Qué ver en Córdoba en dos días

Córdoba en dos días: 17 lugares imprescindibles que ver en Córdoba

Córdoba es una ciudad que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. A lo largo de este artículo realizamos un recorrido por los principales lugares que visitar en Córdoba desde la Mezquita-Catedral hasta el Alcázar de los Reyes Cristianos. Un paseo que nos llevará a descubrir la que fue una de las ciudades más importantes del mundo como capital del califato omeya de Córdoba, todo ello amenizado con ese ambiente andaluz que tanto nos gusta y una excelente gastronomía.

No solo la Mezquita-Catedral ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco sino también la Fiesta de los Patios Cordobeses y todo el centro histórico de la ciudad. En Córdoba tanto los romanos, musulmanes, judíos y cristianos han dejado huella en sus calles, una mezcla de culturas que hacen de la ciudad un lugar con numerosos rincones llenos de encanto.

Lo cierto es que teníamos muchas ganas de repetir nuestra visita a esta histórica ciudad a orillas del Guadalquivir. Así que, aprovechando una visita a unos amigos de Sevilla,decidimos hacer una escapada de dos días a Córdoba.

A continuación, os dejamos un listado con 17 lugares que no puedes perderte en esta monumental ciudad andaluza.

¿Qué ver en Córdoba en dos días?

1. Puente Romano

La entrada al centro de Córdoba no te dejará indiferente. El puente romano con la silueta de la Mezquita-Catedral al fondo hacen que la llegada a la ciudad sea muy llamativa. Esta impresionante construcción fue erigida en el siglo I a.C. en tiempos del emperador Augusto y formaba parte de la Vía Augusta. Está formado por 16 arcos y tiene 240 metros de longitud. Como dato decir que hasta mediados del siglo XIX, fue el único puente fijo sobre el Guadalquivir entre Córdoba y la desembocadura.

A día de hoy cruzarlo para acceder a la ciudad te hace pensar lo imponente que debió ser la llegada a Córdoba siglos atrás.

Puente romano de Córdoba

2. Torre de la Calahorra

En uno de los extremos del Puente Romano se encuentra la Torre de la Calahorra. Esta Torre formaba parte de un castillo árabe que permitía el acceso a la ciudad. Con ella se protegía la entrada al puente, es decir, se protegía el principal acceso a la ciudad de Córdoba. Ha sido reconstruida y hoy en día es sede de la Fundación Paradigma, y en ella se pueden observar muestras de la convivencia en Córdoba de las culturas cristiana, musulmana y judía en la época medieval. Además desde la Torre se pueden ver las vistas desde arriba del puente romano y la ciudad de Córdoba.

Torre de la Calahorra, Córdoba

3. Puerta del Puente y triunfo de San Rafael

Al otro lado del puente romano nos encontraremos con la Puerta del Puente. En sus orígenes formaba parte de las murallas de la ciudad pero a mediados del siglo XVI cambió su aspecto transformándose en un arco del triunfo. Este cambio, fue una de las contribuciones de Felipe II para devolver el esplendor a la antigua capital del califato.

Una vez que cruzamos el arco encontramos el triunfo de San Rafael. A lo largo del siglo XVIII en la ciudad se colocaron imágenes del arcángel en varias plazas, conocidas como triunfos debidas a la devoción de los cordobeses a este santo.

Por cierto, aquí también se encuentra el centro de recepción de visitantes de la oficina de turismo de Córdoba.

Puerta del Puente, Córdoba

4. Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba

La Mezquita de Córdoba es el monumento más visitado de Córdoba y la visita más imprescindible en la ciudad andaluza.

Abd al-Rahman I inició la construcción en el año 785 sobre la basílica visigoda de San Vicente. Durante los dos siglos siguientes se amplió de modo que se puede observar la evolución del arte califal. Ocupa un espacio de 24.000 m2 siendo la tercera mezquita más grande del mundo por detrás de La Meca y la Mezquita Azul de Estambul.

Pasear entre el bosque de columnas con arcos de herradura te dejará fascinado. Son un total de 856 columnas, eso ya da una pista de la inmensidad del lugar. También destaca el Mihrab con inscripciones en oro y ricos mosaicos y la maqsura con la bóveda más llamativa de la Mezquita.

