Visitar el Monasterio de Piedra, Zaragoza

Visita al Monasterio de Piedra: un oasis en la provincia de Zaragoza

Con el artículo de hoy viajamos hasta la pequeña localidad de Nuévalos en la provincia de Zaragoza. El objetivo es visitar el Monasterio de Piedra que bien puede ser calificado como uno de los conjuntos naturales e históricos más bonitos de España.

A pesar de que cuando pensamos en Zaragoza nos viene a la mente un paisaje más árido, en este lugar encontraremos un verdadero oasis lleno de cascadas, grutas y saltos de agua gracias a la transformación del paisaje del río Piedra. Además, podremos visitar las ruinas de un monasterio cisterciense del siglo XII.

El conjunto ha sido declarado Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. Sin duda, es uno de los lugares más interesantes que se pueden ver en la provincia de Zaragoza.

En este artículo, te contamos algunos datos prácticos y como fue nuestra visita a este maravilloso enclave.

Cascada Trinidad, Monasterio de Piedra

Cascada Trinidad

Datos prácticos

Antes de mostraros este rincón tan interesante de nuestra geografía, os dejamos con algunos datos prácticos para preparar la visita al Monasterio de Piedra.

  • Duración: Aproximadamente 2h y media
  • Horario*:
    • Parque: 9:00h a 21:30h.
    • Monasterio: 10:00h a 20:00h.

*Aconsejamos revisar el horario en la web oficial ya que hay días y épocas del año en las que puede variar.

Nuestro consejo es acudir a primera o a última hora de la tarde para evitar aglomeraciones. El Monasterio de Piedra es un sitio turístico y conocido por lo que para sacarle el máximo partido a la visita y sacar fotos tranquilamente os sugerimos evitar las horas centrales del día.

  • Precio:
    • Entrada general: 16€
    • Consejo: si compras las entradas online un 10% de descuento
  • Página web oficial del Monasterio de Piedra
  • Mapa para visita el parque

Mapa Monasterio de Piedra

Ruta por el parque del Monasterio de Piedra y sus cascadas

La visita se divide entre un recorrido por el jardín histórico con sus numerosas cascadas y la visita a los restos del monasterio. Si llegáis pronto os aconsejamos empezar por las cascadas.

La visita al parque del Monasterio de Piedra es muy sencilla y fácil de seguir. Lo primero que hay que saber es que hay un itinerario recomendado por lo que si seguimos circuito no nos perderemos ninguna cascada.

Para que os hagáis una idea de la inmensidad de este paraje natural, a lo largo del recorrido descubriremos hasta 20 cascadas, varias grutas y estanques. Un paseo muy agradable por distintos senderos todo ello bajo la sombra de árboles centenarios.

Tras cruzar el vergel de Juan Federico Muntadas iniciamos el recorrido por las cascadas del parque. La primera de ellas es conocida como los Baños de Diana.

Baño de Diana, Monasterio de Piedra

Baño de Diana

Seguimos el itinerario recomendando y pasamos junto al Lago de los Patos, la pequeña cascada Trinidad y las grutas de la Pantera, de la Bacante y del Artista hasta llegar a la cascada La Caprichosa. La cascada La Caprichosa es una de las primeras cascadas de gran tamaño que verás si sigues el recorrido marcado y en la que sin duda pararás para admirarla y sacar alguna que otra foto. Para nosotros es una de las cascadas más bellas del parque.

Cascada la Caprichosa, Monasterio de Piedra

Cascada La Caprichosa

Seguimos el paseo por la zona conocida como Los Vadillos rodeado de un pequeño bosque de ribera.

Los Vadillos, Monasterio de Piedra

Los Vadillos

Cabe mencionar que el Monasterio de Piedra tiene una larga historia y en el año 1843 fue adquirido por don Pablo Muntadas siendo su hijo, Juan Federico Muntadas el que transformó la huerta que había en un jardín paisajista. También fue él quien reformó las dependencias del monasterio en un hotel. Además, como dato curioso, fue también en aquel momento y por orden de don Juan Federico cuando allí mismo se creó  la primera piscifactoría de España. De hecho aun podemos ver algunas de las pesqueras originales de la época.

