SUSCRIBETE

  • Home
  • /
  • España
  • /
  • Valldemossa, qué ver en el pueblo más bonito de la Sierra de Tramuntana

Valldemossa, qué ver en el pueblo más bonito de la Sierra de Tramuntana

A penas 17km separan Palma del encantador pueblo de Valldemossa. El camino hacia Valldemossa nos sumergirá en la Sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, para descubrir un pueblo con aires medievales en un precioso valle rodeado de montañas. Sus calles empedradas y su rico patrimonio cultural, hacen de Valldemossa una visita imprscindible en Mallorca y que, como mallorquines, no podemos dejar de recomendar.

De entre todo los pueblos de la Tramuntana, Valldemossa es el pueblo más visitado y renombrado. Pero, ¿Por qué es tan conocido Valldemossa? A lo largo de la Tramuntana existen pueblos de similar belleza como Deia, Bañalbufar (que descubrimos a través de la ruta de los miradores) o Fornalutx situado en el valle de Sóller y que ha sido catalogado como uno de los más bonitos de España.

Para nosotros hay diversas razones que hacen destacar Valldemossa sobre el resto, más allá de su cercanía a la capital. Por un lado, la indiscutible belleza del lugar. Cuando nos acercamos a Valldemossa y se nos aparece la imagen del pueblo resulta inevitable que nos entren  ganas de pararnos a contemplar la belleza del lugar. Un valle rodea el pueblo de casas de piedra sobre las que destaca la silueta de la Real Cartuja, la iglesia de san Bartomeu y el Palacio del Rey Sancho.

Vistas de Valldemossa

Vistas de Valldemossa

Pero, además, Valldemossa cuenta con un rico pasado histórico que acrecienta aun más belleza y que la convierte en un lugar realmente especial. De la historia de Valldemossa, me gustaría destacar tres momentos para entender la importancia de este pequeña localidad. En primer lugar, a principios del siglo XIV cuando Jaime II, primer monarca del Reino de Mallorca, mandó edificar un palacio para su hijo Sancho. Posteriormente, en el año 1399, este mismo palacio sería cedido a la Orden de los Cartujos por el rey Martín I de Aragón, “el Humano” quienes transformaron el palacio y fundaron la Real Cartuja. En 1835, tras la desamortización de Amendizabal la Cartuja paso a manos privadas y funcionó también como hospedería.

Valldemossa es uno de los pueblos más bonitos de Mallorca

Valldemossa es uno de los pueblos más bonitos de Mallorca

Otro hecho histórico importante es que Valldemossa vio nacer en 1531 a  Santa Catalina Thomas, única Santa mallorquina y muy querida en la isla. Fue canonizada a principios del siglo XX. Si vamos a la calle Rectoria podremos ver una capilla dedicada a la santa en la que fue su humilde casa natal.

Por último y, posiblemente, uno de los principales reclamos en la actualidad mencionar que Valldemossa fue el destino elegido por el compositor Frédéric Chopin y su amante, la escritora francesa George Sand, para pasar el invierno de 1838. Estuvieron alojados en una celda de la Real Cartuja de Valldemossa y disfrutaron del pueblo y su entorno al igual que hacemos nosotros hoy en día. Allí Chopin compuso algunas de sus obras.

En palabras de Chopin, Valldemossa es el “más hermoso lugar del mundo” y en cierta medida no le faltaban razones para pensar eso. De hecho, son muchos los personajes ilustres que sucumbieron a la belleza de este pequeño rincón de la Sierra Tramuntana y residieron en Valldemossa. Desde el Archiduque Luis Salvador de Austria hasta el cineasta Michael Douglas pasando por personajes como Gaspar Melchor de Jovellanos y escritores de la talla de Rubén Darío, Unamuno o Azorín.

Para nosotros, el encanto de Valldemossa es único. Prueba de ello es que la portada del “El Discreto Encanto de Viajar” está inspirada en estas vistas:

Mirador cerca de la plaza de Ruben Dario

Mirador cerca de la plaza de Ruben Dario

¿Cómo llegar a Valldemossa desde Palma?

La manera más cómoda de llegar a Valldemossa es en vehículo particular, sobretodo si queremos ampliar nuestro recorrido hasta el Puerto de Valldemossa u otros lugares de interés cercanos. En este sentido, la mayor parte del aparcamiento en el pueblo es de pago, especialmente las zonas cercanas al centro histórico. En temporada alta os recomendamos ser madrugadores o decantaros por el transporte público 🙂

Para los que no dispongáis de vehículo o queráis contaminar un poco menos nuestra Sierra también es posible llegar en transporte público. Para ello deberemos tomar el autobus deela línea 210 de la empresa Transports de les Illes Balears que hace paradas en distintos puntos de la Playa de Palma, Can Pastilla y Palma (Estación Intermodal). En este enlace podréis consulta los horarios, tarifas vigentes y todas las paradas. Aproximadamente pasan cada hora.

