La Iglesuela del Cid

Qué ver en La Iglesuela del Cid, de ruta por el Maestrazgo (Teruel)

Una de las paradas que hicimos en nuestro viaje por la comarca del Maestrazgo, provincia de Teruel, fue La Iglesuela del Cid. La Iglesuela del Cid es un pueblo tranquilo que no llega al medio millar de habitantes y que está rodeado de uno de los mejores paisajes de la arquitectura en piedra seca, declarada Bien de Interés Cultural. El casco urbano de La Iglesuela del Cid guarda un interesante conjunto edificios civiles y religiosos que le han valido para ser declarado Conjunto Histórico-Artístico, al igual que sus vecinos Cantavieja y Mirambel.

Aprovechando que nos alojábamos en Cantavieja, situado a 20 min en coche de esta localidad, decidimos acercarnos para descubrir esta población limítrofe con la provincia de Castellón. En este artículo, te contamos nuestra visita a La Iglesuela del Cid, un poco de su historia y los principales lugares de interés.

Breve historia de La Iglesuela del Cid

La historia de La Iglesuela del Cid es muy similar a la de otras poblaciones del Maestrazgo. En sus orígenes vinculada a la Orden del Temple hasta su disolución. Luego pasó a manos de la Orden de San Juan del Hospital que fueron señores del territorio durante quinientos años. En los siglos XVI y XVII se vivió la época de mayor esplendor en el Maestrazgo y en La Iglesuela del Cid se construyeron notables casas palaciegas pertenencientes a las principales familias nobles de la zona. Las calles de La Iglesuela del Cid también fueron testigo de algún episodio de las Guerras Carlistas, si bien la población tuvo un papel menos relevante ya que la base de operaciones estaba en Cantavieja.

Un rincón de La Iglesuela del Cid

Un rincón de La Iglesuela del Cid

Qué ver en La Iglesuela del Cid

Dado su tamaño, La Iglesuela del Cid es un pueblo que se puede visitar fácilmente en una o dos horas. Si quieres realizar una visita más completa, al final de este post te dejamos los datos de la oficina de turismo para que puedas contratar la visita guiada que incluye la entrada a la iglesia, la cárcel, el Palacio Matutano Dudén y la Casa Aliaga. Nosotros no llegamos a tiempo para la visita guiada por lo que nos tuvimos que conformar con hacer el recorrido por nuestra cuenta. A continuación, os dejamos con los principales lugares que pudimos ver durante nuestro paseo por La Iglesuela del Cid.

Torre los Nublos

Empezamos la visita en la calle de San Pablo donde se obtiene la mejor vista de la Torre los Nublos junto con el campanario de la iglesia. Esta es la imagen más representantiva de La Iglesuela del Cid. La torre es lo único que queda del antiguo castillo fundado por los caballeros de la Orden del Temple o templarios y que probablemente se construyó en el siglo XIII.

Tras la torre, a nuestra derecha, un arco da paso a la Plaza Mayor donde se concentran algunos de los principales monumentos que ver en La Iglesuela del Cid.

Ayuntamiento de La Iglesuela del Cid

El Ayuntamiento ocupa el espacio donde se hallaba el castillo templario. De hecho la Torre los Nublos está unida al Ayuntamiento. Lo más llamativo son los ventanales góticos de la sala de plenos del Ayuntamiento y los soportales. En la planta baja se encuentran también los antiguos calabozos que se pueden ver con la visita guiada.

La Iglesuela del Cid

Ayuntamiento e Iglesia de la Purificación

Iglesia de la Purificación

Junto al Ayuntamiento, se alza la iglesia de la Purificación que fue construida en el siglo XVII sobre un iglesia gótica anterior. Nosotros nos la encontramos cerrada por lo que no pudimos ver la talla gótica del Cid, del siglo XII, que alberga en su interior.

