan Manuel y el Marqués de Villena fueron los principales promotores de las reformas y ampliaciones del castillo. De todo el conjunto, lo que más llama la atención es su poderosa Torre del Homenaje, posiblemente construidas entre los siglos XV y XVI. Aunque el castillo se utiliza como hospedaje, se puede acceder gratuitamente al patio interior del castillo.

Castillo de Alarcón

Cerca del castillo, podemos acercarnos al Mirador de La Peña con vistas a la hoz y el embalse.

Murallas, puertas y torres

Además del castillo, Alarcón contaba con un sistema defensivo compuesto por murallas y torres que se conectaban con el mismo y completaba la protección natural que ofrecía la hoz del Júcar. Actualmente, se conservan la práctica totalidad de los muros por lo que podemos decir que Alarcón es un pueblo amurallado. Además del lienzo de muralla, Alarcón conserva varias de sus puertas originales como la Puerta del Bodegón, la Puerta del Calabozo o la Puerta de Chinchilla.

Una de las cosas que más nos gustó de la visita a Alarcón fue disfrutar de las vistas del conjunto monumental y del embalse desde la imponente Torre de Armas, situada en el margen derecho de la carretera que da acceso a la villa.

Sobre el embalse se alza la torre de los Alarconcillos, una fortificación construida en el siglo XIV y que servía de defensa avanzada de Alarcón.

Iglesia de Santo Domingo de Silos

Tras este desvío para ver las principales fortificaciones, regresamos de nuevo al centro histórico. El recorrido por Alarcón nos lleva ahora por la calle Capitán Julio Poveda. Las distancias dentro del pueblo son realmente pequeñas así que en unos minutos ya estamos frente a la iglesia de Santo Domingo de Silos. Esta iglesia de una sola nave fue originalmente construida en estilo románico. A lo largo de la historia fue sufriendo modificaicones y transformaciones por lo que aglutina diversos estilos arquitectónicos que podemos observar en su exterior.

La iglesia perdió su función religiosa y actualmente se utiliza como auditorio y sala de exposiciones.

Iglesia de Santo Domingo de Silos

Pinturas Murales de Jesús Mateo en la Iglesia de San Juan Bautista

Si seguimos el paseo por la calle Extramuros, que nos ofrece buenas vistas sobre los alrededores, llegaremos rápidamente a otro templo, la iglesia de San Juan Bautista, que esconde una de las cosas más sorprendentes que puedes ver en este pueblo. Nos referimos a las Pinturas Murales de Alarcón, un conjunto de pinturas realizadas en el interior de la iglesia en 1994. Las pinturas fueron declaradas de Interés Artístico Mundial por la UNESCO siendo actualmente uno de los principales atractivos de la población.

Tenemos que confesar que nosotros no llegamos a tiempo para visitar esta sorprendente obra contemporánea, pero si visitáis Alarcón creemos que es una visita cuanto menos original.

Pinturas iglesia San Juan Bautista, Alarcón

Imagen sacada de www.turismocastillalamancha.es/

Plaza del Infante Don Juan Manuel

La principal plaza de Alarcón está dedicada al Infante Don Juan Manuel. No nos pareció extremadamente bonita. Más allá la iglesia de San Juan Bautista, el edificio más reseñable, es el del Ayuntamiento.

Plaza del Infante Don Juan Manuel

Plaza del Infante Don Juan Manuel

Sendero de Las Moreras

Hasta aquí las visitas que no puedes perder en Alarcón. Ahora bien, si tienes algo más de tiempo,  no puedes dejar pasar la oportunidad de recorrer el sendero de Las Moreras, también conocido como el sendero de la Hoz de Alarcón. A través de este recorrido circular de dificultad moderada podremos rodear el conjunto monumental de Alarcón y obtener una visión completa del entorno que rodea esta villa medieval.

Podemos iniciar la excursión junto al parking de autobuses. Allí encontraréis un panel informativo de la ruta PR-CU71 “Sendero Hoz de Alarcón”.

El camino nos llevará fuera del recinto amurallado saliendo por la Puerta de Chinchilla y continuará en descenso hasta alcanzar el río Júcar a la altura del Puente del Picazo, de origen árabe. Aquí podremos optar por cruzar el puente y rodear la hoz por la parte alta o dar unos pasos más atrás y tomar el sendero que bordea la población junto al río.

Ambas opciones conducen en última instancia al Puente de Tébar que enlaza con el camino que nos llevará de regreso a la población. También es posible alargar la ruta para visitar la torre de los Alarconcillos.

Ahora bien, cabe mencionar que la primera opción es algo más dura ya que implica más distancia y sobre todo una fuerte subida desde el puente del Picazo. El lado positivo es que nos permitirá tener una visión amplia de la hoz, conocer el entorno rural que rodea Alarcón, así como ver de cerca la Torre del Cañavate, del siglo XIV.

Puente del Picazo, Alarcón

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas estos otros pueblos bonitos de España:

Información práctica

La oficina de turismo de Alarcón está situada en el número 6 de la calle Posadas, junto a la Plaza Marqués de Villena. El horario de apertura es de martes a sábado de 10:00h a 13:00h y domingo de 10:00h a 13:00h.

Si quieres hacer noche en este tranquilo pueblo de Cuenca, en el siguiente enlace encontrarás la mejor oferta de alojamiento en Alarcón y alrededores.

 

 

 

Deja un comentario