Ronda en un día. Qué ver

Ronda en un día. Qué ver, itinerario y mapa para visitar Ronda

Si hay un lugar que no te puedes perder en la provincia de Málaga ese es Ronda. Aunque solo pasamos un día, os aseguramos que Ronda es uno de esos lugares de visita imprescindible en España y que os enamorará tanto por su belleza monumental y pasajística como por su gastronomía.

El nombre de la ciudad deriva de su origen islámico “Runda” que fue una de las de las cinco Coras de Al-Andalus, además de ser una de las últimas ciudades del Reino de Granada hasta su conquista en 1485. Parte de nuestra visita la dedicaremos a descubrir el legado musulmán de Ronda con lugares como la Mina, los baños árabes o las murallas.

Tras la conquista, el “siglo de oro” de Ronda fue el siglo XVIII, momento en que se construyen algunos de los monumentos más emblemáticos de Ronda como el Puente Nuevo o la Plaza de Toros. Sin embargo, fueron los siglos XIX y XX los que dieron rienda a suelta a esa imagen romántica de Ronda gracias a la llegada de escritores y personajes ilustres como Ernest Hemingway u Orson Welles.

En este artículo hemos preparado una guía práctica para visitar Ronda en un día, incluyendo nuestro itinerario por la monumental ciudad malagueña. Aunque intentamos aprovechar al máximo nuestro paso por Ronda, tenemos que reconocer que fue difícil concentrar todos los lugares bonitos que hay ver en Ronda en una solo día. Aun así pudimos descubrir algunos de sus rincones más emblemáticos, degustar su gastronomía y deleitarnos con las magnificas vistas al Puente Nuevo desde sus numerosos miradores.

Nuestra visita a Ronda fue parte de un escapada donde aprovechamos para ver el Torcal de Antequera y recorrer las impresionantes pasarelas del Caminito del Rey. Aunque mucha gente suele visitar Ronda como excursión de un día desde la ciudad de Málaga.

Itinerario para ver Ronda en un día

Comenzamos nuestra intensa jornada cogiendo fuerzas con un desayuno en la churrería Dana, cerca de la Avenida de Málaga. Desde ahí, iniciamos un largo paseo por una de las calles más animadas de Ronda, la Carrera Espinel. Es una vía peatonal con mucho ambiente y repleta de restaurantes, bares y tiendas. A esta calle regresamos en más de una ocasión para comer.

A medio camino, hacemos un alto para ver la plaza del Socorro presidida por la Parroquia de Nuestra Señora del Socorro. No enredamos mucho ya que estaban remodelando la plaza, así que continuamos con el paseo.

Plaza de Toros

La Carrera Espinel desemboca en la Calle Virgen de la Paz junto a la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Esta monumental plaza fue inaugurada en 1785 siendo una de las plazas de toros más antiguas de España. En su interior alberga un museo dedicada a la tauromaquia. Si queréis saber más sobre la insitutción y la visita podéis entrar en la web oficial.

  • Entrada general: 8 €. Con audioguía 9,50€
  • Horarios: Abierto todo el año de 10:00 a 18:00 (en verano se alarga el horario de visita).

  Es posible entrar gratuitamente a la plaza en los siguientes días y horarios:

  • Lunes  de 8:00h a 10:00h
  • Martes de 9:00h a 10:00h
  • Miércoles de 9:00h a 10:00h

Plaza de la Merced, Alameda del Tajo y paseo por los acantilados.

Desde la Plaza de Toros, ponemos rumbo a la Plaza de la Merced presidida por la iglesia de Nuestra Señora de la Merced. Hacemos un alta para contemplar este templo construido en el siglo XVI aunque no tardamos mucho en adentrarnos en la Alameda del Tajo, uno de las parques más importantes de Ronda. Damos un agradable paseo por esta arboleda del siglo XIX, de visita obligada en verano, que desemboca en el denominado Paseo de los Ingleses situado sobre los acantilados. Seguiremos ahora el paseo en dirección al Tajo de Ronda y el Puente Nuevo entre miradores y balcones de vértigo sobre los acantilados que nos permiten disfrutar impresionantes vistas de la serranía de Ronda hasta llegar prácticamente al Puente Nuevo.

