Biniagual. Qué ver en el interior de Mallorca

10 de los lugares más bonitos del interior de Mallorca

Es bastante habitual que el litoral de Mallorca y la Serra de Tramuntana ocupen el primer lugar en todas las guías de turismo de Mallorca. No obstante, la mayor de las Islas Baleares guarda tierra adentro un nada desdeñable patrimonio y lugares que merecen una visita. En este artículo, nos hemos propuesto hacer un homenaje al interior de Mallorca a través de un recorrido algunos pueblos y lugares de interés de los municipios del interior mallorquín.

Si quieres descubrir con nosotros esta versión más auténtica de Mallorca, no te pierdas los que podrían ser 10 de los lugares más bonitos del interior de Mallorca.

Mirador de Sa Creu, Ariany

¿Qué ver en el interior de Mallorca?

1. Iglesia parroquial de la Mare de Déu d’Atotxa (Ariany)

La primera parada de este recorrido por el interior de Mallorca nos lleva al municipio de Ariany. Este municipio de la comarca del Pla de Mallorca, que antiguamente pertenecía a Petra, está situado sobre una colina que le otorga vistas privilegiadas.

La silueta de Ariany destaca principalmente por la iglesia parroquial de la Mare de Déu d’Atotxa. Se trata de un templo construido originalmente en el siglo XVIII sobre un antiguo oratorio. El promotor fue Marc Antoni Cotoner que por aquel entonces acababa de ser nombrado marqués de Ariany por el rey Felipe V. El edificio actual es de principios del siglo XIX.

Frente a la iglesia, en el mirador de Sa Creu, puedes disfrutar de unas fantásticas vistas sobre el Pla de Mallorca.

Iglesia parroquial de la Mare de Déu d'Atotxa

2. Petra y el santuario de Bonany

Desde Ariany nos acercamos al pueblo de Petra otra parada interesante si recorres el interior de Mallorca. El pueblo fue fundado en el siglo XIII tras la conquista de Mallorca y conserva un bonito casco urbano con calles empedradas donde está omnipresente la historia de su personaje más internacional: Fray Junípero Serra.

Entre los atractivos que ver en Petra destaca la iglesia de Sant Pere, el Convento de San Francisco, el Museo de Fray Junípero Serra o la calle Barracar Alt.

Cerca del pueblo, hay otra visita que no puedes pasar por alto. En la cima del Puig de Bonany, a unos 300 m sobre el nivel del mar, se erige el Santuario de Bonany. Un templo de grandes dimensiones que creció sobre una antigua ermita construida en el siglo XVII alcanzando la imagen actual a principios del siglo XX.

Qué ver en Petra, Mallorca

3. Els Calderers (Sant Joan)

En el término municipal de Sant Joan se halla la possessió de Els Calderers documentada desde finales del siglo XIII. La actual casa de la finca data del siglo XVIII y ha sido reconvertida en museo. Durante la visita aprenderás como era la forma de vivir y trabajar en el campo de Mallorca algunos siglos atrás, además de ver una interesante colección de mobiliario, ropas y costumbres de la época. Las estancias están muy bien decoradas y están dispuestas alrededor de un gran patio central.

Si quieres ampliar información sobre esta possessió puedes leer este artículo.

Els Calderers, Mallorca

4. Santuario de Monti-Sion (Porreres)

En el municipio de Porreres, a unos 245m de altitud, se alza el Santuario de Monti-Sion, un bello edificio cuyos orígenes se remontan al siglo XV. Además del santuario, desde siglo XVI se instaló en la cima un colegio de humanidades. Allí se enseñó gramática latina con la finalidad de formar a los estudiantes para que pudieran ingresar finalmente en el Estudio General Luliano. El colegio estuvo en funcionamiento hasta 1835.

Se accede al recinto por una gran escalinata que nos conduce hasta el patio interior. El patio está rodeado por arcos de medio punto y tiene como elemento central una cisterna. Por último, destacar la fachada del templo con su inconfundible rosetón y un pequeño campanario.

