Excursión al Puig de Sant Nofre

Excursión al Puig de Sant Nofre desde Sant Joan

La excursión al Puig de Sant Nofre es una excursión fácil y con mucho encanto para hacer en el interior de Mallorca. El punto de partida es el pueblo de Sant Joan, en el corazón de la comarca del Pla de Mallorca. A través de un agradable paseo llegaremos al Puig de Sant Nofre que, desde su cima a 254 m de altura, nos permitirá disfrutar de una bella panorámica del interior de la isla con la Serra de Tramuntana al fondo e incluso, en los días claros, podremos ver el mar.

En el Puig de Sant Nofre, además, podremos ver los restos de una antigua ermita que estuvo habitada por un ermitaño en el siglo XV.

Es una excursión que se puede realizar en cualquier época del año e ideal para iniciarse en el mundo del senderismo o para hacer en familia.

Excursión al Puig de Sant Nofre

Iniciamos la ruta desde el pueblo de Sant Joan, concretamente estacionamos el vehículo al final del Carrer del Mestre Mas, esquina con el Carrer de Sa Bastida. Desde este punto un cartel nos indica el sentido de la excursión. Iremos encontrando cárteles durante todo el recorrido por lo que será muy fácil seguir el itinerario y no perdernos.

Tras salir del pueblo, atravesaremos un paisaje rural, con un pequeño bosque y varios campos de cultivo. A medida que avanzamos se hará visible la vista del Puig de Sant Nofre.

Excursión al Puig de Sant Nofre

Excursión al Puig de Sant Nofre

Caminaremos alrededor de 2,5km hasta llegar a la base de la montaña. Nada más empezar la subida, encontraremos un panel informativo. El tramo hasta llegar a la cima estará marcado por un moderado ascenso por un sendero algo más técnico (aunque no reviste de especial dificultad). En unos 15-20 min llegaremos a la cima.

Antes de llegar a lo más alto se nos descubre a nuestra izquierda una bonita vista de las casas de Sa Bastida, hoy reconvertidas en agroturismo. La finca data del siglo XIV y está considerada una de las possessions más emblemáticas del término municipal de Sant Joan (junto a Els Calderers).

Ya en la cima el camino nos lleva hasta la ermita de Sant Nofre. A penas quedan algunas paredes de lo que fue esta pequeña edificación con varios siglos de historia.. Junto a la ermita se distinguen los restos de un aljibe que le suministraba agua.

Ermita de Sant Nofre

Como apuntábamos al principio del artículo, se tiene constancia escrita de que fue habitada por un ermitaño allá por el siglo XV.

Tras visitar los restos de la antigua ermita de Sant Nofre, subimos hasta el vértice geodésico que marca el punto más alto del Puig de Sant Nofre. Tras contemplar una vez más la imagen del campo mallorquín, hacemos una pequeña parada para merendar y retomar el camino de vuelta. En la cima encontraréis un par de mesas de picnic.

Cima del Puig de Sant Nofre

Vistas del Pla de Mallorca

Una vez recuperadas las fuerzas empezamos a descender. El camino de vuelta hasta llegar a Sant Joan transcurre por el mismo camino.

A la vuelta podéis aprovechar para dar una vuelta por el pueblo de Sant Joan o incluso acercaros al Santuario de Consolación.

Datos prácticos

A continuación, os indicamos algunos datos prácticos de esta ruta:

  • Distancia: 8,1 km ida y vuelta
  • Duración: 2h ida y vuelta.
  • Dificultad: fácil. Buena señalización durante todo el recorrido.

Si os gustado esta excursión, tal vez os interesen:

Deja un comentario