Excursión Sa Foradada

Excursión a Sa Foradada desde Son Marroig

Para los enamorados de la Sierra de Tramuntana hoy os traemos una de las excursiones clásicas de Mallorca cuyo objetivo es ver de cerca uno de sus rincones más espectaculares: Na Foradada o Sa Foradada. El monumento natural de Sa Foradada se encuentra en el municipio de Deia y representa un verdadero icono de la Sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Si bien es cierto que la mayoría de visitantes se conforman con disfrutar de las vistas a Sa Foradada desde el Mirador des Galliner, situado junto a la posesión de Son Marroig, os recomendamos ir un poco más allá y realizar esta interesante y sencilla ruta de senderismo que nos llevará a los pies de Sa Foradada y su pequeña cala. Incluso, los más valientes, podrán subir hasta la cima de legendario agujero de la costa mallorquina.

Vistas a Sa Foradada desde el mirador de Son Marroig

Datos prácticos

  • Empezamos la excursión junto a la posesión de Son Marroig en el km 65,5 de la carretera Ma-10 que une las localidades de Valldemossa y Deià. La manera más fácil de llegar es en coche y estacionar en el parking junto al mirador. No obstante, en horas centrales del día en temporada alta puede resultar complicado encontrar sitio.
  • También es posible llegar en autobús. Para ello deberemos coger la línea 210 de la compañía de Transports de les Illes Balears. La parada es la de Son Marroig/Sa Foradada. No dudéis en preguntar al conductor si tenéis dudas.
  • La duración de la excursión es de aproximadamente 2 h 30min ida y vuelta, incluyendo la subida a la cima de la enorme roca.
  • Solo hay un camino que llega hasta Sa Foradada desde Son Marroig por lo que no tiene ninguna pérdida.
  • Durante todo el camino podremos disfrutar de paisajes de excepcional belleza.
  • Al ser una excursión sencilla, podremos combinarla con otras visitas en la zona. Al final de este artículo os dejamos con un listado de sugerencias.

Por el Camino de Sa Foradada

Como decíamos, nuestro punto de partida es la histórica posesión de Son Marroig considerada por el Archiduque Luis Salvador una de las mejores situadas de la isla y dónde pasó sus últimos días en Mallorca. Siguiendo el camino asfaltado que va a la finca nos toparemos con un barrera con un escalera que permite el paso a senderistas. Este será el punto de inicio de nuestra ruta.

El camino de Sa Foradada era uno de los favoritos del Archiduque y que el mismo mandó construir tras la compra de Son Marroig en 1877 sobre un viejo camino de cabras. El primer tramo del camino discurre entre olivares y con la vista puesta en Son Marroig.

Rápidamente el camino se despeja hasta llegar al mirador de Sa Foradada o del Cingle. Posiblemente el mejor punto de la excursión para disfrutar de una vista panorámica del monumento natural.

Cuenta la leyenda que el agujero de Sa Foradada fue producto de un cañonazo durante una batalla entre cristianos y corsarios norteafricanos allá por el siglo XVI.

Seguimos unos metros más hasta llegar a las Cuevas de Son Marroig. En la misma cueva se sitúa el curioso mirador de Sa Trona al que accedemos por una estrecha escalera excavada en la misma roca. Si seguimos los escalones montaña arriba llegamos a un segundo mirador, conocido como el mirador de s’Ull. Recibe ese nombre porque únicamente es visible la parte de Sa Foradada donde está el agujero (en castellano “mirador del ojo”).

Cuevas de Son Marroig

Regresamos de nuevo a la pista y continuamos el descenso zigzagueando montaña abajo por el Camino de Sa Foradada. Antes de llegar a abajo haremos una parada más en el mirador des Rotlo Gros. Este curioso mirador se sitúa sobre un pequeño montículo que quedó aislado tras la construcción del camino. Se accede por una estrecha escalinata de piedra que salva los 5m de altura dónde se sitúa la plataforma circular. Este mirador también fue mandado construir por el Archiduque para disfrutar de otra estampa maravillosa sobre Sa Foradada.

Sin duda este ilustre personaje tenía una fijación especial con los miradores. Algo que debemos agradecer ya que gracias él, hoy podemos disfrutar de su legado en forma de decenas de preciosos miradores entre Valldemossa y Deià.

Mirador des Rotlo Gros, Sa Foradada

Excursión a Sa Foradada

Ya a la altura del mar, el camino discurre cómodamente por un lateral de la pequeña península Sa Foradada hasta llegar a la Punta Prima. Cuando el mar está calmado durante el paseo se aprecia perfectamente el azul turquesa de sus aguas.

Camino a Sa Foradada

Camino de Sa Foradada

Al final de la ruta podremos elegir entre quedarnos a descansar en la pequeña cala de piedras  o bien emprender la subida hasta la cima de la gigantesca roca agujereada. La subida es algo complicada y puede dar un poco de vértigo en algunos tramos. Llegamos justo sobre el agujero de Sa Foradada dónde hallamos un vértice geodésico. Vale la pena subir para darse cuenta de las verdaderas dimensiones del agujero ¡18 m de diámetro!

Para los que prefieran tomar algo o comer, también estarán de suerte. Al final del trayecto encontraréis el restaurante Na Foradada, que se encuentra abierto en los meses de temporada.

Nosotros optamos por disfrutar de nuestro bocadillo mientras remojábamos los pies en las cristalinas aguas de la cala.

Vistas junto a Sa Foradada

El regreso a Son Marroig lo realizamos por el mismo camino, esta vez en ascenso.

Así damos por finalizada una las excursiones clásicas en Mallorca pero no por ello menos bonita. Y es que como se suele decir, los clásicos nunca mueren.

Si te ha gustado este artículo no te pierdas estas visitas en la zona:

Para acabar, os dejamos algunos enlaces prácticos para preparar la visita a Mallorca:

  Alojamiento en Mallorca

Visitas guiadas y excursiones

Vuelos baratos a Mallorca

Descuento en Airbnb

One Comment

Deja un comentario