Ruta por Las Merindades, Burgos

Ruta de 5 días por Las Merindades, que ver en el norte de Burgos

Hoy os traemos un interesante ruta en coche por el norte de España. En esta ocasión, realizamos un recorrido de 5 días por el norte de la provincia de Burgos para explorar la comarca de Las Merindades.

Las Merindades son un territorio montañoso de Burgos situado cerca de la cordillera cantábrica. Es una zona bastante verde a pesar de ser Castilla, con numerosos valles, desfiladeros y montañas donde predomina la piedra caliza con formaciones rocosas únicas. Entre los atractivos naturales destacan el Monumento Natural de Ojo Guareña, aunque no es el único reclamo de esta zona. Estas tierras burgalesas están bañadas por numerosos ríos (sobre los que destaca el Ebro) y arroyos lo que, junto a la orografía del terreno, contribuye a que se formen numerosos saltos de agua y desfiladeros que suponen un fantástico reclamo turístico en la zona.

A nivel histórico, cabe mencionar que en Las Merindades fue donde surgió la primitiva Castilla y se escribieron los primeros textos en castellano. Tras la repoblación de esta zona en el siglo VIII, eremitas, campesinos cántabros y vascones fueron los primeros en establecerse. No fue hasta el siglo X, cuando se originaron propiamente Las Merindades. En aquel entonces la región fue dividida en siete Merindades, cada una de ellas administrada por un Merino que en nombre del rey gobernaba cada territorio.

Desde el punto de vista patrimonial, llama la atención el importante legado románico representado por bellas iglesias y ermitas distribuidas por las diferentes Merindades, las torres y castillos, así como varios pueblos con encanto como Frías, Oña, Puentedey o Medina de Pomar. Un interesante conjunto monumental que pone la guinda a este bello paisaje rural.

Si queréis descubrir más sobre uno de los rincones más interesantes para realizar turismo rural en España ¡Seguid leyendo!

Ruta por Las Merindades, Burgos

Preparativos del viaje

La mejor forma de explorar la comarca de Las Merindades es en coche. Desde Mallorca, los aeropuertos más cercanos son los de Santander y Bilbao. Nosotros nos decantamos por volar a Bilbao y desde ahí alquilar un coche. Alquilamos un todoterreno con la compañía OK Mobility. Era la primera vez que alquilabamos con esta compañía mallorquina y la verdad es que quedamos muy contentos tanto con el servicio como con el vehículo que nos dieron, además de tener uno de los precios más competitivos de la zona.

La comarca de Las Merindades abarca un extenso territorio por lo que es recomendable planificar bien la ruta si se quieren conocer los principales lugares de interés en 4 o 5 días. Lógicamente, no es posible visitar todos los rincones de la comarca en cinco jornadas, pero intentamos que la ruta fuera lo más completo posible y con un equilibrio entre naturaleza y visitas a pueblos u otros monumentos.

Ruta por Las Merindades, que ver

Antes de empezar con el itinerario y visitas de cada uno de los días, os dejamos un mapa de la ruta con los lugares visitados durante el road trip por Las Merindades.

Día 1. Ruta por Las Merindades

1. Cascada de Peñaladros

Llegamos a Las Merindades desde Vizcaya y nuestra puerta de entrada es el Valle de Mena. A lo largo de esta primera jornada atravesamos la comarca hacia el sur hasta la localidad de Oña donde hacíamos noche. Por el camino aprovechamos para realizar varias paradas siendo la primera a la Cascada de Peñaladros.

Situada en la parte más oriental del valle, este bonito salto de agua está alimentado por las aguas del río San Miguel. En época de lluvias es una de las cascadas más bellas y espectaculares de la provincia de Burgos. Desafortunadamente, la sequía de los últimos meses no nos permitió disfrutar de la cascada en su máximo esplendor, pero solo por ver el entorno merece la pena acercarse.

Cascada de Peñaladros

Si visitáis la zona tras intensas lluvias o en época de deshielo, puede ser una buena opción incluir en el recorrido la Cascada de San Miguel y el Salto del Nervión, en el Monumento Natural de Monte Santiago. Con sus más de 220 m de altura, el Salto del Nervión es la cascada más alta del país y un fenómeno natural digno de ver.