Casa Matutano-Daudén y Casa del Blinque

Cierran la plaza dos casas palaciegas. La más importante es la Casa Matutano-Daudén que data de finales del siglo XVIII y en su interior alberga una vistosa escalera imperial. Se puede acceder al palacio con la visita guiada que organiza la oficina de turismo. Nosotros no llegamos a tiempo así que nos tuvimos que conformar con ver la famosa escalera en fotos. Actualmente, la casa Matutano Daudén es una hospedería de 4*, aunque nos contaron desde la oficina que está cerrada temporalmente.

En la misma Plaza Mayor, frente a la iglesia parroquial, cierra la plaza la Casa del Blinque. Lo más llamativo es la columna de piedra que sujeta el alero de la casa. Cuentan que durante las Guerras Carlistas llegó a alojarse aquí Baldomero Espartero y que sus generales quedaron sorprendidos por el mobiliario y lujosa decoración de la casa.

Casa Aliaga, Casa Guijarro y Casa de los Agramunt

Saliendo ya de la Plaza Mayor, podemos dar un paseo por las calles empedradas de La Iglesuela del Cid que nos permitirá descubrir otros palacios que se conservan en su casco urbano. Uno de los que más nos gustó fue la Casa Aliaga a la que se puede acceder a su interior con la visita guiada que organiza la oficina de turismo. El elemento más destacable es el alero decorado con motivos vegetales. Por cierto, no te olvides de fotografiar la “mona” situada en una de las esquinas del palacio. En este edificio está ubicada la propia oficina de turismo.

Detalle de la "mona" en la Casa Aliag

Detalle de la “mona” en la Casa Aliaga

Junto al Portal de San Pablo se alza otro interesante palacete renacentista perteneciente a la familia Guijarro. En la fachada de la Casa Guijarro destaca el escudo de armas.

Para acabar, nos acercamos a la calle Raballa para ver la  Casa de los Agramunt. El edificio del siglo XVIII se recoce fácilmente por su portada barroca con el escudo de la familia Matutano.

Portal de San Pablo

Antiguamente el casco urbano de La Iglesuela estaba totalmente amurallado y contaba con cinco puertas de acceso. El Portal de San Pablo es la única puerta de la muralla que se conserva.

Portal de San Pablo y Casa Guijarro

Portal de San Pablo y Casa Guijarro

Huertos y muros de piedra seca del Barranco del Canto

Si cruzamos el Portal de San Pablo veremos la otra mitad de la La Iglesuela del Cid separada por el Barranco del Canto. El Barranco del Canto está ocupado por los huertos de los vecinos que su nutren del agua del riachuelo que cruza el barranco. Este es un buen lugar para observar la arquitectura en piedra seca de la zona.

Junto al barranco, encontramos la Fuente de San Juan y los antiguos lavaderos. De aquí se obtiene una bonita panorámica del pueblo.

Huertos en el Barranco del Canto

Huertos en el Barranco del Canto

Arquitectura en piedra seca, La Iglesuela del Cid

Arquitectura en piedra seca, La Iglesuela del Cid

Si queréis ampiar la visita podéis acercaros a la Ermita del Cid y al Yacimiento de ibero-romano, situados a 3km del pueblo. Nosotros lo intentamos pero nos encontramos con la única carretera de acceso bloqueada por coches mal aparcados en las calles del pueblo…

Si os gusta caminar, encontraréis varios senderos señalizados que atraviesan el municipio en los que podréis disfrutar del entorno rural de la zona.

Dónde dormir en La Iglesuela del Cid

Como es habitual en este tipo de pueblos, la oferta de alojamiento no es muy amplia. A continuación, os dejamos algunas opciones para dormir en La Iglesuela del Cid:

Información práctica

Página oficial de La Iglesuela del Cid:

  • Horarios oficina de turismo:
    • Del 15 de julio al 15 de septiembre
      • De martes a domingo de 10 a 14h y de 16 a 19h
    • Resto del año
      • De martes a viernes de 11 a 14h y de 16 a 18h
      • Domingos de 11 a 14h
  • Visitas guiadas a las 12h y 16:30h (salida desde la oficina de turismo). Precio: 4€

Página de turismo del Maestrazgo.

Alojamiento en la provincia de Teruel.

Vuelos baratos

Visitas guiadas y excursiones en Aragón

Descuento Airbnb

 

Deja un comentario