Rápidamente llegamos de nuevo a la Plaza de Toros desde donde cruzamos a un pequeño parque para llegar hasta el mirador de los románticos. Se trata de un balcón sobre el acantilado junto a una elegante templete. Sin duda un lugar mágico si no fuera por un abultado grupo de turistas asiáticos que ocupó todo el balcón.

Puente Nuevo, el símbolo de Ronda

Bordeando los acantilados llegaremos inevitablemente al Puente Nuevo, una impresionante obra arquitectónica de casi 100m de altura que constituye el icono por excelencia de Ronda y una visita ineludible. Lo que tal vez no sabes es que el Puente Nuevo fue el segundo intento de unir los dos lados del Tajo de Ronda. El primer intento tuvo lugar 1735 bajo el reinado de Felipe V, un puente que acabó derrumbándose 6 años después. Pocos años después del trágico desenlace del primer puente, se empezaron las obras del Puente Nuevo que finalizaron en 1793.  42 años de trabajos que dieron como resultado uno de los monumentos más impresionantes de la geografía española.

El Puente Nuevo permitió unir definitivamente el barrio nuevo con el barrio antiguo de la ciudad, posibilitando la expansión urbanística de la ciudad.

Aunque el puente es visible desde varios puntos. Para nosotros hay dos lugares para ver el Puente Nuevo que no os podéis perder. El primero es la vista del puente desde los Jardines de Cuenca. El segundo, el mirador cercano a la Plaza de María Auxiliadora desde el que obtiene la clásica imagen del puente nuevo con la cascada que forma el río bajo su arco. Más abajo os contamos más detalles sobre este mirador.

Nada más cruzar el puente, a la izquierda, no podéis pasar por el alto el Mirador de Aldehuela. Desde sus balcones, las vistas de la garganta del Guadalevín y las casas blancas colgando sobre el precipicio son fabulosas.

Tajo de Ronda

Seguimos unos metros por la calle Armiñán para desviaremos rápidamente a nuestra izquierda para descender por la calle Cuesta de Santo Domingo. Nuestro objetivo es visitar la Casa y Jardines del Rey Moro que alberga uno de los tesoros de Ronda: la Mina.

Casa y jardines del Rey Moro. La Mina

Aunque hay opiniones dispares, a nosotros nos gustó mucho la visita y por eso lo incluimos como una de las cosas que no puedes perderte en Ronda. La visita a la Casa del Rey Moro incluye la entrada a la casa de estilo neomudéjar de principios del siglo XX, la visita al jardín diseñado por Jean Nicolas Forestier en 1912 y, lo mejor de todo, poder ver la antigua Mina de Agua de época musulmana. Este conjunto fue declarado Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural.

Casa y jardines del Rey Moro

Durante nuestra visita la casa estaba bajo restauración por lo que vimos el jardín y la mina. Del jardín destacar la combinación de elementos de estilo árabe como los azulejos de colores y fuentes con un pequeño jardín de estilo francés. Además cuenta con diversas terrazas con magníficas vistas sobre el Tajo de Ronda.

Aunque lo que hizo realmente interesante la visita fue bajar por la antigua mina de agua musulmana hasta el lecho del río Guadalevín. Esta obra de ingeniería realizada por los musulmanes en el siglo XIV y servía como principal fuente de agua de la ciudad con ayuda de una gigantesca noria. Cuentan las crónicas, que la mina tuvo una fuerte relación con el devenir histórico de Ronda, pues fue el lugar por donde los cristianos atacaron con el fin de acabar con el abastecimiento de agua de la ciudad. Ello provocaría poco tiempo después la rendición de la ciudad.

Bajar a las profundidades del desfiladero para ver las imponentes paredes de piedra desde abajo junto a las aguas turquesas del río Guadalevín, valen por sí solo el precio de la entrada (aunque para gustos colores).

Tras maravillarnos con esta estructura increíble y de una visión única del desfiladero, regresamos a la casa del rey moro. Eso si, no os liberaréis de subir 200 escalones!!

  • Horario: 10:00 – 20:00 (de lunes a domingo)
  • Entrada: 6 €

Reiniciamos el descenso por la cuesta de Santo Domingo y en pocos metros nos topamos a nuestra derecha con el Palacio del Marqués de Salvatierra. Nos detenemos a contemplar la fantástica fachada barroca de este palacete perteneciente a una de las familias más ricas de Ronda tras la reconquista.