2. Ermita de San Pantaleón de Losa

Continuamos en ruta por el Valle de Losa, aquí se encuentra una de las joyas del románico burgalés, la ermita de San Pantaleón de Losa. Está situada sobre una montaña conocida como “Peña Colorada” cuya forma nos recuerda a la proa de un barco. La ermita románica del siglo XIII destaca no solo por su ubicación sino por su particular decoración y las leyendas que la relacionan con el Santo Grial.

El simbolismo está presente en todos sus rincones destacando especialmente la portada con una estatua que algunos atribuyen a Sansón y un rayo en el lado opuesto. Si nos fijamos aun más veremos una figuras humanas embutidas en la piedra conocidos como “emparedados”. Vale la pena deternerse a contemplar cada uno de los detalles de este magnífico templo.

3. Cascada del Peñón

Seguimos hacia el sur. Ahora adentrándonos en el Valle del Jerea que comparte nombre con el río que recorre estos parajes camino al Ebro. Una parada obligada es la población de Pedrosa de Tobalina cuyo mayor atractivo es un salto de agua formado por el río Jerea conocido como la Cascada del Peñón. En época de lluvias la cascada alcanza los 100 m de ancho regalando un magnífico espectaculo visual.

Durante nuestra visita, y en general en la época estival, la cascada solo tiene uno o dos saltos de agua lo que resta espectacularidad al conjunto.

Cascada de Pedrosa de Tobalina

4. Frías

Pasado el mediodía llegamos a la localidad de Frías. Esta población de aires medievales se encuentra en el entorno del Parque Natural de los Montes Obarenses y puede presumir de ser la población con el título de ciudad más pequeña de España.

Para llegar hasta Frías desde el norte debemos pasar antes junto a su puente medieval. Este magnífico puente salva el río Ebro y antiguamente controlaba las rutas comerciales que unían la meseta y el cantábrico.

Ya en Frías, a primera vista nos llama la atención su situación sobre un peñasco rocoso conocido como La Muela. La silueta de la villa está dominada por un esbelto castillo construido entre los siglos XIII y XVI.

Un paseo por las calles de Frías nos permitirá explorar un bonito conjunto histórico que ha sabido conservar la esencia medieval y arquitectura popular.

Más allá del castillo y del puente, podemos visitar algunos de estos lugares de interés:

  • Iglesia de San Vicente. Sus orígenes se remontan al siglo XIII pero la imagen actual responde a la renovación realizada a principios del siglo XX tras el hundimiento de la torre. Como dato curioso, la nueva torre se financió con la venta del antiguo pórtico románico al museo de Nueva York.

  • Casas colgadas de Frías. Situadas al borde del acantilado, constituyen uno de los símbolos de la localidad fredense. Algunas se elevan hasta 5 alturas. Inevitable no acordafrse de las casas colgadas de Cuenca.

  • Murallas. La pequeña urbe medieval conserva varios lienzos de la muralla medieval del siglo XIII y conserva dos de las tres puertas originales (Puerta de la Medina y Puerta del Póstigo).

5. Ermita de Nuestra Señora de la Hoz

En esta primera jornada del viaje por Las Merindades aun tuvimos tiempo para dos últimas visitas. A escasos kilómetros de Frías, en la cercana localidad de Tobera, encontramos uno de los rincones con más encanto de Las Merindades. No referimos a la ermita de Nuestra Señora de la Hoz, también conocida como ermita de Santa María de la Hoz. Este pequeño templo de origen románico fue levantado en el siglo XIII bajo las paredes del desfiladero. Junto a la iglesia se ubica el antiguo puente medieval que cruza el río Molinar y el humilladero del Cristo de los Remedios (siglo XVII). El conjunto nos regala una bella estampa.

Ermita de Santa María de la Hoz

6. Cascadas de Tobera y Paseo del Molinar

Desde la ermita se inicia un interesante recorrido semiciruclar de poco más de un kilómetro junto al río Molinar. Este paseo nos permitirá descubrir dos maravillosas cascadas ubicadas en el cercano pueblo de Tobera. Aquí el río Molinar salva el fuerte desnivel camino hacia el río Ebro con varios saltos de agua de excepcional belleza.

El paseo está bien señalizado y no presenta apenas dificultad. Además han habilitado algunos miradores que nos permiten disfrutar del paisaje formado por el desfiladero del Molinar.