Si queréis visitar Deia o Sóller también deberéis subiros al autocar que recorre la línea 210.

Valldemossa entre la niebla de la mañana

Valldemossa entre la niebla de la mañana

¿Qué ver en Valldemossa?

El pueblo de Valldemossa se puede visitar fácilmente en un día, incluyendo una visita al puerto o alguna pequeña ruta de senderismo. A continuación os dejamos con los lugares que no te puedes perder en Valldemossa.

Real cartuja de Valldemossa

Probablemente iniciaremos nuestra visita a Valldemossa por la transitada Via Blanquerna. Al final de la misma, a nuestra derecha, encontramos la Plaza de la Cartuja que debe su nombre al monumento más importante de Valldemsosa, la Real Cartuja de Valldemossa o Cartoixa de Valldemossa, en mallorquín. Se trata de un enorme conjunto monumental dónde destaca la iglesia, con frescos del cuñado de Goya, una antigua farmacia, diversas estancias y colecciones de arte así como una colección del Archiduque Luis Salvador. En el exterior destaca su campanario decorado con cerámica de color verde.

  • Precio: 9,50 € (incluye la visita al Palacio del Rey Sancho). Si adquirís las entradas online os harán un descuento.
  • Horario: ver aquí
  • Página web
Interior de la Cartuja o "Cartoixa" de Valldemossa

Interior de la Cartuja o “Cartoixa” de Valldemossa

Antigua farmacia de la Cartuja de Valldemossa

Antigua farmacia de la Cartuja de Valldemossa

Museo Frédéric Chopin y George Sand

Dentro de la propia Cartuja encontramos la celda número cuatro que alberga el museo de Frederic Chopin. La visita no está incluida en la entrada de la cartuja. En la entrada de la celda podréis adquirir los tickets. La celda nº4 fue el lugar donde se alojaron en 1838 George Sand y Frederic Chopin. El objeto más interesante es el piano original de Chopin que se trajo de Paris y que posteriormente vendería a una familia mallorquina.

La celda nº4 alberga el museo de Chopin.

La celda nº4 alberga el museo de Chopin.

Jardines del Rey Juan Carlos

Tras la visita al interior de la Cartuja y los museos podemos acercarnos a los Jardines del Rey Juan Carlos, dónde antiguamente se encontraba el patio del claustro. Es un rincón muy coqueto dónde podremos disfrutar de una bella imagen del colorido campanario de la Cartuja. Repartidos por los jardines encontraremos, además, los bustos que nos recuerdan algunos de sus más célebres residentes; el busto del archiduque Luís Salvador de Austria, el medallón del literato Rubén Darío, el busto del pintor modernista Santiago Rusiñol, el busto dedicado al universal compositor romántico Frédérick Chopin, siendo este último una donación de la escultora polaca Sofía Wolska al pueblo de Valldemossa.

Vistas de la Cartuja desde los jardines del Rey Juan Carlos. Busto de Frederic Chopin.

Vistas de la Cartuja desde los jardines del Rey Juan Carlos. Busto de Frederic Chopin.

Palacio del Rey Sancho

Si volvemos a la plaza de la Cartuja podremos realizar la última visita “cartusiana” y descubrir el Palacio del Rey Sancho. Si bien el acceso al palacio lo encontramos en la Plaza de la Cartuja aunque para ver su fachada tendremos que acercarnos por la Calle de Jovellanos y concretamente en la pequeña plaza de Ruben Dario. Posiblemente el palacio del Rey Sancho se edificó sobre un alcázar de un antiguo señor árabe Mussa que habitaba el valle y que por cierto dio nombre  ala localidad “Valldemossa” o valle de Mussa. El interior del palacio nos recuerda a una casa señorial mallorquina con alguna sala más palaciega. Aunque parte del mobiliario no es el original lo cierto es que a decoración está bien ambientada y vale la pena visitarlo.

Fachada del Palacio del Rey Sancho

Fachada del Palacio del Rey Sancho

También destaca el patio y la pequeña sala de conciertos, en las que si os coincide en horarios podréis disfrutar de un pequeño concierto de piano, incluido en la entrada.

Una de las salas del Palacio del Rey Sancho

Una de las salas del Palacio del Rey Sancho

Campanario de la Cartuja desde el Palacio del Rey Sancho

Campanario de la Cartuja desde el Palacio del Rey Sancho

La entrada a la Real Cartuja de Valldemossa incluye la visita al Palacio del Rey Sancho.

Mirador de Miranda des Lledoners

Desde la calle Jovellanos, cruzando una bonita puerta de piedra, accederemos al mirador de Miranda des Lledoners dónde podremos disfrutar de unas de las mejores vistas panorámicas de Valldemossa sobre la zona “baja” del pueblo. En este lugar hay dos pequeños restaurantes con terraza para comer o tomar algo frente a unas vistas inmejorables.