En 1236 se realizó la consagración del templo como catedral, destacando en la Capilla Mayor la sillería del Coro.

Mezquita de CórdobaMihrab de la mezquita de Córdoba

No solo el interior merece la pena visitar, también el exterior con varias puertas monumentales que deban acceso al lugar y que ahora ya están en desuso. Así que, no olvides dar un rodeo a la Mezquita-Catedral.

Mezquita-catedral de Córdoba

Para acabar la visita, podemos dar un paseo por el Patio de los Naranjos que, como indica su nombre, está lleno de estos arboles frutales. No cabe duda que Córdoba es una ciudad de patios y este es el más grande y más antiguo de la ciudad. Se construyó junto a la mezquita en siglo VIII y, tras la reconquista cristiana de la ciudad, se reconvirtió en una zona ajardinada sirviendo como punto de encuentro para la sociedad cordobesa.

Desde el patio obtenemos la mejor vista de la torre campanario, antiguo alminar de la mezquita, que también es la construcción más alta de la ciudad.

Patio de los naranjos, Córdoba

Entradas:

Las entradas se adquieren en la taquilla situada en el Patio de los Naranjos.

  • Interior Mezquita- Catedral: 10€
  • Torre campanario: 2€
  • Página web Mezquita Catedral de Córdoba

5. Alcázar de los Reyes Cristianos

Tras la Mezquita-Catedral el Alcázar de los Reyes Cristinos es posiblemente el monumento más visitado de Córdoba. El rey Alfonso XI ordenó construir el Alcázar en la ubicación de una antigua fortaleza romana. Este Alcázar fue residencia de los monarcas cristianos y aquí fue donde se gestó la conquista del reino nazarí de Granada y el descubrimiento de América.

En el interior se pueden visitar unos antiguos baños árabes así como también una colección de grandes mosaicos romanos algunos de ellos encontrados en la plaza de la Corredera. Aunque, sin duda, lo mejor de la visita es el paseo por sus grandes jardines llenos de flores, cipreses, árboles frutales, así como también fuentes y estanques.

Alcázar de los Reyes Cristianos. Qué ver en Córdoba

6. Caballerizas Reales

Muy cerca del Alcázar de los Reyes Cristianos, podemos visitar la Caballerizas Reales. Las mandó construir Felipe II  y en ellas nació el pura raza español. La entrada es gratuita.

Caballerizas Reales de Córdoba

7. Palacio de Viana

El Palacio de Viana es otro de los lugares que no puedes perderte si visitas Córdoba.

Este Palacio ha tenido 18 propietarios desde el siglo XIV hasta el siglo XX. La marquesa de Viana, Sofia Lancaster, fue la última inquilina vendiéndolo en 1980. Actualmente se puede visitar el interior viendo el estado en que estaba el palacio mientras vivía la marquesa.

En el interior hay numerosas colecciones de todo tipo pinturas, tapices, armas de fuego, vajillas o mosaicos. También podremos visitar su gran biblioteca de los siglos XVI al XVIII.

En la actualidad el palacio ocupa una extensión de 6500 m2 siendo la mitad patios y jardines, en concreto son 12 patios, todos ellos con un encanto especial. A lo largo de los 5 siglos se han realizado cinco ampliaciones del palacio sobre todo aumentando su zona exterior.

Palacio de Viana, Córdoba

Horario:

  • Martes a sábado: 10h a 19h
  • Domingos y festivos: 10h a 15h
  • Julio y agosto: Martes a Domingo 9h a 15h
  • Cerrado todos los lunes

Entrada:

  • Patios: 5€
  • Visita guiada interior y patios: 8€

Página web Palacio de Viana

8. Los Patios de Córdoba

Cuando piensas en Córdoba seguro que te vienen a la cabeza sus famosos patios llenos de flores. No te puedes ir de la ciudad sin ver algún ejemplo de este tipo de patio tan característico.

Algunos de estos patios requieren que pagues una entrada para poder verlos. También existe la posibilidad de pagar una entrada conjunta que te permita visitar varios de ellos.  Si no queréis pagar entrada o solo queréis ver una muestra representativa de estos patios, existe la opción de visitar aquellos que están abiertos al público de forma gratuita como, por ejemplo, los que se encuentran en la calle de San Basilio.