Puente Viejo

Nuestro camino nos lleva inevitablemente a otro lugar de interés: el Puente Viejo. Como es lógico, el grandioso Puente Nuevo ha dejado eclipsados otros puentes de Ronda como el Puente Viejo o el Puente árabe, pero no por ello debemos pasarlos por alto.El Puente Viejo fue construido a principios del siglo XVII sobre un antiguo puente árabe.

Curiosamente el Puente Viejo se llamaba originalmente “Puente la Nueva” nombre que tuvo que ceder tras la edificación de su hermano mayor.

Cruzamos el Puente Viejo con rumbo a los Jardines de Cuenca, no sin antes acercamos a ver de cerca la fachada de la iglesia de Nuestro Jesús de Nazareno y la histórica fuente de los ocho caños.

Barrio del Padre Jesús, Ronda

Jardines de Cuenca o de la Mina

Al otro lado del río, colgando de los acantilados, se encuentran los Jardines de Cuenca o de la Mina. Su principal atractivo son las bonitas vistas que se pueden disfrutar desde cualquiera de sus terrazas. Como os decíamos más arriba, son especialmente bonitas las vistas hacia el Puente Nuevo. Os aconsejamos que vayáis por la mañana cuando el sol ilumina de lleno el puente.

Jardines de Cuenca, Ronda

Puente árabe

Regresamos de nuevo sobre nuestros pasos, cruzamos el Puente Viejo y ponemos rumbo a los Baños Árabes. En las inmediaciones de los baños nos acercamos a un modesto puente que constituía uno de los primitivos accesos a Ronda en la época musulmana. Aunque el puente no tiene especial atractivo arquitectónico, vale la pena acercarse aunque sea solo para obtener las mismas vistas que aquellos que quisieron reconquistarla siete siglos atrás.

Puente árabe de Ronda

Baños árabes de Ronda

Junto al puente árabe se extienden los restos de los fastuosos baños árabes de Ronda. Dicen que son los mejores conservados de Europa. No sabemos si es verdad o no, lo que si os aseguramos que son uno de los más bonitos que hemos visto en España hasta la fecha junto con los baños de El Bañuelo en Granada.

Los baños árabes de Ronda se construyeron entre el siglo XIII-XIV y constaban de tres salas diferenciadas para baños de agua fría, caliente y templada. Llama la atención el magnífico estado de conservación de los baños que conservan incluso el sistema hidráulico que utilizaban.

Durante la visita podremos ver en una de las salas un interesantísimo vídeo sobre la historia de los baños y Ronda.

  • Horario: 10:00 – 18:00 (de lunes a viernes) y  de 10:00 a 15:00 (sábado, domingo y festivos).
  • Entrada: 3,5 €.

Baños árabes de Ronda

Puerta de Carlos V, Puerta de la Cijara y murallas islámicas

Tras la visita a los baños árabes, nos adentramos de nuevo hacia el casco antiguo cruzando primero la Puerta de Carlos V, añadida en el siglo XVI y luego la Puerta de la Cijara, que conformaba una de las entradas a la Ronda musulmana. El lienzo de murallas es también es de origen árabe, siendo este tramo uno de los mejores conservados de la ciudad.

Nos encantó la experiencia de poder recorrer este tramo de las murallas y disfrutar de las magnificas vistas del entorno.

Murallas árabes de RondaMurallas islámicas, una de las cosas que ver en Ronda

Iglesia del Espíritu Santo y Puerta de Almocábar

Dejamos atrás las murallas y continuamos nuestro recorrido por las calles Goleta y Armiñan. Ahora toca separamos un poco del núcleo de la ciudad hasta la Calle Espiritu Santo que recibe el nombre de una robusta iglesia del siglo XV, construida sobre antigua mezquita musulmana. Muy cerca de ahí, se halla la Puerta de Almocábar, la puerta más monumental de Ronda y que daba acceso al primer recinto amurallado de la ciudad. Se erigió por los árabes en el siglo XIII y fue modificada en tiempos del emperador Carlos V.