Tras un intenso día hacemos noche en la localidad de Oña, en el Hostal Rural “El Rincón del Convento”. Aprovechamos para cenar en el restaurante del hostal que ofrecían una variada y rica selección de pinchos.

Día 2. Ruta por Las Merindades

7. Oña

Paseo del río Oca

Iniciamos la segunda jornada por Las Merindades en la localidad de Oña. Empezamos el día con una caminata matutina que sale del mismo pueblo de Oña conocida como el Paseo del Oca. Se trata de una ruta sencilla, de unos 2,5km de distancia ida y vuelta, que discurre por un bonito tramo del desfiladero del río Oca que se abre paso entre las montañas hasta alcanzar el río Ebro unos kilómetros más al norte.

A lo largo de este sendero, que comparte camino con la antigua linea ferroviaria del Santander- Mediterráneo, podremos contemplar el espectacular paisaje del desfiladero, en esta época con los colores otoñales, debiendo cruzar varios puentes que hacen la ruta más interesante.

Desfiladero del río Oca Paseo del Oca, Oña

Tras unos 45 minutos de paseo, regresamos a la villa de Oña. Antes de visitiar el monasterio, principal atractivo turística del pueblo, nos da tiempo a dar una vuelta por el pequeño casco histórico y los jardines benedictinos.

Casco histórico de Oña

La localidad de Oña nace en el siglo XI al abrigo de la abadía de San Salvador. El próspero devenir del monasterio hizo que el pueblo floreciera a la par. Prueba de ello son algunas de las casas blasonadas que se reparten por el casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural, o la propia plaza del Ayuntamiento donde se encuentra la iglesia de San Juan Bautista, levantada entre los siglos XII al XVI. La calle del Pan y del Agua o la calle Barruso son algunas de las calles que no puedes perderte en tu paseo por la localidad.

Casco histórico de Oña

Jardines Benedictinos

Otro de los lugares que ver en Oña son los antiguos Jardines Benedictinos. Los monjes benedictinos podían disfrutar de agradables paseos por los huertas y jardines del monasterio de San Salvador de Oña. Dentro de los jardines destaca la conocida como “Ría de Oña” un conjunto de estanques construidos a principios del siglo XVI. Merece la pena dar un paseo junto a los estanques desde donde además disfrutamos de una bella panorámica de la población y el conjunto abacial.

Jardines benedictinos, Oña

Monasterio de San Salvador de Oña

Finalmente, nos dirigimos al monasterio de San Salvador de Oña, principal monumento que visitar en Oña. Se trata de un complejo monástico de grandes dimensiones fundado a principios del siglo XI. Estuvo ocupado por una comunidad de monjes benedictinos hasta el siglo XIX y durante los primeros siglos fue uno de los principales centros religiosos del reino de Castilla con más de 300 iglesias y 200 villas bajo su dominio.

En el exterior destaca el gran tamaño y robustez del edificio así como la gran escalinata custodiada por la estatua de Fray Pedro Ponce de León, monje benedictino de Oña que creó el lenguaje de signos. El acceso al interior se realiza por el pórtico monumental decorado con esculturas del siglo XIV que representan a los reyes y condes sepultados en el interior.

 Monasterio de San Salvador de Oña

Entre los principales atractivos del conjunto abacial destacamos:

  • La iglesia parroquial de San Salvador con sus magníficos retablos, el órgano barroco de 1768 o la sillería del coro realizada en el siglo XV.
  • El panteón Real y Condal, situado junto al altar principal, una obra única de estilo gótico mudéjar donde se hallan los restos de algunos reyes de Castilla y Navarra como Sancho II el Fuerte, Sancho III El Mayor o los del conde Sancho Garcia, fundador del monasterio.
  • El Claustro de los Caballeros, de estilo gótico flamígero. Destaca el sepulcro de D. Pedro Gonzalez, obispo de Osma, hecho en alabastro y que data de 1534.

Claustor de los Caballeros, monasterio de Oña

El precio general de la entrada es de 3€. No obstante, si vuestra visita coincide en martes como fue nuestro caso, el acesso de 10:30 a 12:00 es gratuito. El horario habitual es de 10:30 a 13:30 y de 16:00 a 18:30. Los lunes permanece cerrado.

Para realizar la visita os facilitan una audioguía, imprescindible para comprender mejor la importancia histórica del monasterio y los tesoros que alberga.