El mejor momento para visitarlos es en primavera y concretamente la primera quincena de mayo que es cuando se celebra el concurso de Patios. Este concurso se celebra desde 1933 a cargo del Ayuntamiento de la ciudad.

Aunque su mayor esplendor es en primavera, nosotros estuvimos en octubre y pudimos disfrutar igualmente de su belleza, ya que el clima acompañaba y los dueños de las casas siempre los tienen muy bien cuidados.

9. Calles más bonitas de Córdoba

Aunque el centro histórico de Córdoba está lleno de rincones con encanto, os dejamos a continuación con algunas de las calles que más nos gustaron de nuestra visita.

Calleja de las flores

Esta famosa y fotogénica callecita se encuentra muy cerca de la Mezquita-Catedral de Córdoba. A pesar de ser estrecha y corta esta llena de encanto. La calle está repleta de macetas con flores y forma un encuadre perfecto con la Torre Campanario que sobre sale entre las arcadas. No es de extrañar que sea una de las calles más fotografiadas de Córdoba.

Al final de esta calle hay una pequeña plaza. En esta plazoleta, que en realidad es un patio de vecinos, destaca la casa número 2 perfectamente decorada con flores, plantas y una fuente.

Calleja de las flores, uno de los rincones más bonitos de Córdoba

Calleja del Pañuelo

También muy cerca de la Mezquita-Catedral y escondida entre las laberíticas calles de Córdoba, encontramos la íntima calleja del Pañuelo. Este estrecho y sinuoso callejón sin salida desemboca en la que podría ser una de las plazas más pequeñas del mundo. En ella encontramos un naranjo y una pequeña fuente.

Calleja del pañuelo

Calle Cabezas

La calle Cabezas también se encuentra en el corazón del barrio de la Judería y está custodiada por varios edificios que datan de los siglos XIII al XVI. A mitad de calle encontramos una pintoresca callejuela entre paredes de ladrillo conocida como la calleja de las Cabezas de los Siete Infantes de Lara.

Calleja de las Cabezas de los Siete Infantes de Lara, Córdoba

Cuesta del Bailío

La conocida como Cuesta del Bailío se encuentra en el límite entre la medina y el barrio de la Axerquía. Antiguamente constituía uno de las entradas de la muralla. Nosotros llegamos a este rincón por la calle Alfaros y quedamos gratamente sorprendidos. El conjunto formado por la escalinata, la fuente, la fachada renacentista de la Casa de Bailío y el colorido campanario de la iglesia al fondo, ofrece una estampa diferente de la ciudad cordobesa.

Cuesta del Bailío, Córdoba

10. Pasear por la Judería

La Judería es una de las principales zonas del casco histórico de Córdoba. Su urbanismo es reflejo de su origen islámico y fue el hogar de la comunidad judía en Córdoba entre los siglos XIII y XV. Aquí os recomendamos que os dejéis llevar entre sus calles empedradas y casas blancas, destacando algunas visitas como la Sinagoga situada en la calle Judío, la plaza de Tiberíades o el Zoco.

La Sinagoga

Este edificio junto con la Mezquita son el reflejo de la diversidad cultural existente en Córdoba. La Sinagoga data de principio del siglo XIV y fue construida en estilo mudéjar sirviendo de templo hasta la definitiva expulsión de los judíos de la ciudad. Tras la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos este edificio pasó a ser un hospital pasando luego a ser una Ermita. Hasta que en el año 1885 fue declarada Monumento Nacional.

Sinagoga Córdoba

Plaza Tiberíades

A escasos metros de la Sinagoga, en pleno centro de la Judería, se sitúa la plaza de Tiberíades. En ella encontramos representado al famoso pensador y médico de la Córdoba judía, Maimónides. La tumba de este personaje se encuentra ubicada en Tiberíades en Israel.

Zoco Municipal

Dada la importancia que tuvo la cultura musulmana en Córdoba se decidió crear un lugar que promocionara la artesanía cordobesa. De este modo, en 1954 se inauguró el Zoco que se encuentra situado en un edificio de estilo mudéjar con un gran patio porticado, junto a la Plaza de Tiberíades.