Iglesia del Espíritu SantoPuerta de Almocábar

Tras este pequeño desvío, volvemos sobre nuestros pasos y retomamos la calle Armiñan hasta llegar a la Plaza Abul Keba.

Alminar de San Sebastián

En esta plaza se encuentra otro vestigio de la Ronda musulmana, el alminar de San Sebastián. Se trata de una pequeña torre data del siglo XIV que formaba parte de una de las mezquitas de Ronda. El alminar era el lugar desde dónde el muecín llamaba a los fieles a la oración. Tras la reconquista cristiana, el alminar se adaptó como torre de la ya desperecida iglesia de San Sebastián. De esta época data el pequeño campanario que hay en la parte alta de la torre.

Alminar de San Sebastian

Plaza Duquesa de Parcent

Nuestro itinerario por Ronda continúa ahora por la Plaza Duquesa de Parcent. En esta amplia plaza se concentran algunos de los edificios más interesantes del centro histórico de Ronda. El principal de todos es la iglesia de Santa María la Mayor, la más bonita de Ronda. La iglesia se empezó a construir tras la conquista sobre la mezquita mayor de la ciudad pero sus obras no terminaron hasta finales del siglo XVII. Gracias al extenso periodo de construcción, la iglesia combina diferentes elementos de diferentes estilos arquitectónicos como el gótico, renacentista o barroco.

Iglesia de Santa Maria la Mayor, RondaInterior iglesia de Santa Maria la MayorFrente a la iglesia, se extiende el Ayuntamiento de Ronda, construido sobre un antiguo cuartel militar a mediados del siglo XVIII. Destacan el conjunto de arcadas que decoran las dos plantas superiores. En la puerta principal se pueden ver los escudos de Ronda y de Cuenca, ciudades hermanadas.

Ayuntamiento de Ronda

Al oeste de la plaza, hallamos el Convento de la Caridad y el Convento de Clarisas de Santa Isabel de los Angeles. Al sur, completando el conjunto monumental, se encuentra la iglesia de Maria Auxiliadora que se construyó sobre los restos del antiguo alcazaba.

Palacio de Mondragón

Desde la Plaza de la Duquesa de Parcent, tomamos la calle Manuel Montero que nos lleva directos a la siguiente visita: el Palacio de Mondragón. Este coqueto palacio alberga el museo de la ciudad. un interesante museo que nos muestra la historia del municipio desde la prehistoria. Mención aparte merece el edificio que combina a la perfección el estilo mudéjar y renacentista. Personalmente, a nosotros nos encantó el patio y los jardines de reminiscencia islámica con preciosas vistas a los acantilados.

Interior del Palacio de Mondragón

  • Horarios: 10:00 – 18:00 (Lunes a Viernes) | 10:00 – 15:00 (Sábado, domingo y festivos)
  • Entrada general: 3,50 €.

Nota: entrada gratuita los martes a partir de las 15:00 para los ciudadanos de la UE.

Mirador del Puente Nuevo

Para acabar nuestro itinerario rondeño dejamos la guinda del pastel para el final. Desde la Plaza de María Auxiliadora un camino desciende montaña abajo hasta llegar al Mirador del Puente Nuevo. En realidad no es un mirador propiamente dicho y si hay que poner algunos “peros” es que no está muy bien señalizado ni tiene protección alguna. De hecho, nos sorprendió que no hubiera algún tipo de barandilla con la cantidad de gente que viene a ver este lugar. Aun así, no te puedes perder este lugar por las inmejorables vistas sobre el Puente Nuevo y la cascada que forma el río Guadalevín. Una estampa inolvidable.

Qué ver en Ronda en un día

Con estas vistas dimos por acabado nuestro itinerario de un día por Ronda. Si tenéis algo más de tiempo podéis añadir la visita a la Casa don Bosco y al Museo Lara.

Esperamos que os haya gustado tanto como a nosotros y hayamos despertado vuestro interés por conocer una de las ciudades más bellas de España.

Mapa con los lugares qué visitar en Ronda

Aquí os dejamos con un mapa con los principales lugares visitados en esta ruta:

Actividades y visitas guiadas en Ronda

Por último, te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar tu visita a Ronda:

Deja un comentario

Close