8. Ermita de San Pedro de Tejada

Dejamos atrás Oña y ponemos rumbo hacia a la Merindad de Valdivielso que ocupa un tranquilo valle atravesado por el río Ebro.

Nuestra primera parada aquí es otra de las joyas del románico burgalés, la ermita de San Pedro de Tejada. Se trata de uno de los monumentos románicos más importantes no solo de Burgos sino de la península ibérica, entre otras cosas, por la prolífera escultura que decora el templo de gran riqueza iconográfica. Se representan animales, vegetales, canteros, eclesiásticos y hasta incluso escenas eróticas.

También llama la atención el esbelto campanario y la altura del templo en relación a su tamaño.

Nota importante: para visitar esta ermita hay que llamar con dos días de antelación al siguiente número de teléfono: 947 303 200.

Ermita de San Pedro de Tejada

9. El Almiñé

La siguiente visita en la Merindad de Valdivielso nos lleva a la localidad de El Almiñé. Aquí se encuentra otro templo del siglo XII, la iglesia de San Nicolás, construida a semejanza de San Pedro de Tejada.

Cabe anotar que desde El Almiñé se inicia una intersante ruta de senderismo que discurre por la antigua calzada medieval que unía Las Merindades con Santander. Esta calzada era conocida como la ruta del pescado porque por aquí llegaba el pescado del cantábrico al interior. Una buena opción si se dispone de algo más de tiempo en la zona.

10. Torre de los Velasco e Iglesia de San Miguel Arcángel

Acabamos nuestro paseo por el románico de la merindad de Valdivielso en Valdenoceda. Aquí destacan las visitas a la Torre de los Velasco, una torre medieval de estilo gótico edificada entre los siglos XIV y XV, y a la iglesia de San Miguel Arcángel, construida en el siglo XII, también de estilo románico.

Merindad de Valdivielso, Las Merindades

11. Desfiladero de los Hocinos

Tras reponer fuerzas con un poco de morcilla de Burgos y pinchos varios en el Bar Tipi, en Puente Arenas, continuamos la jornada con una pequeña excursión por el desfiladero de los Hocinos, la entrada natural desde el norte al valle de Valdivielso. Esta ruta discurre a orillas del río Ebro atravesando las verticales paredes del desfiladero de los Hocinos hasta llegar a una zona de pasarelas que le dan toque especial a la excursión.

La duración de la excursión hasta alcanzar las pasarelas es de 1h 30 minutos ida y vuelta. No presenta grandes desniveles ni dificultad ya que el camino discurre junto a la orilla del río.

Pasarelas desfiladero de los Hocinos. Merindad de ValdivielsoDesfiladero de los Hocinos

12. Bisjueces

Llegamos a la recta final del día y con ello las dos últimas visitas. En primer lugar, nos acercamos hasta la pequeña población de Bisjueces donde pasamos tres noches en el hotel rural Torre de Bisjueces. Tras el check in aprovechamos para ver el pórtico de la iglesia de San Juan Bautista, llamativa construcción en la que sobresalen las estatuas de los primeros jueces de la institución castellana.

Iglesia de Bisjueces

13. Medina de Pomar

Para acabar el segundo día por Las Merindades, ponemos rumbo a Medina de Pomar, una de las poblaciones más grandes e importantes de la comarca.

No te puedes perder el imponente Alcázar de los Condestables o Castillo de los Velasco. En su interior alberga el Museo de las Merindades, un museo etnográfico que nos permite profundizar un poco más sobre la historia y cultura de esta región burgalesa.

En el centro histórico destaca la Plaza Mayor, la Parroquia de Santa Cruz, las murallas y puertas que rodean el casco antiguo, así como la judería. Ya en las afueras también se puede visitar el Monasterio de Santa Clara.

Medina de Pomar

Día 3. Ruta por Las Merindades

14. Monasterio de Santa María del Rioseco

Llegamos al epicentro del viaje. Iniciamos esta jornada en el Valle de Manzanedo siendo la primera visita las ruinas del Monasterio de Santa María del Rioseco. Se trata de un antiguo monasterio cisterciense levantado en el siglo XIII y abandonado tras la Desamortización de Medinzábal.

La entrada al recinto es gratuita y a lo largo del recorrido encontramos diversos paneles informativos que nos permiten hacernos una idea de la magnitud e importancia del conjunto en su época de esplendor. Entre las estancias que se pueden visitar destacan la iglesia, la sala capitular, la cilla o el claustro. También podremos dar un paseo por los jardines del monasterio.

