SUSCRIBETE

  • Home
  • /
  • Europa
  • /
  • Marken y Volendam, dos pueblos con encanto a un paso de Amsterdam

Marken y Volendam, dos pueblos con encanto a un paso de Amsterdam

Tras dos días visitando Amsterdam, queríamos conocer más sobre la Holanda más auténtica y rural. Una visita a los pueblos costeros de Marken y Volendam (y si os da tiempo alguno más) es el plan perfecto para una excursión de un día desde Amsterdam para escapar del incesante ajetreo de la capital.

¿Cómo llegar a Marken y Volendam?

Si de algo pueden estar orgullosos los holandeses es de su excelente transporte público. Desde la estación central de Amsterdam salen todos los buses para recorrer los encantadores pueblos que rodean la capital.

Nuestra recomendación es que adquiráis el billete de un día que cuesta 10€ (Waterland ticket) y que os permitirá realizar todos los trayectos y transbordos durante una jornada, tiempo suficiente para visitar dos o tres pueblos. Los autobuses son los rojos de la compañía EBS. En este enlace encontraréis toda la información sobre las rutas e incluso podréis adquirir directamente los billetes.

Como no disponíamos del día entero decidimos visitar solo dos pueblos, así que nos decantamos por Marken y Volendam. Si tenéis algo más de tiempo os recomendamos acercaros a Zaanse Schans o Edam, dos visitas que dejamos para el próximo viaje a Holanda.

Visita a Marken

Para ir Marken subimos al bus 315 que en poco más de media hora nos dejó en el mismo pueblo. El trayecto atraviesa una zona rural dónde predomina el paisaje típico holandés de cultivo, canales y diques. La llegada a Marken, precisamente, se hace cruzando un estrecho dique con una el pueblo con el continente.

Aunque actualmente la localidad de Marken está unida al continente por un dique construido en 1957. Hasta ese momento la población estaba totalmente aislada en medio del Zuiderzee sobre una isla. También, nos llamó la atención que lo que vimos del pueblo era a penas un tercio ya que desde la edad media la acción del mar fue ganando a terreno a esta pequeña población. Aun así, el ingenio de los holandeses y su innata capacidad para construir en el terreno sobre plataformas artificiales les permitió convivir con las mareas durante siglos.

Al poco tiempo de adentrarte en Marken te darás cuenta que esta población rebosa encanto por todos lados. La visita no nos llevó más de una hora pero cada rincón que descubrimos nos encantó ya que era todo lo que esperábamos de un pequeño pueblo holandés.

Tras recorrer algunas de sus calles nos acercamos a su puerto. Junto al mismo se levantas algunas edificaciones que a nuestros ojos parecen de juguete frente las aguas del IJsselmeer.

Puerto de Marken Paises Bajos

De ahí nos fuimos hacia el interior del pueblo para pasear entre sus canales y puentes y descubrir una pequeña iglesia. No nos cansamos de ver las casas de madera entre los canales, sin duda una de las imágenes del viaje a Holanda.

En general la visita a Marken fue muy agradable. Estuvimos con la sensación constante de estar un pueblo-museo que mantiene su encanto rural.

Visita a Volendam

Para ir a Volendam desde Marken tenemos dos opciones. Bien podemos tomar el “Marken Express” que une ambas localidades y cruzar de un cabo a otro en ferry, o bien, volver con el bus hasta Broek in Waterland y enlazar allí con la línea 316 que nos dejará directamente en Volendam.  Nosotros nos decantamos por la segunda opción ya que el día no acompañaba y no lo hubiéramos disfrutado. Si os animáis el paseo en barco sale por 8 € el trayecto y en este enlace encontraréis toda la información.

Volendam es el hermano mayor de Marken, con mucho más ambiente (y turistas). Lo primero que hay que hacer en Volendam es conocer su famoso por su puerto.

Para ello lo mejor es que compréis algo de comida y que os sentéis a disfrutar de las vistas del puerto y de los barcos que atracan en él. En Volendam es muy típica la anguila y los arenques con sal y pepinillo y cebolla. ¡No os vayáis sin probarlos! 😛

Así, disfrutando de las vistas del puerto y sin quitar el ojo a las garzas que merodeaban nuestros arenques disfrutamos del coqueto puerto de Volendam.

Ya con el estómago lleno nos fuimos a callejear por Volendam y a escudriñar todos sus rincones. Primero dimos un pequeño paseo por las casas que hay junto al dique y luego nos adentramos entre las calles y canales del interior de Volendam.

La visita a Volandam fue el contraste perfecto ya que primero disfrutamos de la tranquilidad y autenticidad de Marken para luego sumergirnos en el ambiente de Volendam, con numerosos comercios y locales además de disfrutar de su encantador puerto. Sin duda una combinación perfecta a escasa media hora de Amsterdam.

Finalmente, tomamos el bus 316 para regresar en apróximadamente 30min a Amsterdam  y continuar nuestro recorrido por Holanda. Próximo destino La Haya.

Si quieres descubrir más sobre nuestra escapada a Holanda, no te pierdas estos posts:

 

 

 

Deja un comentario

Close