Iglesia de San Bartomeu

Bajando por la calle de la constitución, en la popular plaza de Santa Catalina Thomas, también conocida como plaza de la iglesia, se alza la iglesia de San Bartomeu. Su construcción se remonta a los primeors años tras la reconquista y alrededor de la misma se originó la población de Valldemossa. Podemos decir que la parte baja del pueblo es la zona más antigua. La iglesia original gótica sufrío diversos cambios a lo largo de los siglos siendo el más destacable la construcción del campanario neogótico a principios del siglo XX.

Casa natal de Santa Catalina Thomas.

Santa Catalina Thomas es muy querida por los mallorquines y especialmente por los valldemossinos, ya que fue Valldemossa el lugar de nacimiento de la única Santa de la isla. En la calle Rectoria encontraréis la casa natal transformada en una pequeña capilla dedicada a la Santa. Además, a lo largo del pueblo seguro que os llamará la atención un elemento omnipresente en todas las puertas de Valldemossa.  Se trata de las baldosas pintadas con escenas de la vida de Santa Catalina Thomàs, que nos recuerda la devoción del pueblo hacia la Santa.

Casa natal de Santa Catalina Thomas

Casa natal de Santa Catalina Thomas

Detalle de una baldosa dedicada a Santa Maria Thomas en Valldemossa

Detalle de una baldosa dedicada a Santa Maria Thomas

Calles de Valldemossa

Si hay algo que hace especial Valldemossa son sus calles empedradas repletas de plantas. Lo ideal es dejarse llevar por sus calles y dejarse sorprender a cada esquina, seguro que no os defraudará. Algunas de nuestras calles favoritas, además de la famosa calle de la Rectoria, son la calle de Buger, la calle de Nicolau Calafat, el callejón de la Amargura o la calle del Rey Sancho.

Costa Nord

Para los amantes de lo contemporaneo os gustará saber que Valldemossa alberga Costa Nord – un centro cultural contemporáneo fundado por el actor de Hollywood Michael Douglas, cuya finca S’Estaca se encuentra en la carretera que conecta Valldemossa con Sóller, cerca de Deià.

Probar la famosa coca de patata

No es una visita pero sin duda es una de esas cosas que no puedes dejar de hacer en Valldemossa. Probar la famosa coca de patata junto con un chocolate caliente es un placer impagable especialmente en esos días de invierno. Desde muy pequeño siempre hemos ido a la pastelería Ca’n Molinas, la más antigua del pueblo, dónde además de probar la auténtica coca de patata de Valldemossa podréis disfrutar de su coqueto patio interior con naranjos.

Una alternativa a la coca de patata es el gató de almendra otra delicatessen típica de la isla.

Excursiones cerca de Valldemossa

Tal y como os contábamos, uno de los grandes atractivos de Valldemossa es su entorno. Su posición estratégica en el corazón de un valle en la Sierra de Tramuntana convierte la población en punto de partida perfecto para realizar diversas rutas de senderismo. Según el nivel y tiempo disponible os proponemos diferentes rutas:

Estos son algunos ejemplos pero en general a lo largo de toda la Tramuntana se pueden realizar infinidad de rutas. Si tuvierais que elegir una de las anteriores (y disponéis de tiempo) Nuestra favorita es la del Camino del Archiduque por sus vistas panorámicas pero necesitaréis al menos 4 o 5h para completar la ruta circular.

Valldemossa

Puerto de Valldemossa

¿Sabías que Valldemossa cuenta un pequeño puerto? Visitar el puerto de Valldemossa puede ser la guinda al pastel en nuestra visita a esta localidad. Para llegar al puerto deberemos continuar por la carretera que viene de Palma dejando a nuestra derecha el desvío hacia a Deia. Pocos minutos después encontraremos otro desvío a nuestra derecha con las indicaciones. La carretera es algo estrecha pero las vistas del mar Mediterráneo y el puerto abajo son inmejorables.

Puerto de Valldemossa

Puerto de Valldemossa

Allí, si el tiempo lo permite os podréis dar un pequeño chapuzón o simplemente disfrutar del mar y la tranquilidad del lugar (al menos en temporada baja).

Nosotros aprovechamos para comer una paella negra con vistas al mar en el restaurante Es Port. Luego pudimos disfrutar de un atardecer inolvidable a orillas del mar. En esta época del año el sol se pone tras las montañas pero en verano podremos disfrutar de la puesta de sol en el mar.

Puerto de Valldemossa

Puerto de Valldemossa

Atardecer inolvidable en el Puerto de Valldemossa

Atardecer inolvidable en el Puerto de Valldemossa

Información práctica

Te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar tu visita a Valldemossa:

Página oficial de turismo de Valldemossa

  Alojamiento en Mallorca

Visitas guiadas y excursiones

Vuelos baratos a Mallorca

Descuento de 15 € en Booking

Descuento en Airbnb

  5% de descuento en IATI Seguros

Guías de viaje de Mallorca

Deja un comentario

Close