Sin duda un lugar mágico al que merece la pena acercarse si visitas Las Merindades.

Monasterio de Santa María de Rioseco

15. Mirador de Vallejo

Un buen lugar para ver el paraje natural del Valle de Manzanedo es el Mirador de Vallejo. Se encuentra a un km de distancia de la localidad de Cidad de Ebro y desde el mismo podemos contemplar una buena panorámica del río Ebro a su paso por el valle.

Mirador de Vallejo, Las Merindades

16. San Miguel de Cornezuelo

El Valle de Manzanedo es uno de los parajes con más encanto de Las Merindades. Además del bonito entorno que lo rodea, destacan diversas poblaciones con pequeñas iglesias. Uno de los mejores ejemplos es el conjunto rural de San Miguel de Cornezuelo que además cuenta con una interesante iglesia románica.

17. Crespos

La siguiente parada es la bucólica población de Crespos. Un pueblo de cuento donde el tiempo parece haberse detenido. El caserío está muy bien cuidado y además conserva una de las iglesias románicas más bellas del Valle de Manzanedo.

Iglesia románica de Crespos

18. Mirador del Cañón del Ebro

Dejamos atrás el Valle de Manzanedo siguiendo la estela del río Ebro. La carretera nos lleva a conocer el puente medieval de Villanueva-Rampalay y a continuación la localidad de Pesquera del Ebro que también conserva un notable puente del siglo XVII. A tan solo 1,5km de Pesquera del Ebro encontramos uno de los mejores lugares para observar el paisaje que el río Ebro ha ido moldeando a los largos años. Hablamos del Mirador del Cañón del Ebro, un balcón privilegiado en pleno Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro. Desde este enclave podemos disfrutar de vistas sobrecogedoras sobre el Cañón del Ebro (no apto para los que sufrán de vértigo) con la frondosa vegetación que lo rodea.

Sin duda, uno de los lugares más impresionantes que ver en Las Merindades.

19. Orbaneja del Castillo

Nos salimos momentáneamente de la comarca de Las Merindades para visitar la cercana población de Orbaneja del Castillo. El desvío está más que justificado ya que Orbaneja del Castillo es uno de los pueblos más bonitos de Burgos y posiblemente de España.

Hay varios alicientes para visitar esta población. Desde su espectacular situación enclavada en una hoz del cañón del río Ebro hasta la impresionante cascada que atraviesa la localidad. El pueblo, declarado Conjunto Histórico, también merece un paseo. Una empinada escalinata nos conduce hasta la plaza Mayor la cual está atravesada por el arroyo que nace en la Cueva del Agua, situada en lo alto de la población y que a su vez divide Orbaneja en dos partes, la Puebla, en el margen izquierdo y la Villa, en el margen derecho.

Orbaneja del Castillo

Si contáis con algo de tiempo merece la pena realizar una caminata o ruta de senderismo por las alrededores para poder contemplar la belleza del entorno que rodea Orbaneja.

20. Puentedey

Regresamos a la comarca de Las Merindades y ponemos rumbo hacia la última visita del día. Nuestra ruta nos lleva hasta la localidad de Puentedey, ubicada junto al río Nela. Puentedey se puede traducir como puente de Dios, como referencia al puente natural sobre el que se levanta esta bella población burgalesa. El puente fue excavado por el río Nela tras miles de años de erosión en su camino hacia el Ebro. El resultado es un espectacular monumento natural que seguro que no te dejará indiferente.

Sobre el puente natural se alza el conjunto histórico de Puentedey donde destaca la casa-palacio de los Brizuela y la iglesia de San Pelayo (siglos XI-XII). También se merece la pena acercarse hasta el mirador, junto al cementerio de la localidad, para obtener una vista panorámica del conjunto.

Desde hace poco, Puentedey ha sido incluido en el listado de los pueblos más bonitos de España. Otro motivo más para visitar esta singular población de Las Merindades.

Puentedey

En época de lluvias también recomendamos incluir la visita a la cascada de la Mea, muy cerca de Puentedey. Si os gusta caminar también podéis realizar la excursión a la cascada de Las Pisas, otra de las cascadas de que no puedes perderte en Las Merindades.