Avanzando por el recorrido pasaremos por las cascadas de Los Fresnos Altos y Bajos, y acto seguido desembocaremos en bella cascada Iris.

Los Fresnos Bajos, Monasterio de Piedra

Los Fresnos Bajos

Cascada Iris Monasterio de Piedra

Cascada Iris

En el paseo por el parque del Monasterio de Piedra no solo verás grandes cascadas sino que también podrás recorrer distintas grutas que hacen aun más interesante la visita. Caminar por esos túneles esperando que nos encontraremos al final del mismo dan un toque especial a la ruta. Estas grutas te llevarán por distintos puntos de interés del parque pero debemos destacar la Gruta Iris en la que pasas justo por detrás de la Cascada de la Cola de Caballo. A medida que te acercas puedes oír la fuerza del agua y es una experiencia muy chula.

Cascada Cola de Caballo, Monasterio de Piedra

Pero más espectacular aun es verla desde enfrente. La Cascada Cola de Caballo es una de las más famosas del Monasterio de Piedra y no es de extrañar ya que es un espectacular salto de agua de unos 50 metros de altura.

Cascada Cola de Caballo, Monasterio de Piedra

Cascada Cola de Caballo

Tras disfrutar de este impresionante salto de agua, el camino pasa junto a unas antiguas pesqueras y a continuación accedemos a una zona con unas vistas muy bonitas dominadas por el Lago del Espejo.

Lago del Espejo, Monasterio de Piedra

Lago del Espejo

Acabamos el recorrido con la cascada de los Chorreaderos y la cascada Sombría que ponen la guinda a esta ruta entre agua y naturaleza.

Cascada de los Chorreaderos, Monasterio de Piedra

Cascada de los Chorreaderos

Como puedes ver el Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra, ofrece un espectacular recorrido a través de una exuberante naturaleza.

La ruta por los jardines es muy completa y lo ideal es ir sin prisa disfrutando de cada rincón y del entorno que la rodea. Además, para los amantes de las cascadas es un lugar de ensueño.

Visita al monasterio cisterciense

Una vez completado todo el recorrido por el parque nos acercamos a visitar el monasterio.

La historia de este monasterio cisterciense se remonta al siglo XII cuando 12 monjes lo fundaron. La construcción del mismo se llevó a cabo en los años de transición del románico al gótico y en toda la construcción está muy presente el estilo gótico cisterciense, es decir, una construcción austera, sobria y con mucha luminosidad.

Actualmente se pueden visitar sus distintas estancias como el claustro, la iglesia, el refectorio o la cocina.

La iglesia se encuentra totalmente en ruinas ya que fue abandonada en el siglo XIX tras la desamortización.

En la actualidad, la iglesia está en ruinas como consecuencia de los años de abandono que, en el siglo XIX, sufrieron los edificios tras la Desamortización. Piedra conoció tres procesos desamortizadores.

Algo que nos llamó la atención durante nuestra visita al Monasterio es que en el se encuentra una exposición llamada “La historia del chocolate”. Nos sorprendió ver allí esa exposición pero más aun saber que el primer chocolate de Europa se preparó en este lugar. Es interesante ver la explicación de este hecho y como ha ido evolucionando la historia del chocolate a lo largo de los años y a través de las tradiciones de los lugares.

Claustro, Monasterio de Piedra

Como veis la visita a al Monasterio de Piedra es muy completa e interesante. Combina historia y naturaleza, sin duda un plan ideal si estás cerca de Zaragoza.

Alojarse en el Monasterio de Piedra

Cabe la posibilidad de alojarse en el Monasterio de Piedra. El hotel se encuentra en el antiguo Monasterio Cisterciense del siglo XIII y las habitaciones están distribuidas en las antiguas celdas de los monjes. Además si quieres hacer completa la estancia de relax y desconexión el hotel también cuenta con un Spa.

 

Deja un comentario