11. Puerta de Almodóvar y murallas de Córdoba

La Puerta de Almodóvar es uno de los accesos de la judería. Estaba situada en el camino que llevaba a la villa de Almodóvar, de ahí su nombre. Aunque de orígen árabe la imagen actual de la puerta responde a la recontrucción efectuada por los crisitanos en el siglo XIV.

Frente a la puerta se encuentra una escultura del filósofo cordobés Lucio Anneo Séneca.

Desde este lugar, se extiende el lienzo mejor consevado de las murallas de Córdoba. Un agradable paseo junto a los estanques de la calle Cairuán nos permitirá disfrutar de la mejor estampa de las antiguas murallas de Córdoba. Al final del paseo nos recibe la escultura de otro filósofo córdobes, Averroes.

Murallas de Córdoba

12. Templo Romano

Este templo construido a finales del siglo I a. C estaba dedicado al culto y en sus orígenes se encontraba situado en el centro de una plaza porticada, formado por seis columnas de tipo corintio. La altura de sus columnas no os dejará indiferentes, aunque no os vamos a engañar, no son las originales sino una reconstrucción realizada en los años 50.

13. Iglesias Fernandinas

Se conocen como Iglesias Fernandinas el conjunto de catorce iglesias que el rey Fernando III mandó construir tras la conquista de Córdoba en 1236. Estas se fueron construyendo entre el siglo XIII y XIV, algunas de ellas sobre mezquitas. Algunos ejemplos son la de iglesia de San Lorenzo, Santiago, la Magdalena, San Pablo,  San Pedro o Santa Marina. Esta última fue la que más nos gustó.

Iglesias fernandinas. Qué ver en Córdoba

14. Plaza de la Corredera

La Plaza de la Corredera tiene el aspecto y caracteísticas típicas de plaza mayor castellana. La plaza está rodeada de coloridos edificios de tres plantas con soportales que dan forma a esta plaza, donde antiguamente se encontraba el mercado.

Hoy en día sus terrazas te invitan a parar a tomar algo y a diferencia de las plazas mayores de otras ciudades en esta puedes pararte tranquilo ya que los precios no son abusivos.

Plaza de la Corredera

15. Plaza de Capuchinos (Cristo de los Faroles)

La Plaza de los Capuchinos es una escondida y tranquila plaza del centro de Córdoba que debe su fama por la imagen del cristo que se instaló en el siglo XVIII. Al cristo se le conoce coloquialmente como Cristo de los Faroles por los 8 farolillos que adornan su figura.

El acceso a la Plaza de Capuchinos puede ser por dos sitios, desde la Cuesta del Bailío o desde la Plaza las Doblas, si lo hacemos por este ultimo dominará nuestra visión la fachada blanca de la Iglesia del Convento de los Capuchinos.

Cristo de los faroles

16. Plaza del Potro

A poca distancia de la Plaza de la Corredera, encontramos esta otra plaza más pequeña e íntima pero al mismo tiempo con más encanto. La  Plaza del Potro era tradicionalmente una plaza dedicada a la compra y venta de ganado. Debe su nombre a la fuente renacentista que preside la misma cuyo principal elemento decorativo es la figura de un potro.

17. Museo Arqueológico

Se trata del tercer museo arqueológico más importante de España, en el que destaca su importante colección de piezas romanas y musulmanas, así como las colecciones de arte mudéjar. En el sótano se encuentra un yacimiento que corresponde con el teatro romano de la ciudad.

Nosotros no tuvimos tiempo de visitarlo así que nos queda pendiente para la próxima visita.

Entradas:

  • Ciudadanos de la UE: gratis
  • Otros países: 1,5€

Si te ha gustado este artículo no te pierdas nuestra visita de dos días a Málaga.

Información Práctica

Te dejamos algunos enlaces prácticos para preparar tu viaje a Córdoba:

Página oficial de turismo de Córdoba.

  Alojamiento en Córdoba.

Vuelos baratos 

Descuento en Airbnb

Actividades y visitas guiadas en Córdoba

 

 

One Comment

Deja un comentario