Día 4. Ruta por Las Merindades

21. Espinosa de los Monteros

La cuarta jornada de nuestra ruta en coche por Las Merindades empieza en Espinosa de los Monteros. Se trata del segundo pueblo con más monumentos históricos catalogados de la provincia de Burgos solo por detrás de la capital.

El apellido de los “Monteros” hace alusión a los Monteros de Cámara, un cuerpo de la guardia real cuya función era custodiar la alcoba de los reyes. Sus integrantes debían ser naturales de Espinosa. El vínculo con la realeza otorgó a la localidad ciertos privilegios que fomentaron su desarollo. De ahí que encontremos un gran número de casonas y palacios repartidos por el casco histórico.

La villa, declarada conjunto histórico artístico, cuenta con un patrimonio excepcional que podemos conocer a través de una interesante ruta heráldica. Entre los lugares y monumentos de interés destacan:

  • Iglesia de Santa Cecilia. Principal templo de la localidad. Data del siglo XVI y es de estilo gótico-renacentista.
  • Plaza de Sancho García. Centro neurálgico de Espinosa donde encontramos un buen ejemplo de la arquitectura popular montañesa constituida por edificios con solana (balcones cerrados con galerias acristaladas).
  • Palacios y casonas de Espinosa. Los que más nos gustaron fueron el Palacio de Chiloeches con su imponente escudo de armas, el Palacio de los Fernandez Villa; la Torre de los Azulejos, una casa fuerte con detalles renacentistas; y la Torre de los Monteros, elegante casa fuerte de los siglos XIV y XV.
  • Torre de los Velasco. Imponente torre defensiva del siglo XV que no puedes dejar de visitar.

22. Monumento natural de Ojo Guareña

La siguiente visita del día nos lleva a conocer uno de los lugares más emblemáticos y conocidos de Las Merindades: el Monumento Natural de Ojo Guareña. Nos encontramos ante un impresionante conjunto de cuevas kársticas formado por más de 110 km de galerías que fueron excavadas por la acción del río Guareña durante miles de años.

Ojo Guareña está entre los seis complejos kársticos más grandes del mundo y es el mayor de la península ibérica. A su vez, la iglesia de San Tirso y San Bernabé es una de las imágenes más reconocidos de este paraje natural, con pinturas al fresco de principios del siglo XVIII, 1705, representan la vida, obra y milagros de San Tirso.

Para conocer este espacio natural existen dos tipos de visitas. La visita a la Cueva Palomera que recorre 1,5km de las galerías y la visita turística que consiste en una visita guiada que incluye un recorrido de unos 400 m de galerías con las explicaciónes del guía, un pequeño documental y la visita a la ermita San Tirso y San Bernabé. Nosotros nos decantamos por esta última opción. El precio es de 4,50€ por persona y es recomendable comprar la entrada con antelación para asegurar disponibilidad el día de la visita.

Monumento Natural de Ojo GuareñaInterior de la ermita de San Bernabé

Al finalizar la visita, podéis descender dando un paseo hasta el “Ojo”, el lugar desde donde las aguas del río Guareña se adentran en la montaña.

23. Excursión a la Cascada de Salceda

Hacemos una pausa para comer y tras reponer fuerzas decidimos pasar el resto del día entre naturaleza realizando una excursión hasta la Cascada de Salceda. Esta ruta senderista circular de unos 8,5km parte de la localidad de Quisicedo y se adentra en el valle de Sotoscueva hasta alcanzar un salto de agua escalonado de unos 30 m de altura.

Estuvimos totalmente solos disfrutando de este rincón mágico de Las Merindades. La experiencia nos encantó y nos pareció un plan muy recomendable si estais en la zona.

Día 5. Ruta por Las Merindades

24. Valles pasiegos del norte Burgos

Llegamos a la quinta y última jornada del viaje que también lo dedicamos a la parte más septentrional de la comarca.

Iniciamos el día en los valles pasiegos situados en el norte de Burgos que comparten historia con los valles pasiegos de Cantabria. Los pasiegos era un pueblo transhumante que ocupaba los valles cantábricos y del norte de Burgos y que vivía del pastoreo y del comercio de los productos que del mismo obtenían. Estos valles son los más verdes de Las Merindades y están salpicados de las típicas cabañas pasiegas.