Santuario de Montision, Porreres

5. Yacimiento de Son Fornés, el más grande del interior de Mallorca (Montuiri)

Uno de las etapas más importantes de la Prehistoria en Mallorca estuvo marcado por la cultura talayótica. La cultura talayótica se enmarca entre la Edad del Bronce y la Edad del Hierro y destaca por sus robustas construcciones de piedra siendo el elemento más distintivo el Talayot. A lo largo y ancho de la isla encontramos numerosos restos arqueológicos correspondientes a esta etapa cultural, siendo el Yacimiento de Son Fornés uno de los más importantes de la isla. Este poblado talayótico está situado en el municipio de Montuiri y las piezas más interesantes se conservan en el museo dedicado al yacimiento situado en un molino en la entrada del pueblo. La entrada al yacimiento es gratuita. Sin duda, una visita muy interesante si queréis conocer más sobre la historia de Mallorca.

Si queréis saber más sobre qué ver en Montuiri y alrededores, no os perdáis este artículo.

Yacimiento de Son Fornés

Yacimiento de Son Fornés

6. Puig de Randa (Algaida)

El Puig de Randa es la montaña más alta del interior de Mallorca y un excelente mirador natural sobre toda la isla de Mallorca. Pertenece al municipio de Algaida y destaca porque esconde varios centros religiosos como son el santuario de Cura, el santuario de Gracia y la ermita de Sant Honorat. El mayor de los tres templos es el santuario de Cura, situado en la cima de la montaña. Se trata de un complejo monástico fundado a finales del siglo XIII en el que se venera la imagen de la Virgen de Cura. Este monasterio está relacionado con la figura de Ramón Llull a quién se atribuye la fundación de la primera escuela de Randa.

Santuario de Cura. Qué ver en el interior de Mallorca

7. Santuario de Son Corró (Costitx)

El Santuario talayótico de Son Corró es una de las paradas de una interesante ruta arqueológica que se puede hacer entre los pueblos de Costitx y Sencelles.

La peculiaridad del santuario, además de ser uno de los pocos ejemplos que podemos ver en Mallorca, es que fue el lugar donde se descubrieron las famosas cabezas de toro hechas en bronce. Hoy se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Actualmente el santuario está formado por seis columnas dispuestas en dos hileras en paralelo.

Santuario de Son Corró. Interior de Mallorca

8. Fuente de Pina, la mayor fuente del interior de Mallorca

Todos los municipios de Mallorca cuenta con diversas fuentes que permitían a los habitantes de cada pueblo acceder a este a recurso tan preciado. En el pueblo de Pina se haya uno de los ejemplos más llamativos de este tipo de fuente del interior de Mallorca, la Font de Pina. Se trata de una fuente de origen islámico, situada en un bonito entorno empedrado bajo la sombra de los árboles. Para acceder a la fuente se debe bajar una por una escalera. Junto a la misma, se encuentran los lavaderos públicos formados por 6 pilas de piedra.

Fuente de Pina

9. Biniagual

Biniagual es un pintoresco llogaret que fue reconstruido y restaurado con mucho cariño en la segunda mitad del siglo XX por una familia alemana. Biniagual pertenece al municipio de Binissalem y está rodeado de campo donde predominan los viñedos. Tanto el conjunto urbano como el entorno son dignos de una visita y desde hace muchos años se ha convertido uno de nuestros rincones favoritos del interior de Mallorca. Además, si quieres degustar los vinos de la zona, la bodega de Biniagual no te defraudará.

Biniagual

10. Sineu

Acabamos este listado por algunos de los mejor sitios que ver en el interior de Mallorca con el pueblo de Sineu. Famoso por su mercado de origen medieval, Sineu es otro pueblo del Pla de Mallorca con identidad propia y que merecen una visita. Entre los lugares que ver en Sineu destacamos el monumento de la Plaza de Sant Marc, la iglesia parroquial de Santa Maria o el antiguo palacio real posteriormente reconvertido en monasterio.

Sineu

Hasta aquí este recorrido por algunos rincones menos conocidos de Mallorca y de su interior.  Una alternativa más para descubrir la isla de la calma más allá del turismo de sol y playa.

Mapa

 

Deja un comentario