En Espinosa de los Monteros encontraréis varias tiendas donde comprar quesos y también dulces típicos de esta zona como los sobaos pasiegos o las quesadas.

Valles pasiegos burgaleses

25. Cascada de Guarguero

En el corazón de los valles pasiegos burgaleses se encuentra la Cascada de Guarguero. Se trata de un salto de agua formado por el río Trueba en un entorno natural idílico. Como nos pasó con otras cascadas del viaje el nivel del agua era bastante bajo pero en otras épocas del año debe ser espectacular.

Cascada de Guarguero

Por último, si contáis con algo más de tiempo, es recomendable hacer una pequeña incursión a Cantabria ya que las carreteras de montaña de esta zona nos regalan unas vistas espectaculares. Nosotros nos acercamos hasta el Mirador de Vega del Pas, un buen punto para disfrutar de este paisaje sin alejaros mucho de Las Merindades.

26. Valle de Mena

Regresamos por la misma carretera rural dirección al Valle de Mena, también en la parte septentrional de la comarca de Las Merindades y limítrofe con Cantabria.

Santuario de Cantonad

Accedemos al valle desde Espinosa por lo que la primera visita no puede ser otra que al Santuario de Cantonad, dedicado a la patrona del Valle de Mena, la virgen de Cantonad. El Santuario es un buen punto para observar una panorámica de este verde valle burgalés.

Santuario de Cantonad

Torre de Los Velasco

Declarada Bien de Interés Cultural, esta torre defensiva del siglo XIV es otra muestra más de la importancia de la familia de los Velasco en Las Merindades. Es la que mejor se conserva del valle, aunque solo puede verse desde la carretera.

Iglesia de Santa Maria de Siones

Otro punto de interés en el Valle de Mena lo encontramos en el pequeño caserío de Siones. Aquí se alza la iglesia de Santa María de Siones, edificio románico del siglo XII que formaba parte de una abadía hoy desaparecida. Lo que más nos llamó la atención son las numerosas figuras que decoran el ábside con motivos diversos que en muchas ocasiones tienen un carácter burlón. Una decoración bastante peculiar e insólita.

Iglesia de San Lorenzo

Una de las iglesias románicas más interesantes del Valle de Mena es la iglesia de San Lorenzo. Lo que más llama la atención de esta iglesia es su ábside monumental con numerosas columnas. También destacan las esculturas que decoran la puerta con numerosas alusiones a peregrinos ya que antiguamente el Valle de Mena fue uno de los caminos alternativos por donde transcurría el Camino de Santiago.

Nacimiento del río Cadagua

Tras algunas visitas culturales, tocaba algo de naturaleza, así que nos acercamos hasta la población de Cadagua. Desde la iglesia de San Andrés, se inicia un pequeño paseo hasta el Nacimiento del Río Cadagua, único río de Castilla y León que desemboca en el cantábrico.

Nacimiento del río Cadagua

Como nuestro avión de regreso salía esa misma tarde, iniciamos el camino de vuelta hasta Bilbao. Antes de partir, hicimos una visita al castillo de Butrón, un castillo mágico del que os hablaremos en otra ocasión.

Alojamiento en Las Merindades

Para la ruta realizada elegimos dos alojamientos. Uno situado en Oña y otro en la pequeña localidad de Bisjueces, entre Villarcayo y Medina de Pomar. Ambos alojamientos fueron un completo acierto así que no podemos más que recomendarlos:

Dado que las distancias no son excesivamente largas, es preferible elegir uno o dos alojamientos para toda la ruta.

¿Qué comer en Las Merindades?

La comarca burgalesa tiene una variada y rica gastronomía. Durante cinco días tuvimos ocasión de probar varios de sus platos típicos y de hacernos con algun souvenir en forma de comida.

Las carnes de vacuno, los guisos, los productos de matanza como la famosa morcilla de Burgos, la miel de brezo, el queso fresco de Burgos, los sobaos pasiegos (en Espinosa), son solo algunos ejemplos de los productos que puedes encontrarte. También son conocidas las patatas del valle de Losa o las lechugas en Medina de Pomar.

Si vais en temporada baja y entre semana debéis tener en cuenta que muchos sitios se encuentran cerrados o que la oferta de pinchos es más escasa de lo habitual. Nosotros acabamos repitiendo algunos sitios ya que la oferta era algo escasa.

Deja un comentario